Cómo nuestro sentido del olfato podría impulsarnos a una dieta más equilibrada

Su olfato podría guiarlo a tomar decisiones alimentarias más equilibradas, según un pequeño estudio nuevo.

Cuando 30 participantes comieron bollos de canela o pizza, los investigadores descubrieron que se volvieron menos sensibles a esos olores que cuando todavía tenían hambre.

Cualquiera que se haya pellizcado la nariz y comido un bocado de comida sabe que su sentido del olfato puede influir en el sabor de algo, pero esta nueva investigación sugiere que el sabor de algo también puede influir en nuestro sentido del olfato, atrayéndonos hacia algunos alimentos y alejándonos de otros.

Los investigadores sospechan que esta es la forma en que nuestro cerebro se asegura de que no comamos demasiado de lo mismo, una posible estrategia de adaptación para optimizar nuestra búsqueda de alimentos.

“Si piensas en nuestros antepasados ​​vagando por el bosque tratando de encontrar comida, encuentran y comen bayas y luego ya no son tan sensibles al olor de las bayas”, agregó. explica

neurólogo Thorsten Kahnt de la Universidad Northwestern.

“Pero tal vez todavía sean sensibles al olor de los hongos, por lo que teóricamente podría ayudar a facilitar la diversidad en la ingesta de alimentos y nutrientes”.

Estudios previos Hemos encontrado nuestras opiniones subjetivas sobre si ciertos alimentos hu elen bien depende de lo que hemos comido, pero este estudio buscó determinar si el hambre y la saciedad pueden cambiar nuestra sensibilidad a los olores.

Solo unos pocos estudios en animales y un estudio en humanos hasta la fecha han explorado esta idea, lo que significa que hay muchas preguntas sin respuesta.

Investigación sobre roedoress, por ejemplo, ha descubierto que el ayuno puede influir en el nivel de actividad del bulbo olfatorio, que procesa el olor en el cerebro.

Además, en 2019, dos de los mismos autores de la nueva investigación encontraron que la privación del sueño en humanos puede agudizar los olores de los alimentos de alta energía dentro de la corteza insular, una parte de la vía olfativa que responde a los estímulos relacionados con la comida.

Estos resultados fueron preliminares, pero sugirieron que nuestro apetito podría influir en nuestra sensibilidad a ciertos olores.

En el nuevo estudio, los investigadores hicieron que 30 participantes se presentaran hambrientos al laboratorio, después de haber ayunado durante al menos seis horas. Dentro de un escáner de resonancia magnética, a estos voluntarios se les presentó una serie de 10 olores, todos los cuales contenían una mezcla de dos olores: uno era pizza o bollos de canela, y el otro era un aroma de pino o cedro.

La proporción de alimentos y no alimentos en las mezclas de olores fue diferente para cada una de las 10 muestras, y los participantes determinaron qué olor creían que era más dominante para cada una: pizza o pino, canela o cedro.

Luego, los voluntarios recibieron una comida de pizza o bollos de canela antes de completar la tarea nuevamente desde la máquina de resonancia magnética.

“Paralelamente a la primera parte del experimento que se ejecutaba en el escáner de resonancia magnética, estaba preparando la comida en otra habitación”, explica Laura Shanahan, neuróloga de Northwestern y primera autora del estudio.

“Queríamos todo fresco, listo y caliente porque queríamos que el participante comiera todo lo que pudiera hasta que estuviera muy lleno”.

Los participantes pudieron identificar rápidamente los olores con más pureza (cuando un olor era claramente dominante). Pero cuando la mezcla de aromas se volvió más uniforme, lo que los participantes habían comido en el laboratorio pareció tener un impacto en lo que olían.

Aquellos a quienes se les dio una comida de pizza, por ejemplo, tenían menos probabilidades de oler la pizza cuando se mezclaba con pino. Mientras tanto, aquellos que se hartaron de bollos de canela tenían menos probabilidades de oler los productos horneados cuando se mezclaban con cedro.

Sin embargo, cuando estos mismos participantes tenían hambre al principio del día, eran mucho mejores para distinguir el olor dominante.

Por ejemplo, un participante hambriento al principio del día podría haber necesitado solo la mitad del olor para oler a pizza para percibirlo como dominante al pino. Pero más tarde, cuando este mismo participante había comido su ración de pizza, podría haber necesitado el 80 por ciento del olor a pizza para percibirlo como dominante.

Al examinar los resultados de las máquinas de resonancia magnética, los investigadores notaron un patrón similar en el cerebro.

Las exploraciones revelaron que se activan diferentes vías olfativas después de una comida que antes de una comida. Por ejemplo, después de darse un festín con bollos de canela, los participantes mostraron menos respuestas “parecidas a alimentos” a ese mismo olor dulce.

Desafortunadamente, los escáneres cerebrales de resonancia magnética están limitados porque no pueden medir la actividad neuronal directamente en el bulbo olfatorio, por lo que aún no sabemos dónde están ocurriendo realmente estos cambios en nuestra percepción del olor en el cerebro.

“Estamos haciendo un seguimiento de cómo se cambia esa información y cómo el resto del cerebro utiliza la información alterada para tomar decisiones sobre la ingesta de alimentos”. dice Kahnt.

El estudio fue publicado en PLOS Biología.

.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.