5 maneras en que los ejecutivos pueden facilitar las conversaciones difíciles

La gente se equivoca en el trabajo. Somos humanos, después de todo. Pero los líderes solo agravan el problema cuando no responden. Fingir que no hay ningún comportamiento inapropiado, o esperar que el mal actor vea la luz, se corrija a sí mismo y cambie a un camino mejor, no es solo una mala gestión. Es estúpido.

Los buenos líderes hacen las cosas difíciles. Entienden que los problemas no se resuelven por sí mismos y que las preguntas sobre el carácter, la ética, la competencia y las relaciones no desaparecen. Nievan y empeoran. Destruyes la moral. Sacuden la credibilidad. Y destruyen la confianza en el jefe.

Bienvenidos al liderazgo. A veces simplemente no es divertido. Pero hacer bien las cosas difíciles es parte del trato.

Aquí hay cinco cosas que los líderes deben considerar antes de entablar conversaciones audaces sobre temas delicados en el lugar de trabajo:

  • Sea claro y transparente. Adelante y vaya al grano. Puede decir: “Te llamé hoy porque necesito tener una conversación valiente contigo. No es mi intención avergonzarlos, humillarlos o humillarlos. Más bien, mi intención es comprender los hechos y motivarlos a que expliquen exactamente lo que sucedió. Te recordaré lo importante que es para ti ser muy claro y asegurarte de que todo lo que dices sea correcto “.
  • Las apariencias importan. Si se trata de una situación grave, la conversación debe tener lugar en un lugar serio, no al final de una reunión o en el estacionamiento al final de la jornada laboral. La situación vuelve a casa y agrava la gravedad de la situación. No en vano, los presidentes estado unidenses discuten algunos temas en la pista de un aeropuerto, otros en la Oficina Oval o en el Rose Garden. Los gerentes tienen el poder de marcar la pauta. Obtenga una ventaja.
  • Separe los hechos de las emociones. Tus relaciones pueden nublar tu capacidad para ver la situación de manera objetiva. Empieza a pensar en la familia de la persona, si su cónyuge está siendo humillado o cómo su decisión afectará la capacidad del empleado para pagar las facturas. A continuación, simplifica todas las cosas que no desea. Recuerde, las acciones del empleado llevaron a esta conversación. Está bien tener en cuenta las circunstancias personales, pero tenga en cuenta que se trata de una situación profesional. Debe separar la dificultad de la decisión de la decisión correcta.
  • Practica con un asesor de confianza. Para ganar confianza y mejorar el desempeño, puede representar la conversación difícil con alguien en quien confíe. Este podría ser su director financiero, un miembro de la junta, un inversor o tal vez su cónyuge. Pero las conversaciones sensibles mejoran con la repetición. Incluso los líderes más experimentados necesitan trabajar en su tono de voz, tono de voz y elección de palabras.
  • Impresión. Una vez que se hayan recopilado los hechos, tome una decisión. Demasiados líderes retrasan lo inevitable. El resto de la compañía está mirando. ¿Qué mensaje está enviando con su retraso? Es raro que el gerente crea que ha despedido a alguien demasiado pronto. En retrospectiva, casi todo el mundo lamenta que haya tardado demasiado.

Una organización siempre tendrá problemas culturales y de desempeño. La forma en que el liderazgo aborde estos temas marcará una gran diferencia en la cultura y en su reputación como jefe.

Las opiniones expresadas aquí por los columnistas de Heaven32 son propias, no de Heaven32.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.