Cómo mantener los alimentos, el plástico y las telas fuera del vertedero

La producción de residuos se ha convertido en un gran problema. La Agencia de Protección Ambiental de EE. UU. Dice que los desechos industriales “Suele ser una parte importante de los residuos sólidos, incluso en ciudades pequeñas y suburbios”. y aunque no hay un número exacto de cuánto es, algunos lo estiman hasta siete mil millones de toneladas cada año.

Los residuos que generan los individuos son mucho menores, pero siguen siendo importantes. En 2018, los rellenos sanitarios recibieron 146,1 millones de toneladas de basura de lugares como hogares, oficinas, tiendas, escuelas y hoteles. Los alimentos representan el 24 por ciento, seguidos por los plásticos en más del 18 por ciento. Otros contribuyentes incluyeron productos de papel, caucho, cuero y textiles.

Personas de todo el mundo están haciendo su parte para tratar de reducir sus contribuciones diarias a los vertederos, pero a veces esto es más difícil de lo que parece.

“No todo el mundo tiene el dinero o el tiempo para correr a comprar cosas nuevas que no están empaquetadas todo el tiempo”, dice Elizabeth Mazzolini, profesora de la Universidad de Buffalo y coeditora de Historias del montón de polvo: desechos, culturas materiales, justicia social.

Independientemente de sus ingresos, seguir algunos consejos y trucos sencillos que se adapten a su estilo de vida puede a yudarlo a reducir su contribución a los vertederos en todo el país y a sentirse más seguro en el legado ambiental que dejará atrás.

Comience con la fruta madura

Una de las cosas más simples que puede hacer para reducir su desperdicio es comprar con bolsas reutilizables. Use una bolsa de lona vieja para empacar sus comestibles para que no contribuya a todas las bolsas de plástico y papel que finalmente terminan en la basura. Mantener una bolsa de mano doblada en su bolso o en el maletero de su automóvil le asegurará que nunca irá a la tienda sin ella.

[Related: Reusable grocery bags aren’t as environmentally friendly as you might think]

Además, considere reemplazar los artículos de un solo uso, como toallas de papel o servilletas, o pañales desechables, por versiones reutilizables. Cuando necesiten un lavado, intente juntarlos todos en una carga completa de ropa para reducir aún más su impacto ambiental. Si ya te da vergüenza pensar en los pañales reutilizables, está bien, es posible que no te sirvan en este momento. Intente hacer lo que pueda cuando pueda.

Reducir los desechos de los vertederos también se trata de cómo gasta su tiempo. Elija actividades respetuosas con el medio ambiente, como dar un paseo o montar en bicicleta. Adoptar un pasatiempo que no solo sea neutral en cuanto al desperdicio sino que tenga un impacto positivo en el medio ambiente, como ser voluntario en una reserva forestal local, es aún mejor.

Todos merecemos disfrutar de un café con leche de soja en una cafetería local de vez en cuando, pero cuando lo haga, asegúrese de traer su propia taza reutilizable para que pueda renunciar al tradicional vaso de papel. Si lo necesitas, trae también tu pajita compostable o reutilizable. Finalmente, boicotee las botellas de agua desechables llevando una reutilizable a donde quiera que vaya, y siempre opte por utensilios de cocina no desechables.

Elimina el desperdicio de comida

Empiece por aprovechar al máximo las sobras de su frigorífico transformando la comida que ya tiene en un nuevo menú. Por ejemplo, puede convertir el arroz en croquetas, o pollo en una sopa sabrosa.

Si sus jugos creativos no fluyen y no sabe qué hacer con lo que tiene, deje que Internet haga el trabajo pesado y escriba los ingredientes en su refrigerador y la palabra “receta” en un motor de búsqueda. Tal vez encuentres un plato que puedas preparar con algunos ingredientes adicionales, o incluso sin ir a la tienda. A la larga, esto tendrá un efecto positivo en el medio ambiente y su billetera.

En la tienda, elija alimentos con menos empaque; por ejemplo, puede comprar un manojo de apio en lugar de un recipiente de plástico con ramas de apio cortadas previamente. Si tiene la opción de comprar en un mercado de agricultores, aún mejor.

Los productos con menos empaque o que se encuentran en una granja local pueden ser más costosos, pero afortunadamente, hay formas de equilibrar ese aumento de precios. Comience a reducir sus compras haciendo un inventario de su refrigerador y despensa al final de cada semana y manténgase en una lista de compras. De esa manera, se asegurará de obtener solo lo que necesita.

