Jueces alemanes llevan la lucha del BCE a los tribunales de opinión pública – POLITICO


En un bombardeo extraordinario de los medios, los dos principales jueces del Tribunal Constitucional de Alemania defendieron su decisión de anular efectivamente el TJUE | Sebastian Gollnow / AFP a través de Getty Images

La decisión judicial pone a la UE en una situación difícil, lo último que el bloque puede permitirse en este momento.

Por

Actualizado

BERLÍN – Los principales jueces de Alemania lamentan que Europa no parezca obtener eso.

En un extraordinario bombardeo mediático, los dos principales jueces del Tribunal Constitucional de Alemania (conocido por su abreviatura alemana, BVerfG) defendieron su controvertida decisión la semana pasada de anular efectivamente el Tribunal de Justicia de la Unión Europea (TJUE) sobre la cuestión de la Central Europea Programa de compra de bonos del banco. Un fallo de 2018 por el tribunal europeo que permitía la práctica fue tan obvio que la intervención alemana fue "obligatoria", el juez Peter M. Huber, el autor principal del fallo, dicho Un periódico alemán.

"Mientras no vivamos en un estado europeo, la membresía de un país se regirá de acuerdo con su propia ley constitucional", dijo Huber al diario alemán Frankfurter Allgemeine Zeitung el miércoles, rechazando las afirmaciones de que el TJUE, el tribunal más alto de la UE, tenía precedencia sobre los tribunales nacionales.

Huber dijo que, si bien el tribunal sabía que el fallo haría olas, estaba sorprendido por la "unilateralidad" y el "tono celoso" de la respuesta. Expertos en derecho constitucional de toda Europa, incluida Alemania, cuestionaron la opinión. El hecho de que tanto Huber como Andreas Voßkuhle, el ex presidente de la corte que también formó la opinión, dieron el raro paso de conceder una serie de entrevistas con los medios alemanes para explicar su razonamiento, sugiere que el BVerfG estaba inquieto por la reacción europea.

Los partidarios de la UE en todo el continente han estado alborotados desde el fallo, lo que obligaría al Bundesbank (banco central de Alemania) a detener su participación en el programa de compras si el BCE no proporciona una justificación detallada de las compras de bonos dentro de los tres meses. Una retirada del Bundesbank probablemente obligaría al BCE a detener el programa por completo, con consecuencias incalculables para el euro.

"Estamos convencidos de que esta decisión es buena para Europa porque refuerza la conexión con la ley y lo verá a medio y largo plazo". Andreas Voßkuhle

Los críticos acusaron a los jueces alemanes de poner en peligro el euro y socavar la solidaridad europea al tratar de reemplazar al TJUE. Dicen que la medida da municiones a países, como Polonia y Hungría, que actualmente están bajo escrutinio por reducir las libertades democráticas, para cuestionar la legitimidad del tribunal europeo. En otras palabras, si Alemania no tiene que escuchar al TJUE, ¿por qué debería alguien más?

Hablando en el parlamento de Alemania el miércoles, la canciller Angela Merkel dijo que "respetaba" la decisión de BVerfG y que haría lo necesario para resolver el estancamiento, aunque no ofreció detalles.

"El objetivo ahora es actuar de manera responsable e inteligente para garantizar que el euro pueda seguir existiendo, lo que debería y lo hará", dijo Merkel.

Pero Voßkuhle, el ex presidente del tribunal que se retiró después de presentar la decisión al público la semana pasada, insistió en que la intención de BVerfG no era debilitar a Europa, sino fortalecerla. Los jueces alemanes no cuestionan el papel o la importancia del TJUE, solo quieren que consulte más con los tribunales constitucionales nacionales.

"Estamos convencidos de que esta decisión es buena para Europa porque refuerza la conexión con la ley y lo verán a medio y largo plazo", dijo Voßkuhle en un comunicado. entrevista con el semanario Die Zeit.

Hasta ahora, ese razonamiento ha caído en oídos sordos.

"Para garantizar que la ley de la UE se aplique de manera uniforme, solo el Tribunal de Justicia, creado a tal efecto por los Estados miembros, tiene jurisdicción para decidir que un acto de una institución de la UE es contrario a la ley de la UE", dijo el TJUE en un declaración la semana pasada. "Las divergencias entre los tribunales de los Estados miembros en cuanto a la validez de tales actos podrían poner en peligro la unidad del orden jurídico de la UE y restar valor a la seguridad jurídica".

