50 años de búsqueda de la estabilidad monetaria

Actualizaciones de la economía mundial

Esta semana marca el 50 aniversario del presidente Richard Nixon anunciando al mundo que Washington ya no cambiaría dólares estadounidenses por oro. La paridad del oro, que se fijó en 35 dólares la onza, fue fundamental para dar forma al sistema de tipos de cambio fijos de Bretton Woods en la era de la posguerra. El “choque de Nixon” eliminó este pilar y el sistema pronto se vino abajo por completo, marcando el comienzo de un período caótico de tipos de cambio inestables y alta inflación.

Nadie debería llorar por el patrón oro. La “reliquia bárbara”, como la llamó Keynes, debía retirarse. El compromiso colectivo con la estabilidad, no un precio arbitrario por un metal, hizo que Bretton Woods funcionara durante tanto tiempo. El impacto de Nixon tampoco fue sin precedentes; Franklin Roosevelt estableció la paridad de $ 35 en sí misma después de devaluar el dólar al romper una paridad del oro anterior. La nostalgia por el oro está mal encaminada y fuera de lugar.

Sin embargo, esto no se aplica a los esfuerzos más amplios de la construcción de Bretton Woods. La política monetaria y financiera mundial después de 1971 fue un esfuerzo por restaurar la estabilidad perdida que había proporcionado el sistema. Los bancos centrales tardaron un cuarto de siglo en adoptar y dominar una meta de inflación como estrategia de política monetaria para garantizar precios internos estables. Incluso este éxito eventual no garantizó una estabilidad financiera más amplia, como lo han demostrado las burbujas de activos y las crisis financieras desde la década de 1980, y podría deshacerse con las tasas de interés bajas récord y el alto nivel de deuda de la actualidad.

La estabilidad internacional fue difícil de precisar. Si bien los economistas y los formuladores de políticas mejoraron su comprensión de los tipos de cambio flotantes en el curso del “no sistema” después de 1971, pocos se sintieron completamente cómodos con él. No cumplen con la independencia monetaria que una vez parecieron prometer, ni aíslan la economía real de los shocks financieros; a veces lo refuerzan. Los flujos de capital transfronterizos mucho mayores en la actualidad solo han hecho que esto sea más cierto.

Los gobiernos han seguido varias estrategias para contener las fluctuaciones del tipo de cambio. El mayor salto se dio en el área de la moneda única de la UE. La unificación monetaria es poco realista para otras economías, y los sistemas formales de vinculación de monedas separadas han demostrado repetidamente que no son prácticos.

Pero incluso las economías más grandes sintieron que era necesario contener la volatilidad de la moneda, desde los Acuerdos Plaza de 1985 para frenar el aumento del dólar hasta las preocupaciones constantes de Washington sobre la manipulación de la moneda por parte de otros o la gestión del renminbi por parte de Pekín.

Podríamos estar condenados a vivir con menos estabilidad de la que nos gustaría. Bretton Woods se basó en controles estrictos sobre los flujos de capital transfronterizos, que no pueden ni deben regresar: la economía mundial globalmente integrada depende de la facilidad de los flujos financieros fluidos y, en general, se adapta mejor a ella. Pero la búsqueda de medio siglo de un sustituto de Bretton Woods que se adapte a nuestro tiempo puede llegar más lejos.

Una coordinación más estrecha de las políticas macroeconómicas ayudaría a reducir la inestabilidad causada por los mercados de divisas que anticipan una dinámica desalineada de precios y déficit en los países individuales. Y la característica más relevante de Bretton Woods hoy es la menos recordada. Regulación crediticia nacional ayudó a aislar el crecimiento económico local de las cargas financieras transfronterizas. Los políticos están redescubriendo esto en forma de “regulación macroprudencial”.

Cincuenta años después, el atractivo del oro continúa, ahora bajo la falsa promesa de que los activos criptográficos pueden lograr más estabilidad que el dinero del banco central. La verdadera lección de la caída de Bretton Woods es lo contrario: el oro y sus equivalentes digitales no son rival para la regulación inteligente y la confianza entre países.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.