Impactos violentos en el pasado antiguo de la Luna pueden haber derretido grandes extensiones de su superficie

[ad_1]

¿Qué secretos antiguos esconde la superficie de la Luna, cubierta de cráter y marcada por las grietas? Un nuevo estudio sugiere que los choques de meteoritos gigantes jugaron un papel importante en el proceso de formación de la corteza de la Luna hace unos 4 mil millones de años.

Es una de esas áreas de la ciencia con varias ideas e hipótesis en competencia, todas muy debatidas. Una sugerencia que los científicos planetarios han tenido es que el magma que se eleva desde el interior lunar es el principal responsable de formar la corteza que cubre la Luna hoy.

Pero a los investigadores se les ocurrió la propuesta del meteorito gigante después de estudiar una roca lunar traída del Misión Apolo 17 en 1972 (la última vez que los humanos pisaron la Luna). Esas rocas muestran signos de haber estado expuestas a temperaturas ultra calientes de más de 2,300 grados Celsius (o 4,172 grados Fahrenheit) en las brumas del tiempo.

Ese tipo de temperaturas generalmente solo se logran a través de la fusión a gran escala de la capa externa de un planeta, lo que indica que la Luna puede haber terminado de la manera en que la vemos ahora debido a una fuerte paliza de objetos espaciales masivos.

"Al observar por primera vez esta roca, me sorprendió lo diferentes que se ven los minerales en comparación con otras muestras del Apolo 17". dice la científica planetaria Ana Černok, del Museo Real de Ontario en Canadá.

"Aunque más pequeño que un milímetro, el baddeleyita El grano que llamó nuestra atención fue el más grande que he visto en las muestras de Apolo. Este pequeño grano todavía tiene la evidencia de la formación de una cuenca de impacto que tenía cientos de kilómetros de diámetro ".

El mineral baddeleyita, también conocido como zirconia o dióxido de circonio, indica la presencia anterior de zirconia cúbica, que es donde entran en juego las temperaturas súper altas; significa que todavía hay signos de ese calor increíble en las rocas que podemos recoger hoy en la Luna.

El descubrimiento se realizó mediante el uso de una técnica compleja conocida como difracción de retrodispersión de electrones, y además datación radiométrica por edad El análisis puso la formación de zirconia cúbica hace más de 4.300 millones de años, cuando la Luna era solo un bebé.

En total, se realizaron más de 50,000 mediciones del grano pequeño, mostrando las orientaciones de cristal entrelazadas que son los signos reveladores de la circonia cúbica de temperatura ultraalta.

Tanto la luna como la tierra tienen una larga historia de impactos de meteoritos, aunque es más evidente en la Luna: sin erosión o tectónica de placas, los cráteres de impacto permanecen fijos en su lugar en la superficie lunar.

Ahora parece que los impactos pasados ​​son responsables de la formación misma de la corteza lunar en primer lugar.

"El descubrimiento revela que los eventos de impacto inimaginablemente violentos ayudaron a construir la corteza lunar, no solo a destruirla". dice el geólogo James Darling, de la Universidad de Portsmouth en el Reino Unido.

"En el futuro, es emocionante que ahora tengamos herramientas de laboratorio para ayudarnos a comprender completamente sus efectos en los planetas terrestres".

La investigación ha sido publicada en Astronomía de la naturaleza.

[ad_2]

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.