Alegrías planetarias – luna en la tercera casa

La luna – planeta de emociones, intuición y conexión. En la astrología moderna, Luna está asociada con Cáncer y la cuarta casa. Esto tiene sentido cuando miramos la conexión entre la cuarta casa y la familia, la comodidad y las raíces. Todo esto ciertamente encaja con la luna. Pero en la astrología tradicional, la luna está feliz en la tercera casa. Puede parecer una combinación extraña, pero comprender esta conexión puede ayudarlo a aprender más sobre la luna, la tercera casa e incluso un poco sobre nuestra humanidad común.

La casa

La tercera casa puede parecer una extraña colección de interpretaciones. Es comunicación, viajes cortos y hermanos. En la astrología tradicional se la conoce como la casa de la diosa y se ocupa de los pequeños ciclos y rituales que componen la vida cotidiana en una comunidad. Así es como nos relacionamos con nuestros semejantes. es cómo nosotros, como seres humanos, nos movemos por el mundo, entre otros.

Entonces, ¿por qué la luna está feliz aquí?

La conexión

Durante la mayor parte de la historia de la humanidad, la gente vivió en pequeñas tribus y comunidades. Para mantener a estos grupos juntos, cada comunidad desarrolló rituales grandes y pequeños. Ya fueran tan pequeñas como devociones diarias o tan grandes como celebraciones mensuales o anuales, estas rutinas unieron a las personas. De hecho, ¡muchos se basaron directamente en el calendario lunar! Reunirse alrededor de la fogata, contar historias, bailar y cantar: todos estos son los cimientos de la vida comunitaria. De esta manera, vemos que el papel de la luna en unir a las personas encaja perfectamente en la tercera casa.

Tan pronto como entramos en el mundo, formamos parte de una comunidad. Cada grupo, ya sea una tribu, un pueblo, una comunidad o cualquier otra cosa, tiene reglas, valores y otra información importante para comunicar que nos ayudará a pertenecer. La luna, el planeta más rápido, recopila esta información y la transmite rápidamente directamente a nuestro mundo más interno para que estos valores se conviertan en parte de nuestro ser. De esta manera, la luna es el puente entre nuestra comunidad y nuestro mundo emocional.

Cuando pensamos en recopilar y transmitir información, Mercurio puede ser el primer planeta que se nos viene a la mente. Como mencioné en el artículo sobre Mercurio en la primera casa, Mercurio nos ayuda a categorizar la información de manera racional para poder entender el mundo, preferiblemente a través de información directa de los sentidos. Pero, ¿qué sucede si no hay una categoría clara o no hay un estímulo externo directo? Entonces confiamos en un tipo de conocimiento aún más profundo y poderoso: la intuición.

Cuando nos conectamos con nuestra intuición, nos conectamos con la verdad más profunda que tenemos. También podemos tomar decisiones muy rápidamente. Esto se refleja en cuánto más rápido se mueve la luna que Mercurio. Cuando estamos atrapados en el bosque y vemos dos ojos brillantes mirándonos en la oscuridad, su intuición gana el día. La intuición nos dice que corramos. La luna y su intuición ya reunieron la información y tomaron la decisión, mientras que Mercurio todavía está tratando de identificar exactamente a qué depredador pertenecían esos ojos. La luna es conocimiento sin análisis. Es solo blanco.

La carta natal

En la carta natal, la luna funciona maravillosamente en la tercera casa, sin importar en qué signo esté. Una luna digna en Cáncer será increíble para unir a las personas, inculcar un sentido real de parentesco y conexión, y darse cuenta de las necesidades de otras personas. Pero incluso una luna caída en Escorpio será una potencia que creará una comunidad basada en recursos compartidos y motivos intuitivos de expertos, protegiéndose a usted mismo y a los demás de cualquier daño. Independientemente de cómo se exprese la luna en su signo, le irá muy bien.

Reunir a

La tercera casa se trata de información y comunicación. La luna recopila y transmite información a la velocidad del rayo. La tercera casa trata sobre la vida cotidiana, y la luna nos da los ritmos que la han determinado durante generaciones. La tercera casa tiene que ver con la comunidad y la luna conecta todas las cosas. Cuando se juntan en la carta natal, sabes que tienes un constructor de comunidades poderoso e intuitivo que puede ver a través de una pared de ladrillos sin importar en qué señal esté la luna. Y al comprender la conexión entre la tercera casa y la luna, entendemos que sus funciones más profundas son esencialmente las mismas: ayudarnos a pertenecer.

¿Tienes la luna en la tercera casa? ¿Cómo es?

Póngase en contacto con Midara.

Relacionada

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.