La corriente de Magallanes puede estar 5 veces más cerca de nosotros de lo que nos imaginamos

Las distancias en el espacio son difíciles.

A menos que sepa con precisión qué tan intrínsecamente brillante es algo, calcular qué tan lejos está es extremadamente difícil. Y hay muchas cosas en el cosmos para las que el brillo intrínseco no está bien definido.

Esto significa que a veces podemos equivocarnos mucho en las distancias. Caso en cuestión: nuevas simulaciones muestran que una estructura gigantesca que rodea la Vía Láctea puede estar mucho más cerca de lo que pensamos.

Esa estructura es la Corriente de Magallanes, una enorme corriente de gas de alta velocidad que envuelve la mayor parte del camino alrededor de nuestra galaxia.

Este largo zarcillo de material se origina en las Grandes y Pequeñas Nubes de Magallanes, galaxias enanas satélites que orbitan entre sí y que probablemente eventualmente serán canibalizadas por la Vía Láctea.

Las interacciones gravitacionales de las Nubes han arrancado una gran cantidad de gas que ahora forma un arco a través del cielo de la Tierra.

Hay muchas cosas en el cielo que son más visibles que la Corriente de Magallanes, por lo que descubrir cómo se formó ha sido un problema continuo. No fue hasta el año pasado que un equipo de científicos descubrió que el gas probablemente fue despojado de los halos galácticos de las nubes de Magallanes, nubes gigantes de gas y plasma que envuelven a la mayoría de las galaxias.

Ahora, el mismo equipo ha utilizado modelos astronómicos para modelar la formación y evolución de la Corriente de Magallanes durante 3.500 millones de años, y descubrió que podría estar cinco veces más cerca de nosotros de lo que pensamos.

“El origen de la corriente de Magallanes ha sido un gran misterio durante los últimos 50 años”, dijo el físico Scott Lucchini de la Universidad de Wisconsin-Madison.

“Propusimos una nueva solución con nuestros modelos. La parte sorprendente fue que los modelos acercaron mucho más la corriente a la Vía Láctea”.

En su trabajo anterior, el equipo predijo que la corriente debería estar rodeada por una corona de gas caliente. Entonces, realizaron un nuevo modelado incorporando esa corona, así como un nuevo modelo para las nubes que sugiere que solo han estado orbitando entre sí durante 3 mil millones de años.

Según las nuevas simulaciones del equipo, cuando las dos galaxias enanas comenzaron a orbitar entre sí, lo hicieron en la dirección opuesta a lo que pensaban los astrónomos. Entonces, cuando comenzaron a separarse el gas entre sí, en lugar de alejarse de la Vía Láctea, la Corriente de Magallanes se movió hacia nuestra galaxia.

Esto significa que, en su punto más cercano, está a solo 65.000 años luz de distancia de la Tierra. Estimaciones anteriores sitúan su distancia entre 325.000 y 650.000 años luz de distancia. Este es un gran problema. Si el Stream está más cerca de lo que pensamos, debemos repensar sus propiedades clave.

“La distancia revisada cambia nuestra comprensión de la corriente”, dijo el astrónomo Andrew Fox del Instituto de Ciencias del Telescopio Espacial. “Significa que nuestras estimaciones de muchas de las propiedades de la corriente, como la masa y la densidad, deberán revisarse”.

Los resultados significan que es probable que el gas en la Corriente de Magallanes comience a chocar con la Vía Láctea antes de lo que pensamos, inyectándolo con nuevo material y generando choques que harán que el gas se agrupe para formar nuevas estrellas. Según los cálculos del equipo, esto comenzará a ocurrir en un corto período de tiempo cósmico, solo 50 millones de años.

Los hallazgos también significan que los astrónomos tienen un nuevo lugar para comenzar a buscar las estrellas que deberían estar en la Corriente de Magallanes. Estas estrellas deberían haber sido eliminadas de las Nubes de Magallanes junto con el gas, pero hasta ahora solo se han identificado unas pocas, y no de manera concluyente. El modelo del equipo sugiere que hemos estado buscando en el lugar equivocado.

“Está cambiando el paradigma de la corriente”, Lucchini dijo. “Algunos han pensado que las estrellas son demasiado débiles para ver porque están demasiado lejos. Pero ahora vemos que la corriente está básicamente en la parte exterior del disco de la Vía Láctea”.

Las observaciones futuras de esa región podrían identificar las estrellas de la Corriente de Magallanes, lo que a su vez confirmaría los hallazgos del equipo.

La investigación ha sido publicada en Las cartas del diario astrofísico.

.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.