Antes del coronavirus, Europa carecía de empatía por los migrantes. La pandemia puede enseñarnos compasión ǀ Ver

[ad_1]

A las 11 en punto del 28 de abril, los residentes y cuidadores en el hogar de ancianos de Surrey Hills en el Reino Unido permanecieron en silencio en homenaje a Larni Zuniga, una víctima de COVID-19 que había muerto cuatro días antes.

Descrito por sus colegas como "una enfermera atesorada" cuya dedicación y compasión eran "insuperables", Zuniga, de 54 años, acababa de convertirse en ciudadano británico, 12 años después de mudarse de Filipinas. Después de años de espera, su esposa finalmente estaba recibiendo los documentos para reunirse con él. Ella habría llegado en junio, si COVID-19 no hubiera llegado primero.

Esta tragedia, y muchas otras, están exponiendo no solo el enorme sufrimiento que COVID-19 puede generar, sino también cuán sesgados son los componentes básicos de nuestra sociedad. Donde las personas que realizan trabajos esenciales [cuidar a los ancianos o niños, construir carreteras, entregar alimentos, recoger frutas y apilar estantes] se encuentran invariablemente entre los peor pagados, y muy a menudo tienen antecedentes migratorios. Estas personas no tienen el lujo de trabajar desde casa y, como resultado, se exponen más fácilmente al virus.

Debemos tener esto en cuenta cuando nos comprometemos a no dejar a nadie atrás. Los migrantes, como las personas sin hogar, las mujeres y los niños en hogares abusivos, las personas detenidas y otros, enfrentan mayores riesgos durante esta crisis. Al mostrar cuánto confían nuestras sociedades en lo que se considera trabajo "poco calificado", del cual los migrantes llevan a cabo un buen acuerdo, esta crisis debería llevarnos a reevaluar cómo queremos gobernar la movilidad en el futuro, una vez que se alivien las restricciones.

COVID-19 ha paralizado nuestros movimientos durante algunas semanas, pero solo el tiempo dirá si afectará los patrones migratorios hacia y dentro de Europa a largo plazo. Si las restricciones permanecen vigentes por mucho tiempo, y las tasas de desempleo aumentan dramáticamente, podemos esperar un movimiento reducido. Sin embargo, los principales impulsores de la migración, la desigualdad total y la aspiración humana de mejorar las condiciones, no desaparecerán pronto. Y la segmentación del mercado laboral significa que incluso una Europa menos próspera seguirá teniendo escasez de mano de obra.

Mire, por ejemplo, cómo comenzó la temporada de cosecha con la escasez de recolectores en los campos debido a que los trabajadores temporeros de Europa del Este no pueden viajar. Esto los deja varados sin ingresos en países con redes de seguridad social más débiles. Pero también deja a las empresas agrícolas rogando a los gobiernos que regu laricen a los inmigrantes indocumentados presentes en sus territorios. Las regularizaciones pueden proporcionar un respiro temporal, pero se necesitarán soluciones sistémicas a largo plazo. Si queremos que las personas se muevan a través de caminos seguros y regulares, en lugar de hacerlo de manera irregular, debemos asegurarnos de que esos caminos existan.

En términos más generales, el hecho de que los gobiernos solo recuerden a los migrantes cuando los necesitan revela una vergonzosa falta de empatía hacia las personas particularmente en riesgo durante la pandemia. Si, como mínimo, se necesitan regularizaciones temporales, es principalmente para garantizar que las personas puedan acceder a la asistencia básica sin temor.

La misma falta de empatía se exhibe en las fronteras de Europa, donde miles de personas están atrapadas en condiciones implacablemente duras, cortesía de las políticas de contención de Europa.

Imagínese estar entre 34,000 solicitantes de asilo, incluidas personas mayores, mujeres embarazadas y niños, confinados en campamentos en islas griegas que tienen capacidad para 6,000. Evidentemente, las autoridades griegas deberían transferir a los solicitantes de asilo al continente, y otros países de la UE deberían ofrecer lugares para la reubicación. Es bueno que algunos niños no acompañados sean transferidos a otros estados de la UE, pero eso solo rasca la superficie.

O imagine estar entre las personas que la Guardia Costera de Libia, apoyada por la UE, regresó a Libia en conflicto. Incluso si tuviera la suerte de no ser llevado a un centro de detención, donde la detención arbitraria es la regla y la tortura es una posibilidad probable, aún estaría expuesto al COVID-19 en un país donde los hospitales mal equipados a menudo son el blanco.

En verdad, COVID-19 no solo está agravando situaciones ya dramáticas para refugiados y migrantes, sino que también brinda a los gobiernos sin escrúpulos la oportunidad de construir la Fortaleza Europa aún más. Italia y Malta han restablecido las políticas de "puerto cerrado", abandonando efectivamente a las personas en el mar, y este último acusado de haber establecido una flota clandestina de buques pesqueros para realizar retrocesos hacia Libia. Austria, Chipre y Hungría tienen acceso restringido al asilo. Bosnia ha confinado a miles en un campo en condiciones terribles. Y la lista continúa.

En este momento, la UE debería proporcionar asistencia humanitaria a las personas varadas en países menos capaces de enfrentar la crisis, no más lanchas rápidas para contenerlas. Debería crear las condiciones para que los refugiados sean reasentados en Europa y reubicados dentro de Europa, en lugar de mantenerlos alejados a toda costa. Y debería comenzar a reconstruir los sistemas para gobernar la migración y el asilo de manera efectiva y humana. Sistemas capaces de responder a las obligaciones internacionales, a las necesidades del mercado laboral, pero también a nuestra responsabilidad compartida de utilizar todas las herramientas disponibles, incluida la movilidad, para abordar la pobreza y la desigualdad.

En medio de las dificultades residen las oportunidades, para todos nosotros, de aprender de la dedicación y la compasión que hizo a Larni Zuniga, un hombre que vino de lejos para cuidarnos, tan apreciado entre sus amigos.

____________

¿Eres un experto reconocido en tu campo? En Euronews, creemos que todas las opiniones son importantes. Contáctenos en view@euronews.com para enviar lanzamientos o presentaciones y ser parte de la conversación.

[ad_2]

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.