Cómo manejar a los niños que son quisquillosos para comer

Si una cita para jugar dura lo suficiente, las conversaciones de los padres casi siempre giran en torno a los hábitos alimenticios de nuestros hijos. Nos encanta compartir lo que nuestros hijos comerán y no comerán y la última “comida favorita” que uno de nuestros preciosos angelitos decidió rechazar inexplicablemente. Hay consuelo en compadecerse y compartir consejos y triunfos en torno a este desafío diario.

La exigencia de nuestros hijos es en parte una fase natural de su desarrollo. Lo más probable es que lo superen, pero aún necesitamos su guía para establecer una relación saludable y flexible con la comida.

Poder probar sabores y texturas desconocidos los ayudará a sentirse cómodos en cualquier entorno culinario y a descubrir nuevos platos favoritos. Esto también les enseñará a valorar la comida más allá del sabor y a apreciarla por los nutrientes que proporciona y lo buenos que son para nosotros.

¿Qué hace que los niños sean quisquillosos?

No hay una sola respuesta para esto.

Manada cindy, un especialista clínico del Nicklaus Children’s Hospital que se especializa en la alimentación y la deglución, dice que los niños aprenden rápidamente que comer puede ser negociable y, a menudo, ejercen el control al rechazar los alimentos. Cuando los padres responden al no ofrecer más esos alimentos, los niños pueden caer en el hábito de ser quisquillosos.

Pero no es solo el comportamiento, la biología también puede ser la culpable. Aproximadamente al año de edad, los niños dejan de crecer tan rápidamente, lo que resulta en una disminución de sus necesidades energéticas y una disminución de su apetito. Lo que los padres ven como una repentina exigencia en sus hijos previamente voraces puede ser simplemente que sus hijos escuchen sus cuerpos, dice Kacie Barnes, nutricionista dietista registrada y propietaria de Mamá sabe nutrición

.

[Related: FYI: Why Do Kids Hate Brussels Sprouts?]

Las personas también nacen con una tendencia biológica a ser cautelosas con los alimentos nuevos, dice Nicole Avena, profesor asistente de neurociencia en la Escuela de Medicina Mount Sinai y autor de Qué alimentar a su bebé y a su niño pequeño

. Muchos alimentos en la naturaleza son venenosos o mortales, por lo que la sospecha de los niños sobre nuevos alimentos es un mecanismo de defensa natural.

La sabiduría convencional no siempre es útil

La gente ofrece todo tipo de consejos bien intencionados sobre cómo evitar que sus hijos sean quisquillosos, pero algunos de ellos pueden hacer más daño que bien.

La mayoría de los expertos con los que hablamos mencionaron específicamente el “club del plato limpio” con el que muchos de nosotros crecimos. En lugar de pedirles que terminen todo, anime a sus hijos a escuchar las señales de sus cuerpos. Obligar a un niño a comer más allá del punto en que ya no tiene hambre puede crear hábitos poco saludables en torno a la alimentación, dice Barnes.

Herde está de acuerdo: “Tú decides qué, cuándo y dónde comer. Deje que su hijo decida cuánto “.

Como muchos de los padres ya sabemos, negociar con nuestros hijos o sobornarlos para que prueben o terminen algunos alimentos también puede ser contraproducente. Si los convence de comer brócoli con la promesa de postre, no tendrán ningún incentivo para comerlo cuando no haya nada dulce al final de la comida. Además, el soborno les enseña a sus hijos que las verduras simplemente no son buenas por sí mismas, y que el helado o cualquier otra comida chatarra que les guste son el objetivo final de comer.

Y debido a que cualquier niño de 3 años que se precie nunca querría nada más que galletas y helado para la cena, Avena también recomienda evitar preguntarles qué quieren comer. En su lugar, ofrézcales dos o tres opciones específicas. Al brindarles opciones, les está dando la sensación de control que anhelan, dentro de opciones nutritivas que puede aprobar.

[Related: How to keep your kid from ordering four pounds of cookies with Amazon’s Alexa]

Por último, no obligue a su hijo a comer un alimento específico, ya sea físicamente o mediante una batalla de voluntades que los mantenga a ambos sentados a la mesa a las 10 p.m. Una encuesta de 2002 que involucró a más de 400 estudiantes universitarios encontró que los participantes recordaban haber sentido una falta de control e impotencia durante los episodios de alimentación forzada, y 72 por ciento de ellos todavía no comerían alimentos que se vieron obligados a comer cuando eran niños.

Cómo ayudar a sus hijos a ampliar sus horizontes culinarios

No convencerás a tu quisquilloso para que pruebe el sushi el primer día. Ampliar los horizontes de su hijo es un proceso de coherencia y comunicación. Aquí hay algunas ideas para ayudar a sus hijos a comenzar el proceso.

Se trata de exposición

Cuanto más experimenten sus hijos nuevos sabores, olores y texturas, más dispuestos estarán a probar cosas nuevas. Si su hijo rechaza un alimento durante una comida, incluso si no da un solo bocado, no se rinda. Permítales experimentarlo nuevamente la próxima vez que esté en el menú.