Pero no importa lo organizados que estemos, siempre hay restos de comida. Antes de tirarlos, asegúrese de aprovecharlos al máximo. Las cáscaras de verduras y los huesos pueden hacer un caldo sabroso, y siempre puedes congelar ese pollo, hamburguesa y tocino para reutilizar más tarde.

Lo que quede después de eso, puede comenzar una pila de compostaje en casa, que es una forma relativamente económica y de bajo mantenimiento de reutilizar todos esos restos de comida. Si no tiene patio trasero, puede optar por vermicompostaje, que utiliza gusanos para transformar las cáscaras de vegetales y otros materiales en un suelo rico en nutrientes.

Pero las pilas de compost son voluminosas, por lo que si no puede ahorrar espacio, los programas de recolección son una excelente alternativa. Investigue y averigüe qué materiales compostables acepta su ciudad y qué debe hacer para coordinar la recogida o entrega de los restos de comida. A veces, los servicios comerciales de compostaje para empresas, como restaurantes y oficinas, también recogerá pilas de las casas de las personas, así que revise esa opción si su ciudad no tiene un programa propio.

Si ninguno de esos es una opción para usted, comenzar una pila de abono para su vecindario, oficina o escuela podría ser una buena idea. Incluso puede empaquetar y vender el producto terminado para recaudar fondos para la escuela o la comunidad.

Compra responsablemente

Al comprar ropa, lo mejor es comprar en tiendas de segunda mano. Una vez allí, opte por artículos atemporales de alta calidad que podrá usar durante varias temporadas sin parecer anticuados. Estas mismas tiendas a menudo también compran ropa, así que si tienes algunos artículos buenos que ya no quieres, cierra el ciclo vendiéndolos o donándolos.

Pero si es absolutamente necesario comprar algo nuevo, intente encontrar tiendas con programas que tomen sus prendas viejas y las reciclen. Marcas como Levi’s H&M, La cara norte, y Madewell son buenos ejemplos.

[Related: What actually happens to the clothes you donate depends on where you live]

Compre cosméticos con envases que pueda reciclar o reutilizar. Por ejemplo, LUSH cosmetics permite a los clientes devolver sus macetas vacías para reciclar, e INGLOT vende recargas que puede conectar a su paletas de maquillaje reutilizables.

Por último, no tenga miedo de reutilizar. Empiece a “comprar su casa”, que es donde busca en su propia casa artículos que pueda reutilizar, reciclar o dar nueva vida. Sea inventivo: use frascos de pastillas viejos para cultivar plantas de semillero, o esos recipientes vacíos para llevar para guardar especias. Si tiene las habilidades para hacerlo, intente crear pañuelos con camisas viejas, paños de cocina con sábanas usadas y servilletas con manteles. Esto no solo es respetuoso con el medio ambiente, sino que también le permitirá ahorrar dinero a largo plazo.

Reutiliza lo que tienes

Para resolver realmente el problema de la producción de residuos, es útil pensar en sentido ascendente.

En lugar de concentrarse solo en lo que está tirando, piense en lo que está comprando. Siempre que el mouse o el dedo se coloquen sobre el botón “Agregar al carrito”, o esté haciendo cola para la caja registradora, pregúntese si realmente necesita las cosas que desea comprar. Si no lo hace, simplemente no los obtenga.

Evitar conseguir cosas nuevas también le evita tener que tirar el empaque de ese artículo a la basura. Pero si compra artículos nuevos, piense en cómo puede reutilizar su empaque. Si es plástico, intente aprovecharlo tanto como sea posible antes de reciclarlo, y si es una caja de papel, úsela cuando tenga que enviar otra cosa.

Puede ser fácil empantanarse y abrumarse con los detalles y la magnitud de los problemas ambientales, pero hay razones para tener esperanza. El reciclaje y el compostaje se han en aumento desde 1960, y en 2018, EE. UU. recicló el 24 por ciento de los desechos sólidos y compostó aproximadamente el 9 por ciento.

Puede que no lo parezca, pero un poco rinde mucho. Hacer nuestra parte e inspirar a otros a hacer la suya puede ayudarnos a vivir de una manera más sostenible y dejar a las generaciones futuras con más que vertederos cubiertos de montones de basura.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.