Los aromas picantes de los pimientos coevolucionaron con ciertos murciélagos para asegurarse de que ambos sobrevivieran

Los murciélagos frugívoros pueden no tener la mejor vista, pero reconocen un buen olor cuando lo huelen.

Incluso en la oscuridad de la noche, los receptores olfativos de sus cerebros pueden unirse a una amplia gama de olores específicos flotando en el aire, lo que permite a estos polinizadores tropicales rastrear frutas cercanas para un refrigerio de medianoche.

De hecho, podríamos agradecer a los murciélagos por el aroma picante de los pimientos. Un trabajo de campo reciente en Costa Rica ha encontrado evidencia de que las plantas de pimiento y los murciélagos frugívoros de cola corta han coevolucionado durante millones de años.

Los investigadores dicen que los compuestos orgánicos volátiles (COV), responsables del olor de las bayas de pimienta madura, parecen estar sintonizados de forma única con los receptores olfativos de los murciélagos locales.

El estudio se basa en cientos de horas de trabajo dedicadas a buscar y recolectar plantas de pimiento en Costa Rica, antes de extraer los químicos que forman sus aromas.

Al final, el equipo pudo identificar 249 COV en 22 especies de plantas pertenecientes a la Gaitero género.

Algunos de los compuestos orgánicos volátiles (COV) eran comunes en todas las plantas, como los productos químicos que forman los aromas especiados de la canela o el clavo; otros COV solo se encontraron en unas pocas especies.

Cada planta tenía su propio ramo único de aromas, pero los autores aún necesitaban averiguar si este perfume estaba hecho a la medida de un polinizador.

Cuando los investigadores examinaron las heces de tres especies locales de murciélagos frugívoros: Carollia castanea, C. sowellii, y C. perspicillata – encontraron que todos los murciélagos consumían bastante fruta de las plantas de pimiento, ya que sugirió por investigación previa.

Según los excrementos de los murciélagos, las frutas que emitían un COV raro conocido como 2-heptanol eran las que los murciélagos parecían comer más, así como dos COV comunes que se encuentran en casi todas las especies de plantas de pimiento: α-cariofileno o α-felandreno. .

Para probar más estos resultados, los investigadores dieron a los murciélagos salvajes la opción entre una fruta inmadura normal de una planta de pimiento y una fruta inmadura enriquecida con uno de los tres VOC enumerados anteriormente.

Las grabaciones de video de los experimentos añaden peso a la idea de que es más probable que los murciélagos salvajes investiguen y consuman frutas verdes si contienen ciertos aromas clave que indican madurez.

“Estos hallazgos sugieren que los murciélagos usan químicos específicos en el aroma de la fruta no solo para seleccionar frutas maduras sino para encontrar las Gaitero especies que constituyen la mayor parte de su dieta “, explica la bióloga Sharlene Santana de la Universidad de Washington.

“Al ayudarlos a comunicarse con los murciélagos, estas señales químicas son probablemente un componente de un síndrome de dispersión en estas plantas”.

Los murciélagos son importantes polinizadores en ambientes tropicales y desérticos. Cuando estas criaturas aladas comen fruta, expulsan las semillas en otros lugares, dispersando los genes de la planta y aumentando la diversidad de la especie.

De manera similar a cómo se cree que ciertos colores de flores han evolucionado para atraer a los colibríes, algunos científicos han postulado que ciertos aromas de frutas podrían haber surgido para atraer a los murciélagos. Pero esta es una de las primeras investigaciones que realmente prueban si la fruta y el murciélago realmente han evolucionado juntos.

Un análisis estadístico cuidadoso de los datos de Costa Rica sugiere fuertemente que la química del olor de los frutos del pimiento y la dieta de los murciélagos frugívoros están realmente vinculados, una relación que los autores dicen que ha contribuido “a la extrema diversidad de plantas frutales tropicales en todo el mundo”.

“El olfato es el puente entre la señal de la planta y el consumo de la fruta de los murciélagos, y encontrar los VOC específicos a los que responden los murciélagos abre la puerta para hacer coincidir los genes del receptor olfativo con los VOC importantes, lo que ha sido imposible hasta ahora”. dice la ecologista y científica evolutiva Liliana Dávalos de la Universidad de Stony Brook.

Los autores piden que se realicen más investigaciones para comprender mejor cómo los murciélagos perciben los COV y hasta qué punto se aprende su afinidad por los aromas en oposición a la innata.

El estudio fue publicado en la Actas de la Royal Society B.

.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.