Este Estudio Podría Hacerlo Más Consciente Cuando Habla con Sus Mascotas

Los perros no son los únicos animales que pueden escuchar la emoción en nuestras voces. Según una nueva investigación, los cerdos y los caballos también pueden distinguir entre expresiones positivas y negativas en el habla humana, y podría cambiar la forma en que nos responden.

Estudios anteriores han demostrado que los caballos domesticados pueden leer emociones en rostros humanos y escuchar emociones en sonidos humanos, como gruñidos o risas.

Pero este es el primer estudio que compara cómo los animales domésticos discriminan entre los sonidos humanos no verbales y los sonidos de su propia especie.

La investigación se centró en cerdos domesticados y jabalíes cautivos, así como caballos domesticados y caballos salvajes cautivos de Asia.

A todos los animales se les reprodujo una serie de sonidos, algunos de los cuales eran de su propia especie, algunos de los cuales eran de una especie estrechamente relacionada y otros de los cuales fueron hechos por humanos.

Cada grabación de sonido duró unos segundos y expresó algún tipo de señal emocional, ya sea positiva o negativa.

Al final, los autores encontraron que todos los caballos y los cerdos domésticos reaccionaron con más fuerza a los sonidos negativos, independientemente del animal que los hiciera.

Después de escuchar un sonido negativo de cualquier animal, los caballos pasaban más tiempo caminando y menos moviendo la cola, lo que sugiere que estaban más atentos. Los cerdos, mientras tanto, se paraban más y comían menos.

Los jabalíes eran la excepción. Este grupo de animales no reaccionó de manera diferente a las vocalizaciones positivas o negativas de su propia especie o de los humanos.

Los hallazgos sugieren un concepto conocido como ‘contagio emocional’, un forma primitiva de empatía eso es probablemente bastante común en todo el reino animal, permitiendo que las personas y los animales sientan las emociones de los demás y posiblemente las reflejen.

Dentro de una especie orientada al grupo, este tipo de comportamiento sería útil. Pero los investigadores creen que podría ocurrir Entre especie, también. Después de todo, si otro animal es crucial para la supervivencia, vale la pena tener en cuenta sus emociones, independientemente de si están relacionados contigo o no.

Los animales domesticados entran perfectamente en esta categoría. Dado lo mucho que dependen de nosotros para la comida y el refugio, tiene sentido que nuestras mascotas y el ganado estén en sintonía con nuestras emociones.

Los roedores, las ovejas, las cabras, los perros, los caballos y los animales salvajes cautivos, como los pandas gigantes y los chimpancés, han demostrado la capacidad de leer la expresión de las emociones en los rostros humanos.

Los escáneres cerebrales también han demostrado que los caballos pueden discriminar entre vocalizaciones humanas positivas y negativas.

“Nuestros resultados muestran que estos animales se ven afectados por las emociones con las que cargamos nuestras voces cuando les hablamos o estamos cerca de ellos”. dice bióloga Elodie Briefer de la Universidad de Copenhague.

“Reaccionan con más fuerza, generalmente más rápido, cuando se encuentran con una voz cargada negativamente, en comparación con una voz cargada positivamente. En ciertas situaciones, incluso parecen reflejar la emoción a la que están expuestos”.

Curiosamente, los autores descubrieron que cuando se reproducía primero un sonido con carga negativa, los cerdos domesticados y todos los caballos se ponían inmediatamente en guardia.

Sin embargo, cuando se reprodujo un sonido con carga positiva, los animales se tranquilizaron.

Los hallazgos sugieren que la forma en que hablamos con nuestras mascotas y nuestro ganado podría tener un mayor impacto en la forma en que actúan los animales y lo que sienten de lo que pensamos, y vale la pena tener eso en cuenta en todo momento.

“[I[f animals are initially spoken to in a more positive, friendly voice, when met by people, they should react less,” explains Briefer.

“They may become calmer and more relaxed.”

The study was published in BMC Biology

 

Leave a Reply

Your email address will not be published.