Los científicos confirman que las ardillas son increíbles gimnastas

El interés por las ardillas se ha vuelto cada vez más popular en los últimos años, especialmente durante la pandemia. Debido a la falta de interacción de persona a persona, algunos recurrieron a sus hábiles vecinos del patio trasero para entretenerse.

De hecho, si busca “carrera de obstáculos para ardillas”, encontrará una gran cantidad de videos, algunos con más de 75 millones de visitas—Documentando los saltos, saltos y escurrimientos de los ágiles habitantes de los árboles mientras intentan atrapar nueces preciosas. Pero estos videos no solo son divertidos; capturan lo inteligentes y ágiles que son en realidad las ardillas.

En un estudio publicado hoy en Ciencia, Los investigadores emularon estos videos en un experimento de tres partes para probar cómo las ardillas en libertad se movían a través de sus traicioneros hábitats de dosel. Estaban particularmente interesados ​​en cómo los roedores de cola tupida tomaban decisiones en una fracción de segundo con respecto a las compensaciones entre la distancia de salto y la flexibilidad de las ramas.

“Estábamos realmente interesados ​​en comprender los límites del rendimiento de la locomoción de cuatro patas”, dice Nathaniel Hunt, autor principal del estudio y profesor asistente de biomecánica en el Universidad de Nebraska, Omaha. “También estábamos interesados ​​en estudiar la locomoción a través del dosel, que es un entorno extremadamente desafiante y representa un buen sistema para comprender qué estrategias podrían usar los animales para alcanzar el rendimiento asombrosamente alto que exhiben”.

[Related: These flying squirrels fluoresce hot pink, and no one knows exactly why.]

El estudio encontró que las ardillas zorro aprendieron rápidamente de sus errores pasados ​​para volver a optimizar los intentos futuros de salto y aterrizaje. También descubrió que las ardillas eran bastante innovadoras, ya que inesperadamente emplearon habilidades de estilo parkour, como rebotar en las paredes para desacelerar antes de aterrizar.

Entrenando al circo de las ardillas

Para probar la agilidad de las criaturas peludas, el equipo diseñó una pared magnética donde podían unir ramas de diversa flexibilidad y longitud. Cuanto mayor sea el espacio entre dos ramas, o cuanto más flexibles se vuelvan las ramas, más difícil será el salto.

Luego, los investigadores llevaron la pared al medio del bosque y “entrenaron” a algunas ardillas salvajes para que la usaran, dirigiéndolas a una rampa de nivel de entrada con un delicioso maní. Los mamíferos de cola esponjosa luego saltaron de una rama a otra para conseguir con sus patas unos mordiscos de nuez, un manjar absoluto entre las ardillas. Mientras tanto, las cámaras de alta velocidad capturaron todos sus movimientos.

Durante todo esto, un segundo “entrenador de ardillas” distraería a las otras criaturas cercanas que se alimentaban de nueces arrojando cacahuetes lejos del experimento y de regreso al bosque, según Lucia jacobs

, coautor del estudio y profesor de psicología en UC Berkeley.

Antes de dar un salto potencialmente mortal, las ardillas deben tomar decisiones en una fracción de segundo sobre dónde saltar al evaluar la flexibilidad de las ramas y la distancia del espacio. A pesar de lo complicado del campo y algunos aterrizajes imprecisos, ninguna de las ardillas se cayó en los cinco intentos en las paredes de la rama. En cambio, su capacidad para aterrizar con precisión aumentó después de cada intento, destacando la rapidez con la que aprenden.

“Tienen un repertorio de diferentes maniobras de aterrizaje que les permiten compensar estos errores”, dice Hunt. “Por ejemplo, hacer rodar todo el cuerpo hacia adelante alrededor de la rama o columpiarse hacia abajo, y luego hacer una maniobra de balanceo hacia arriba para subir a la rama”.

[Related: These prehistoric rodents were social butterflies.]

A diferencia de la mayoría de los estudios sobre cómo se mueven los animales, este desafió simultáneamente las habilidades cognitivas y físicas de sus sujetos pequeñitos, lo que les permitió rendir al máximo. “Es similar a cómo los atletas olímpicos necesitan estar mentalmente en forma para ejecutar todas sus capacidades físicas”, dice Jacobs, quien ha estado estudiando el poder del cerebro de las ardillas durante más de 40 años.

¿Podrían haber robots ardilla en nuestro futuro?

Tanto Jacobs como Hunt coinciden en que lo más importante del estudio es que, para que los científicos comprendan completamente las habilidades de los animales, deben ser probados en su entorno natural. De esta manera, también están siendo desafiados intelectualmente.

“Si estudias a los humanos que nunca han salido de una habitación, no podrás comprender completamente la complejidad del pensamiento humano”, explica Jacobs.

Sin embargo, los hallazgos del estudio también encierran aplicaciones prometedoras para el futuro, especialmente en el ámbito de la robótica. Hunt espera diseñar algún día un robot parecido a una ardilla que pueda saltar, trepar, correr, saltar y aferrarse. Las máquinas parecidas a criaturas podrían usarse en sitios de desastre para evaluar los escombros o buscar sobrevivientes, dice Jacobs.

Pero queda un largo camino por recorrer antes de que las ardillas robot salven al mundo. Mientras tanto, Hunt y Jacobs están colaborando con neurocientíficos e ingenieros robóticos para aprender más sobre cómo las ardillas usan sus espinas, patas y garras para impulsar sus cuerpos a través de los paisajes.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.