Cómo la "Controlocracia" de Xi Jinping perdió el control

Aunque la epidemia mundial de coronavirus ha aparecido recientemente en los titulares internacionales, algunos en China lo saben desde principios de diciembre. Gracias a la dictadura de alta tecnología del presidente chino Xi Jinping, esa información no se hizo pública y se permitió que el virus despegara.

En su libro de 2016 La dictadura perfecta: China en el siglo XXI, El politólogo noruego Stein Ringen describe a China como una “controlocracia”, argumentando que su sistema de gobierno se ha transformado en un nuevo régimen radicalmente más duro y más ideológico que el anterior. La “controlocracia” de China ahora es la principal responsable de la epidemia de coronavirus que se extiende por ese país y el mundo.

En los últimos ocho años, el liderazgo central del Partido Comunista de China ha tomado medidas para reforzar la autoridad personal del presidente Xi Jinping, así como para expandir los poderes del PCCh, a expensas de los ministerios y los gobiernos locales y provinciales. Las autoridades centrales también han emprendido una represión sostenida contra la disidencia, que se ha sentido en todos los ámbitos de la vida social y política china.

Bajo la controlocracia, los sitios web han sido cerrados; abogados, activistas y escritores han sido arrestados; y un escalofrío general ha descendido sobre la expresión en línea y los informes de los medios. Igualmente importante, el sistema que Xi ha instalado desde 2012 también está impulsando la dirección de las nuevas tecnologías en China. La computación en la nube, los grandes datos y la inteligencia artificial (IA) se están implementando para fortalecer el control del gobierno central sobre la sociedad.

El primer caso de coronavirus apareció en Wuhan, la capital de la provincia de Hubei, el 1 de diciembre de 2019,

y, a mediados de mes, las autoridades chinas tenían pruebas de que el virus podía transmitirse entre humanos. No obstante, el gobierno no reconoció oficialmente la epidemia en la televisión nacional hasta el 20 de enero. Durante esas siete semanas, la policía de Wuhan castigó a ocho trabajadores de la salud por intentar hacer sonar la alarma en las redes sociales. Ellos eran acusados de “difundir rumores” e interrumpir el “orden social”.

Mientras tanto, el gobierno regional de Hubei continuó ocultando el número real de casos de coronavirus hasta después de que los funcionarios locales se reunieron con el gobierno central a mediados de enero. En el caso, la censura dominante y la ofuscación burocrática habían desperdiciado cualquier oportunidad de controlar el virus antes de que se extendiera por Wuhan, una ciudad de 14 millones de personas. Para el 23 de enero, cuando el gobierno finalmente anunció una cuarentena a los residentes de Wuhan, alrededor de cinco millones de personas ya habían abandonado la ciudad, lo que desencadenó la epidemia que ahora se está extendiendo por China y el resto del mundo.

Cuando la verdadera escala de la epidemia finalmente se convirtió, la opinión pública china reflejó una mezcla predecible de ira, ansiedad y desesperación. La gente recurrió a Internet para desahogar su ira y frustración. Pero el estado no tardó mucho en tomar medidas enérgicas, lo que limitó severamente la capacidad de los periodistas y ciudadanos preocupados para compartir información sobre la crisis.

Luego, el 3 de febrero, después de que Xi presidiera la segunda reunión del Comité Permanente sobre la epidemia, el aparato de propaganda del PCCh fue ordenado para “guiar a la opinión pública y fortalecer el control de la información”. En la práctica, esto significa que se están utilizando tecnologías de vanguardia de inteligencia artificial y big data para monitorear la totalidad de la opinión pública china en línea. La controlocracia ahora funciona a toda velocidad, con algoritmos de reconocimiento facial, de imagen y de voz que se utilizan para anticipar y suprimir cualquier crítica potencial del gobierno, y para silenciar toda la información “no oficial” sobre la epidemia.

El 7 de febrero, Li Wenliang, uno de los denunciantes médicos que intentó sonar la alarma sobre el brote, murió del coronavirus, que desencadenó una tormenta de fuego en las redes sociales. El público chino ya lo conmemora como un héroe y una víctima que intentó decir la verdad. Millones han recurrido a las redes sociales para expresar su dolor y exigir una disculpa del gobierno chino y la libertad de expresión.

Por primera vez desde que llegó al poder, la máquina de censura de alta tecnología de Xi se enfrenta a una intensa resistencia de millones de usuarios chinos de Internet. La controlocracia se está poniendo a prueba. Sin embargo, lo más probable es que el brote se use para justificar aún más la vigilancia y el control de la población.

Xi es un dictador descarado. Pero su dictadura está lejos de ser “perfecta”. Su obsesiva necesidad de controlar la información ha privado a los ciudadanos chinos de su derecho a saber qué está sucediendo en sus comunidades, y potencialmente dentro de sus propios cuerpos.

A partir del 9 de febrero, el brote ha matado a más de 900 personas e infectado a otras 40,000 en más de 25 países. A pesar de todas sus tecnologías digitales avanzadas y su extraordinario poder económico y militar, China se gobierna como si fuera una autocracia premoderna. El pueblo chino merece algo mejor. Desafortunadamente, ellos y el resto del mundo continuarán pagando un alto precio por el despotismo de alta tecnología de Xi.

Escrito por Xiao Qiang a través de Project Syndicate,

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.