Tampoco se trata solo de comer. Simplemente interactuar con nuevos alimentos es exposición y debe celebrarse. Puede comenzar cuando son bebés, entregándo les piezas apropiadas para su edad para aplastar y aplastar. A medida que crecen, pueden cultivar verduras juntos o llevar a los niños a comprar alimentos y pedirles que los ayuden a hacer la compra. También puede pedirles que lo ayuden a preparar la cena y dejar que sirvan la comida a todos en la mesa. A mis hijos les encanta ayudar a revolver espaguetis o cortar verduras con sus cuchillos de plástico aptos para niños, por ejemplo. Casi siempre intentarán algo que ayudaron a preparar.

Sin embargo, hay que tener paciencia; pueden ser necesarias hasta diez exposiciones a un alimento en particular antes de que su cerebro pueda formarse una opinión al respecto, dice. Nicole Beurkens, psicólogo con licencia y especialista en nutrición.

Modele el comportamiento que desea ver

Sus hijos se guían por usted. Si quieres que coman sus verduras, entonces deberían verte comiendo tus verduras, dice Beurkens.

Esto tampoco se aplica solo a la comida en sí. Una vez que haya establecido una rutina y reglas para la hora de comer, sígalas usted mismo. Prueba un bocado de todo. Quédese en la mesa hasta que todos hayan terminado. Al modelar constantemente el comportamiento esperado, con el tiempo seguirán su ejemplo.

Haga de las comidas una buena experiencia

Las comidas son una reunión social importante. Llénelos de diversión y energía positiva en lugar de discutir y presionar. Herde sugiere encontrar formas de convertir estas ocasiones y la introducción de nuevos alimentos en un juego. Un buen ejemplo es tener una competencia para ver quién puede armar su bocado más extraño de lo que hay en tu plato.

Mi esposa hizo que nuestros hijos comieran chile y papas al horno convirtiéndolo en un proyecto de arte. Cada vez que lo hacemos, ella y los niños convierten sus papas en casas, barcos o naves espaciales, y luego construyen escenas a su alrededor con chile, queso, cebollas y crema agria. En una noche, ese juego los cambió de rechazar el chile a esperarlo con ansias.

[Related: Is there a single food that you can survive on forever?]

También asegúrese de que sus hijos tengan oportunidades de éxito en cada comida. No solo sirva alimentos nuevos, asegúrese de que siempre tengan algo en el plato con lo que se sientan cómodos comiendo.

Cuidado con tus palabras

Si etiqueta a sus hijos como quisquillosos para comer, o si le oyen hablar de ello con amigos y familiares, entonces se identificarán a sí mismos de esa manera. Del mismo modo, si dices que no les gusta una determinada comida, van a internalizar esa aversión.

En cambio, Nicole Beurkens sugiere que los padres adopten el poder de la palabra “todavía”. Use frases como “Está bien que no le guste esa comida todavía” o “Está bien que aún no esté listo para probar eso, ¡solo necesita más práctica!” La palabra “todavía”, dice, deja la puerta abierta al cambio, que es el primer paso hacia la flexibilidad.

A veces, un pequeño cambio puede hacer el truco

Exponer a nuestros hijos a la variedad es fundamental, pero eso puede significar muchas cosas. Beurkens dice que simplemente cambiar la presentación de los alimentos puede ser un buen primer paso. Comience de manera simple, por ejemplo, sirva galletas saladas en un plato o una taza en lugar de en un tazón. Barnes agrega que la variedad también puede significar probar una nueva marca.

Otra forma en que los padres pueden crear variedad es introduciendo nuevos sabores en los alimentos que a sus hijos ya les gustan. Avena recomienda agregar un poco de puré de zanahoria o brócoli a los macarrones con queso de un niño quisquilloso, por ejemplo.

Esto ayudará a abrir su paleta culinaria y a sentirse más cómodo con los nuevos sabores. En mi familia, hacemos esto poniendo espinacas en batidos de frutas, aumentando la cantidad lentamente con el tiempo.

Cómo saber que es más que quisquilloso

En muchos casos, los padres se preocupan más de lo necesario por la exigencia de sus hijos. Pero en ocasiones, la dificultad para comer puede ser un signo de una situación que requiere intervención médica.

[Related: Why are so many kids allergic to peanuts?]

Hay algunas señales de advertencia a las que los padres deben prestar atención.

  1. No ganar una cantidad adecuada de peso para su edad.
  2. Náuseas, asfixia o vómitos frecuentes y excesivos al comer
  3. Angustia extrema y ansiedad a la hora de comer
  4. Disposición a comer menos de 20 alimentos en total, incluidas las variaciones en los alimentos (las judías verdes crudas y las judías verdes enlatadas cuentan como dos).
  5. No muestra signos de hambre en absoluto
  6. Dificultad para dormir

Herde también aconseja a los padres que no descarten sus instintos naturales. Si está preocupado por algo de lo anterior, o si simplemente siente que algo podría estar mal, lo mejor que puede hacer es hablar con su pediatra.

Nunca es tarde para empezar

Al final del día, la alimentación selectiva no es permanente, y los padres siempre pueden ayudar a sus hijos a expandir su paladar a nuevos sabores. No hay un punto en el que sean demasiado jóvenes, o un umbral a través del cual no tenga sentido intentarlo.

“No es demasiado tarde”, dice Beurkens. “Puede empezar a hacer turnos mañana sin importar la edad de sus hijos”.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.