Los recuerdos se reproducen a gran velocidad cuando aprendemos nuevas habilidades

Nuestros increíbles poderes de aprendizaje son una parte tan definitoria del ser humano, sin embargo, todavía no entendemos completamente cómo nuestros cerebros absorben nuevas habilidades.

Las poderosas técnicas modernas de imágenes, que nos permiten observar más de cerca cómo funciona la consolidación de la memoria, acaban de resaltar la importancia del descanso despierto en el proceso de aprendizaje.

Los investigadores han sido conscientes desde 1885 que descansar entre prácticas mejora la memorización al aprender nuevas habilidades. Ahora, los científicos han sido testigos de que nuestros cerebros reproducen rápidamente nuevos recuerdos durante esas pausas relajantes cuando realizamos una nueva actividad, y las repeticiones ocurren hasta 20 veces más rápido que el acto físico de practicar la actividad.

“Esta es la primera demostración de la repetición neuronal despierta de una habilidad recién aprendida obtenida por la práctica en humanos”. dicho neurólogo Leonardo G. Cohen del Instituto Nacional de Trastornos Neurológicos y Accidentes Cerebrovasculares (NINDS).

Sabemos desde hace algún tiempo cómo dormir juega un papel fundamental en la fisiología de la consolidación de la memoria, estabilizando (o posiblemente cambiando entre) una memoria a medida que pasa del almacenamiento a corto plazo al almacenamiento a largo plazo.

En el nuevo estudio, los investigadores observaron cómo el descanso despierto puede hacer esto para la memoria motora, donde la consolidación de la memoria puede ser significativamente más poderosa que el mismo proceso durante el sueño.

El neurocientífico del NINDS Ethan R. Buch, Cohen y sus colegas pusieron a prueba a 30 voluntarios. Los voluntarios escribieron “41324” con su mano no dominante lo más rápido y preciso posible, durante pruebas de 10 segundos.

Cada prueba fue seguida por un período de descanso de 10 segundos y se repitió 36 veces, mientras se registraba a través de magnetoencefalografía (MEG).

Esta técnica de imagen mide los campos magnéticos generados por las corrientes eléctricas de nuestras células cerebrales, proporcionando a los investigadores una visión de muy alta resolución de la actividad cerebral.

La desintegración de los campos magnéticos en nuestros tejidos cerebrales es mucho más pronunciada que la de los campos eléctricos, lo que nos permite distinguir detalles mucho más finos que otras técnicas como la electroencefalografía.

Los investigadores observaron que las repeticiones más frecuentes (tan cortas como 50 ms) durante los períodos de descanso se alineaban con mejores habilidades aprendidas. Esto es demasiado rápido para ser una forma de ensayo mental consciente, explica el equipo.

Las repeticiones ocurrieron con más frecuencia en las primeras 11 pruebas (hasta 30 veces durante 10 segundos de descanso), que fue la parte más empinada de la curva de aprendizaje.

“Nuestros datos indican que la repetición frecuente y rápida al despertar refuerza el hipocampo y las asociaciones neocorticales aprendidas durante la práctica anterior”. explicado Buch, “un proceso relevante para mejorar el desempeño posterior y la consolidación despierta de la habilidad”.

El equipo cree que nuestros cerebros presionando la reproducción de la actividad que acaban de registrar es lo que recluta las redes cerebrales involucradas en procesar y almacenar estas habilidades. Encontraron que esto involucraba a nuestra hipocampo, sensoriomotor, y entorrinal partes del cerebro.

“La fuerte participación de la actividad hipocampal y medio-temporal en la reproducción de una memoria motora de procedimiento fue sorprendente, dado que a menudo se piensa que este tipo de memoria no requiere contribuciones del hipocampo”. dicho Libro.

Buch y su equipo advierten que todavía tienen que establecer que reproducir el recuerdo en sí es lo que hace que se convierta en una habilidad.

Las interpretaciones de las grabaciones de MEG no siempre son precisas, lo que podría afectar el poder de su análisis, por lo que se requieren más investigaciones para confirmar sus hallazgos. Pero también se han obtenido resultados similares. observado en ratones.

Comprender cómo nuestro cerebro toma lo que practicamos y lo convierte en una habilidad podría permitirnos optimizar las estrategias de aprendizaje, incluida la creación de terapias más efectivas para las personas con lesiones cerebrales.

Esta investigación fue publicada en Informes de celda.

.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.