Las poblaciones sin hogar se encuentran entre las más vulnerables de los Estados Unidos al coronavirus.

[ad_1]

Las personas sin hogar no pueden aislarse por sí mismas para evitar contraer o transmitir el virus, lo que significa que podría propagarse rápidamente por sus comunidades.

Las personas sin hogar no pueden aislarse por sí mismas para evitar contraer o transmitir el virus, lo que significa que podría propagarse rápidamente por sus comunidades. (Pixabay /)

Más de medio millón de personas que viven en los Estados Unidos están experimentando la falta de vivienda. Cada uno de ellos tiene un riesgo dramáticamente mayor en esta pandemia. Esto es cierto en todos los ámbitos: es más probable que contraigan el virus, experimenten complicaciones y mueran a causa de él. El alcance de las intervenciones necesarias para asegurarse de que esto no suceda es difícil de definir por completo, pero los expertos dicen que la necesidad es inmediata y que es probable que aumente a medida que superamos esta crisis y la recesión económica que conlleva.

A medida que el COVID-19 se extiende por todo el país, el cuarenta por ciento de la población sin hogar de Estados Unidos podría infectarse con el SARS-CoV-2, el nuevo virus que causa el COVID-19, según a un informe reciente. Este porcentaje colocaría a más de 20,000 de estas personas en hospitales y mataría a miles. Los hallazgos se basan en datos limitados de agencias gubernamentales federales y locales y predicen que las personas sin hogar podrían estar en una situación mucho peor que el público en general, especialmente si las administraciones locales y federales no producen un plan para abordar el problema.

Los investigadores dicen que poner a todos en el interior es un primer paso clave, ya que eso evitaría el contacto potencial con personas que podrían estar infectadas con el virus. El informe estima que el costo total de poner a todos en el interior sería de $ 11.5 mil millones anuales. Los autores señalan que ese dinero se necesita con urgencia, ya que reducirá significativamente la carga nacional de salud pública y hará una gran diferencia para las personas sin hogar.

"Las personas sin hogar son una población increíblemente vulnerable", dice Thomas Byrne, profesor del departamento de política de bienestar social de la Universidad de Boston. "Desde una perspectiva humanitaria y moral, hay una necesidad urgente real aquí".

Las personas sin hogar no pueden aislarse por sí mismas para evitar contraer o transmitir el virus, lo que significa que podría propagarse rápidamente por sus comunidades. Más allá de eso, es más probable que experimenten otros problemas de salud crónicos que los harían más vulnerables al virus. Como resultado, "estaría muy preocupado por alguien de 50 años (y sin hogar) de la misma manera que podría estar preocupado por alguien de 70 años en la población general", dice Margot Kushel, profesora de medicina de la UCSF.

Dado que los estadounidenses negros e indígenas están sobrerrepresentados significativamente en la población de personas sin hogar, la vulnerabilidad de las personas que viven sin hogar también significa que los estadounidenses racializados también se verán afectados de manera desproporcionada por COVID-19, dice.

Enfrentar este desafío requeriría que las jurisdicciones de todo el país encuentren 400,000 espacios interiores adicionales, y aquellos que están mucho más dispersos que los refugios disponibles actualmente, para que las personas vivan y, en algunos casos, se autoaislen por completo.

Debido a que la falta de vivienda se ve muy diferente en diferentes estados e incluso en diferentes vecindarios (en algunas áreas significa vivir en las calles y en otras, personas que viven exclusivamente en refugios), las autoridades locales tendrían que priorizar el impulso para que todos ingresen. Algunos lugares ya están intentando esto, como el Área de la Bahía de San Francisco, pero con recursos financieros limitados y una falta de presión por parte de los niveles superiores del gobierno, dice Dennis Culhane, profesor de ciencias sociales que estudia la falta de vivienda en la Universidad de Pennsylvania. Entonces la respuesta general ha sido irregular,

"Creo que no ha habido un impulso suficiente desde el nivel federal para decirle a las comunidades que tienen que hacer esto", dice. Culhane y Byrne, junto con otros investigadores de la Universidad de Pensilvania y la UCLA, produjeron el informe sobre un plazo ajustado para proporcionar un contexto para los debates sobre el proyecto de ley federal de alivio firmado por el presidente la semana pasada.

