Dron del ejército termina vuelo épico con ‘terminación inesperada’

A mediados de junio, un dron llamado Zephyr despegó de Arizona El avión de energía solar permaneció en el cielo, volando durante el resto de junio, todo julio y aproximadamente la mitad de agosto. Voló, según el Ejército, más de 34.500 millas. Incluso se aventuró por América del Sur.

Pero una noche la semana pasada, algo salió mal. Mientras estaba sobre el Yuma Proving Ground (YPG), que se encuentra justo cerca de la frontera entre Arizona y California, “enfrentó eventos que llevaron a su finalización inesperada”, según un ejército. liberar. El Ejército dice que está investigando lo sucedido.

En total, la aeronave, que está diseñada para volar a altitudes al norte de los 60.000 pies, permaneció en el aire durante 64 días. Previamente, el dron había realizado otros vuelos de muy larga duración, como uno en 2018 que duró casi 26 días, y dos vuelos el año pasado de unos 18 días. En cuanto al viaje ultralargo que terminó repentinamente, el Ejército dice que es el vuelo más largo en los libros para un avión no tripulado, señalando que “superó todos los récords de resistencia de aviones no tripulados conocidos”. Sin embargo, como señala Simple Flying, un extraño vuelo que involucra a dos pilotos

en un Cessna que tuvo lugar entre 1958 y 1959 duró casi 65 días, por lo que el récord del que se jacta el Ejército es el de aviones no tripulados.

[Related: A solar-powered Army drone has been flying for 40 days straight]

Entonces, ¿qué sucedió para que este vuelo terminara repentinamente? “Nuestro equipo está trabajando arduamente para recopilar y analizar datos importantes luego de la terminación inesperada de este vuelo”, dijo Michael Monteleone, director del equipo multifuncional del Comando de Futuros del Ejército, en un comunicado. declaración. El Ejército también señala que nadie resultó herido en el evento.

Mientras tanto, Simple Flying usó los datos de vuelo que pudo recopilar y señala que sus últimos momentos lo tuvieron a una altura de unos 45.000 o 50.000 pies, y que experimentó “un ritmo de descenso vertical que aumentó rápidamente, alcanzando una velocidad máxima de 4.544 pies por minuto”. Como tanto esa salida como Tarea y propósito especular

el impacto no planificado resultante con el suelo probablemente no fue suave.

El Zephyr obtiene su energía del sol, a través de paneles solares a bordo, y puede almacenar esa energía en un sistema de batería para que tenga el jugo que necesita para seguir volando cuando el sol no brilla. Fabricado por Airbus, la versión más reciente tiene una envergadura de 82 pies.

Un avión como el Zephyr se conoce como HAPS, que significa estación de plataforma de gran altitud (o pseudosatélite). Además de Airbus, otra empresa que trabaja en el espacio es AeroVironment. Con el Zephyr, Airbus mercados la nave como una especie de torre de vigilancia conectada en lo alto del cielo, como un satélite en la estratosfera, lo que le permite realizar misiones de inteligencia, vigilancia o reconocimiento para un ejército o llevar a cabo otras tareas.

“Cuando tienes una plataforma que puede permanecer en el aire a altitudes muy altas tanto tiempo, en realidad hay dos misiones principales para las que es muy adecuada”, dice JJ Gertler, asociado sénior en el programa de seguridad aeroespacial del Centro de Estudios Estratégicos e Internacionales. “Uno es el reconocimiento, ya sea mirando hacia abajo o posiblemente mirando hacia arriba, la capacidad de permanecer en la estación durante mucho tiempo y mirar fijamente a un objetivo en particular o a un área en particular es muy útil”.

“La otra misión principal sería [as a] relé de comunicaciones: ser una especie de torre celular en el cielo, conectando todo tipo de unidades diferentes”, agrega. “Mientras más altitud puedas obtener, más área podrás cubrir para esa misión”.

Gertler señala que la permanencia del Zephyr en el cielo durante 64 días “es algo que fue posible gracias a una serie de avances técnicos, sobre todo, la energía fotovoltaica liviana”.

Pero con un vuelo muy largo también surgen nuevos problemas potenciales. “No estamos acostumbrados a volar aeroestructuras durante meses seguidos”, añade. “No sabemos qué tipo de problema de fatiga puede haber cuando lo haces durante tanto tiempo, sin aterrizar o sin mantenimiento. Así es la vida al borde de la tecnología”.

Leave a Reply

Your email address will not be published.