Sin embargo, el tribunal alemán advirtió que minimizar la autoridad de los tribunales constitucionales nacionales como el BVerfG también pondría en peligro el orden legal de la UE. La constitución de Alemania incluye una "cláusula de eternidad" diseñada para hacer imposible que un gobierno despoje a la corte, un pilar independiente del sistema democrático de Alemania, de su autoridad.

"La sugerencia de que la ley europea tiene precedencia absoluta no es compatible con la constitución alemana", dijo Huber, quien después del retiro de Voßkuhle es ahora la voz más influyente de la corte. dicho Süddeutsche Zeitung.

los Reclamación por el presidente de la Comisión, Ursula von der Leyen, en sentido contrario ("La última palabra sobre el derecho de la UE siempre se habla en Luxemburgo. En ningún otro lugar") fue simplemente "falsa", dijo Huber. También advirtió a la Comisión que no inicie un procedimiento de infracción contra Alemania, un paso que von der Leyen dijo que estaba considerando.

"Un procedimiento de infracción desencadenaría una escalada considerable que empujaría a Alemania y otros estados miembros en un conflicto constitucional que sería difícil de resolver", dijo Huber en la entrevista de Frankfurter Allgemeine Zeitung. "A largo plazo, eso debilitaría o pondría en peligro a la UE".

¿Qué sigue?

El enfrentamiento plantea la difícil cuestión de cómo Europa puede salir de la situación sin infligir aún más daños a sus instituciones centrales.

En Bruselas, a muchos les preocupa que actuar según el fallo del BVerfG socavaría la autoridad del TJUE e invitaría a otros tribunales nacionales a hacer demandas similares.

Pero dejar de lado el fallo no es una opción atractiva tampoco. Además de arriesgar un retiro del Bundesbank de la compra de bonos, también dañaría la confianza en la UE en Alemania.

Esto se debe a que BVerfG ha contado como la institución más confiable de Alemania durante décadas. Cualquier movimiento de Bruselas para desafiar su autoridad podría desencadenar una reacción alemana contra la UE, lo último que el bloque puede permitirse en este momento.

El canciller alemán Angel Merkel dijo que "respetó" la decisión | Sean Gallup / Getty Images

Algunos comparan el tribunal con sede en Karlsruhe, que regularmente dictamina sobre la validez de la legislación pero se mantiene alejado de la política, a una especie de ersatz-Kaiser para los alemanes.

"Es un fenómeno sociológico bastante complejo, en el que uno anhela la autoridad de un poder superior", dijo Franz C. Mayer, profesor de derecho constitucional de la Universidad de Bielefeld y crítico del fallo del BCE del tribunal.

Mayer dijo que con su gran cantidad de entrevistas, el tribunal parecía estar tratando de expresar su apoyo a la UE y su esperanza de una "reducción progresiva" rápida.

"El objetivo tiene que ser una resolución pragmática que permita a todos los actores salvar la cara", dijo.

Eso podría ser más fácil decirlo que hacerlo. El BVerfG no tiene jurisdicción sobre el TJUE o el BCE. El BCE dijo que ha "tomado nota" de la decisión del tribunal alemán. Los funcionarios del banco ven el fallo como un asalto a su independencia.

"El riesgo de que Europa sufra daños importantes es alto". – Guntram Wolff, director de Bruegel

Si el BCE siguiera la demanda del BVerfG de un análisis detallado que describiera la necesidad de comprar bonos, abriría la puerta a futuras intervenciones, y no solo por parte de Alemania.

Algunos observadores creen que la única forma de resolver el conflicto en silencio es que el Bundesbank intervenga en la violación y presente un análisis para el BCE.

Eso también está cargado. Para empezar, el Bundesbank se opuso al programa de compra de bonos cuando fue aprobado por el consejo de gobierno del BCE en 2015. Argumentar ahora a su favor podría dañar su propia credibilidad.

Después del BVerfG, el Bundesbank es la institución alemana más confiable para el público. Poner su peso detrás de un programa al que se opuso podría poner en peligro esa credibilidad.

Sin embargo, dadas las alternativas, puede que no tenga otra opción.

"El riesgo de que Europa sufra daños importantes es alto", dijo Guntram Wolff, director de Bruegel, un grupo de expertos con sede en Bruselas. "Si es posible resolver las cosas dentro de Alemania, sería un buen resultado, pero no estoy seguro de que sea una estrategia hermética".

Este artículo es parte de HEAVEN32Servicio de política premium: Pro Financial Services. Desde la eurozona, la unión bancaria, la CMU y más, nuestros periodistas especializados lo mantienen al tanto de los temas que impulsan la agenda política de los Servicios Financieros. Correo electrónico pro@politico.eu para una prueba gratuita.



LO MÁS LEÍDO

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.