Los niños comienzan a apreciar el humor y a hacer bromas sorprendentemente temprano, según revela una encuesta

Una encuesta para padres rápida y fácil ha permitido a los psicólogos rastrear cómo los niños desarrollan por primera vez su sentido del humor y qué les resulta más divertido.

Hasta la fecha, es una de las mejores líneas de tiempo que tenemos de cuando los niños comienzan a entender ciertos chistes y actos divertidos. Algunas formas de humor incluso parecen ocurrir a los pocos meses de edad.

El cuestionario se llama Early Humor Survey (EHS) e incluye solo 20 consultas. En primer lugar, se preguntó a los padres de niños entre 0 y poco menos de 4 años si su hijo se ríe y si aprecian o producen humor, ya sea verbal o físico.

Luego, las preguntas ahondan en tipos específicos de humor, como por ejemplo “¿Alguna vez ha visto tu hijo a alguien hacer este tipo de bromas?”. Estas amplias categorías de humor incluyen temas como “Burlarse de los demás, por ejemplo, llamar a alguien un imbécil” o “Decir cosas extrañas / mezclar conceptos / tonterías” como decir, “Los gatos tienen cinco patas”.

Cuando se entregó la encuesta a casi 700 padres en los EE. UU., Reino Unido y Australia, los investigadores encontraron un patrón cl aro y consistente relacionado con la edad en la aparición del humor, sin importar la nacionalidad del niño o el nivel de educación de sus padres.

En el primer año de vida, los padres dijeron que observaron múltiples formas en las que sus hijos apreciaban el humor y, a veces, lo producían ellos mismos.

Más del 75 por ciento de los padres, por ejemplo, dijeron que sus hijos se reían cuando tenían solo dos meses. A la edad de un año, prácticamente todos los padres informaron que sus hijos se reían.

En general, los autores encontraron que los niños aprecian el humor antes de empezar a producirlo ellos mismos. A los 8 meses, por ejemplo, el 97,5 por ciento de los padres dijeron que sus hijos se reían de bromas o comportamientos divertidos, como cuando jugaban al escondite, les hacían cosquillas, veían una cara tonta o escuchaban un ruido extraño.

Solo más tarde los niños comienzan a probar estos chistes por sí mismos. Cuando tiene casi un año de edad, la encuesta revela que alrededor del 50 por ciento de los niños actúan de manera divertida o dicen cosas tontas, generalmente mostrando partes ocultas del cuerpo, haciendo mal uso de objetos, persiguiendo, burlándose o inventando palabras extrañas.

En los ‘terribles dos’, casi todos los niños están produciendo estos mismos chistes, incluidas formas de humor más agresivas como escupir agua o empujar a la gente.

A los tres años, los niños incluso comienzan a crear sus propios chistes ‘meta’, como decir que una vaca ‘grazna’ o etiquetar incorrectamente un objeto a propósito.

Los hallazgos respaldan en gran medida investigaciones anteriores, que sugieren que el humor se desarrolla junto con nuestras habilidades motoras, sociales y de lenguaje. Sin embargo, en comparación con otras formas de juego, los estudios sobre el humor infantil son sorprendentemente limitados.

Cuando consideras lo importante que puede ser el humor para interacciones sociales humanas, creatividad, y bienestar, eso es un gran descuido. El EHS, argumentan los investigadores, es actualmente nuestra forma más confiable de medir este sentido crucial en los primeros cuatro años de vida.

Si los mismos patrones relacionados con la edad se pueden replicar entre cohortes aún más grandes en diferentes áreas del mundo, la encuesta podría algún día revelar una línea de tiempo universal para el desarrollo del humor, si es que existe.

Aún así, aunque la encuesta parece confiable en todas las naciones de habla inglesa evaluadas, no incorpora una lista completa de todos los tipos de humor y tiene algunas limitaciones clave.

El cuestionario se basa únicamente en las observaciones de los padres sobre el humor de sus hijos, y aunque esto nos da una mejor idea de cómo los niños usan el humor a diario en el hogar, parece diferir de los resultados de experimentos más formales.

“[W]Si bien el EHS es confiable en términos de interoperabilidad de los padres, los experimentos de laboratorio no capturan necesariamente el humor cotidiano informado por los padres “. los autores escriben.

Cuando los mismos investigadores probaron el nivel de humor en 84 niños con un experimentador oficial, no pudieron replicar la misma línea de tiempo del desarrollo del humor como se ve en el EHS.

En estos ensayos, el experimentador modelaba 21 bromas para niños, intercaladas con 21 “actos de control” que no eran divertidos. Por ejemplo, el experimentador sostendría un caballo de juguete y diría: “¡El caballo relincha! ¡Relincha!”, O diría, “¡El caballo hace cuac! ¡Cuac!”, Lo cual es una broma.

Después de cada acto, ya sea un acto de control o un acto de broma, el experimentador pedía al niño que probara lo mismo.

En última instancia, los niños del estudio se rieron más de los ensayos de bromas que de los ensayos de control. Pero cuando los autores controlaron la edad, los resultados no revelaron una línea de tiempo clara.

La discrepancia podría reducirse al hecho de que el experimentador es un extraño, con quien los niños pueden sentirse tímidos o asustados de reír o bromear, pero se necesitarán más investigaciones para desentrañar estos resultados mixtos.

En el futuro, el equipo espera que su encuesta se utilice a nivel mundial para la investigación del humor, lo que permitirá a los psicólogos enfocarse en ciertos tipos de humor y cómo los niños de diferentes edades les responden.

Los resultados también podrían revelar cómo los padres y educadores pueden incorporar mejor tipos específicos de humor en lecciones, libros, programas de televisión y juegos diarios.

El estudio fue publicado en Métodos de investigación del comportamiento.

.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.