Los últimos alientos antiguos de los dinosaurios finalmente pueden responder a un misterio de larga data

Los científicos han encontrado una nueva forma de saber si los dinosaurios eran de sangre fría o caliente.

Esta pregunta ha eludido durante mucho tiempo a los paleontólogos, lo que lleva a muchos debates acalorados donde incluso se acusaron mutuamente de actuar más como políticos que como científicos.

Los primeros investigadores de dinosaurios asumieron inicialmente que estos animales eran lentos, pesados ​​y de sangre fría como los reptiles modernos a los que parecían parecerse: sus parientes reptiles más cercanos que existen en la actualidad son los cocodrilos.

Más recientemente, sin embargo, ha habido indicios de que este no es el caso.

Desde pistas metabólicas en las cáscaras de huevo hasta el rasgo de sangre caliente de poder soportar las gélidas condiciones polares, hay indicios crecientes de que los dinosaurios pueden haber sido animales de sangre caliente.

Algunos de ellos son, después de todo, ancestros directos de las aves de carrera caliente que tienen el metabolismo más alto conocido en la actualidad.

Otros argumentaron que tal vez los dinosaurios no eran ni ectotermos (de sangre fría) ni endotermos (de sangre caliente) y que podría haber una tercera opción. Los mesotermos, como las tortugas de hoy, queman energía interna para regular su temperatura corporal como los endotermos, pero no al mismo nivel y consistencia que los mamíferos y las aves.

Un nuevo método desarrollado por la paleobióloga molecular de la Universidad de Yale, Jasmina Wiemann, ahora permite a los investigadores calcular las tasas metabólicas de los dinosaurios utilizando sus fósiles.

“El metabolismo es la eficacia con la que convertimos el oxígeno que respiramos en energía química que alimenta nuestro cuerpo”. explica

Wiemann. Ese proceso de conversión produce productos secundarios que interactúan con las proteínas, los azúcares y los lípidos de nuestro cuerpo para formar desechos químicamente estables. Los animales de sangre caliente necesitan un metabolismo más alto para alimentarse.

Es difícil confiar en los intentos anteriores de obtener indicadores metabólicos a partir del conocimiento de las temperaturas a las que se forman los minerales traza en los huesos porque aún no entendemos cómo el proceso de fosilización altera estos minerales. Pero la estabilidad del producto de desecho de la respiración permite que se fosilice de manera confiable.

Usando los fémures de 55 animales diferentes, incluidos dinosaurios, pterosaurios, plesiosaurios, aves modernas, mamíferos y lagartos, los investigadores buscaron signos de este desecho molecular revelador.

Al comparar las cantidades de desechos respiratorios que se encuentran en los huesos de estas diferentes especies aún vivas, Wiemann y sus colegas pudieron calcular una escala de desechos a la tasa metabólica. Luego, usaron esto para calcular el metabolismo de los animales extintos.

“Esto es realmente emocionante para nosotros como paleontólogos: la cuestión de si los dinosaurios eran de sangre caliente o fría es una de las preguntas más antiguas de la paleontología, y ahora creemos que tenemos un consenso de que la mayoría de los dinosaurios eran de sangre caliente”. dice Cómo.

Algunos, como los saurisquios de cadera de lagarto, que incluyen Triceratops y estegosaurio – tenían tasas metabólicas similares a los reptiles de sangre fría que conocemos hoy. Pero muchos de los otros grupos se calentaron.

Incluso los pterosaurios eran de sangre caliente, lo que sugiere que la endotermia estaba presente en sus ancestros ornitodiros antes de que los pterosaurios se separaran de sus parientes dinosaurios. Parece que la alta endotermia de las aves es un rasgo muy antiguo.

Estos resultados descartar la hipótesis que las aves y los mamíferos posiblemente sobrevivieron al evento de extinción masiva del Cretácico tardío debido a su naturaleza de sangre caliente. Muchos de sus dinosaurios contemporáneos que fueron aniquilados también compartían este rasgo.

“En general, se ha sugerido que tener una tasa metabólica alta es una de las ventajas clave cuando se trata de sobrevivir a las extinciones masivas y luego irradiar con éxito”. dice Cómo.

“Vivimos en la sexta extinción masiva, por lo que es importante para nosotros comprender cómo los animales modernos y extintos respondieron fisiológicamente al cambio climático y las perturbaciones ambientales anteriores, para que el pasado pueda informar la conservación de la biodiversidad en el presente e informar nuestras acciones futuras. “

Su investigación fue publicada en Naturaleza.

Leave a Reply

Your email address will not be published.

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.