"Realmente no había información disponible sobre cómo esto podría afectar la falta de vivienda", dice Culhane. El proyecto de ley incluido $ 4 mil millones para abordar la falta de vivienda, que se distribuiría a través de los programas existentes

. "No es suficiente con albergar a todos", dice, pero es un comienzo.

Con esos fondos, las comunidades podrían comenzar a implementar algunas medidas, como ofrecer servicios de refugio las 24 horas, los 7 días de la semana, ayudar a las personas más en riesgo o que han contratado COVID-10 a aislarse y proporcionar infraestructura como estaciones de lavado de manos a campamentos de personas existentes. los Alianza nacional para acabar con la falta de vivienda y los CDC tienen pedido Estas y otras medidas.

Pero el proceso de distribución de estos recursos y lo que puede suceder en el futuro aún es incierto. Los fondos adicionales a través de FEMA u otras agencias podrían proporcionar ayuda adicional, dice Culhane, aunque abundan los problemas logísticos entre agencias. Pero COVID-19 se está extendiendo rápidamente a través de estas comunidades en este momento, y la necesidad es inmediata.

Alrededor de dos tercios de la población sin hogar, 500,000 personas, son adultos solteros, muchos de ellos son baby boomers que envejecen, con una edad promedio total de aproximadamente 55 años, dice Byrne. También tienen tasas mucho más altas de problemas de salud crónicos que el público en general. Esta es una mala noticia, ya que las personas con problemas de salud crónicos, así como las personas mayores, están en mayor riesgo de complicaciones con COVID-19.

Kushel de UCSF ha leído el informe producido por Culhane y sus colegas. "Hay muchas incógnitas, por lo que obviamente tuvieron que hacer suposiciones" utilizando los datos disponibles, dice ella. Esos datos incluyen datos federales y algunos del condado de Los Ángeles y la ciudad de Nueva York. Una tasa nacional de infección del 40 por ciento para las personas sin hogar, en el peor de los casos, no está fuera del alcance de la posibilidad, pero "realmente espero que no lleguemos allí", dice.

El otro tercio de la población sin hogar está compuesto por familias con niños pequeños. El informe los excluyó, porque se ven muy diferentes, demográficamente, de las personas sin hogar, y no son capturados por los números del Departamento de Vivienda y Desarrollo Urbano en los que se basa el informe (provienen de un conjunto específico de estadísticas educativas).

También son muy vulnerables a COVID-19, dice Kushel. Al igual que las personas sin hogar, es probable que las familias sin hogar tengan problemas de salud subyacentes. También pueden estar dividiendo la vivienda con muchos otros. "Si hay ocho personas en un apartamento de una habitación, eso se convierte en la densidad de un refugio para personas sin hogar", dice ella.

Todo esto se suma a un gran problema de salud pública en el contexto de COVID-19, y uno que requiere una acción rápida. Tanto Kushel, Culhane como Byrne están de acuerdo en que las cosas empeorarán en los próximos meses, ya que la recesión económica deja a más personas sin trabajo y hace que sea más difícil encontrar trabajo nuevo o trabajos que paguen lo suficiente. Es probable que esta inestabilidad haga que más personas se queden sin hogar, señala Byrne, lo que aumentará la necesidad de un sistema que ya no puede proporcionar servicios adecuados para enfrentar esta pandemia.

Y dado que el SARS-CoV-2 no va a ninguna parte, es probable que tengamos que distanciarnos socialmente en las olas en los próximos años, lo que será difícil para las personas en las calles, viviendo en el sistema de refugios o compartiendo viviendas. con muchos otros "Si estamos llevando a las personas a un alojamiento de emergencia, este no debería ser el final de la historia", dice Byrne. "Queremos asegurarnos de que las personas tengan un lugar estable al que regresar".

[ad_2]

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.