Los bancos centrales deben ser lentos cuando se trata de monedas digitales

Actualizaciones de criptomonedas

El autor es miembro principal de la Harvard Kennedy School

La llegada de las monedas digitales de los bancos centrales es inevitable. La investigación sobre el diseño y la implementación de CBDC está en curso en todo el mundo. China ha estado en proceso durante siete años y tiene programas piloto para el e-CNY o yuan digital. El Banco Central Europeo quiere introducir uno para 2025. Sin embargo, el Banco de Inglaterra y la Reserva Federal se están moviendo más lentamente. Y creo que tienes razón. Lo inevitable no es necesariamente lo óptimo.

El ecosistema financiero mundial ha cambiado en los últimos 15 años. Las criptomonedas y las empresas de tecnología financiera se ven amenazadas con el traslado de pagos, depósitos y préstamos del sector bancario a redes desatendidas. Esto podría crear un salvaje oeste para las finanzas internacionales, amenazar la estabilidad del sector y socavar la capacidad de los bancos centrales para cumplir con sus mandatos. La única defensa, dicen los defensores de la CBDC, es que los legisladores conservan el control final sobre las transacciones financieras.

Con las CBDC, las empresas y los particulares podrían tener cuentas directas con el banco central. Si bien esto podría proporcionar eficiencia, terminaría con el papel de los bancos en la intermediación financiera. El núcleo de los modelos comerciales de los bancos es el uso de depósitos para otorgar préstamos y cobrar comisiones. Si la base de depósitos es inestable, esta práctica y las ganancias de los bancos disminuirán. Se otorgaría menos crédito, lo que frenaría el crecimiento general. Para compensar las tarifas perdidas, los bancos pueden cobrar más por los servicios de pago y las cuentas. Hasta aquí para un sistema financiero más barato e inclusivo.

Políticamente, sería muy difícil para un banco central cubrir una brecha crediticia actuando como administrador de préstamos. También requeriría que un banco central asuma nuevas responsabilidades operativas como el riesgo crediticio y conozca los análisis de sus clientes (KYC). Lo más probable es que se deba diseñar un sistema para que los clientes tengan cuentas CBDC con un banco u otro intermediario que brinde los servicios.

Esto presenta sus propios desafíos. Debido a que las CBDC están respaldadas por el banco central, son más seguras. En una crisis, esto podría provocar una corrida bancaria a medida que los clientes retiran su efectivo. Incluso si los bancos comerciales ofrecen a los ahorradores una tasa más alta que las CBDC, es poco probable que sea eficaz para escapar a un lugar seguro. Las restricciones sobre las acciones de CBDC dejarían espacio para las criptomonedas no reguladas y podrían socavar la competitividad con otras CBDC.

Los fanáticos de CBDC argumentan que promoverían la inclusión dándoles a todos una cuenta bancaria. Esto ignora el problema de las personas que no están conectadas a Internet. La protección de datos también es motivo de preocupación. ¿Quieren los clientes que incluso una agencia cuasi gubernamental conozca los detalles de sus gastos? Un sistema basado en fichas más similar a la autenticación del efectivo que el propietario permitiría el uso anónimo de CBDC. Que podría atraerlos 23 por ciento de la población de EE. UU. Sin cuenta bancaria que informa que no confía en los bancos y quiere privacidad. Pero no volaría con las agencias de lavado de dinero o sanciones.

Mientras tanto, los bancos centrales están abordando los problemas de velocidad mediante el desarrollo de sistemas de pago instantáneo. Si las CBDC fueran interoperables, podrían hacer que los pagos transfronterizos fueran más rápidos y económicos. Sin embargo, esto requeriría que los bancos centrales Pasillos con arquitectura y gobernanza acordadas. En un mundo con 200 monedas, esto requeriría un número impracticable de acuerdos bilaterales. Los esfuerzos contra el lavado de dinero que han ralentizado los intentos de modernizar los pagos transfronterizos continuarían con las CBDC.

El sistema financiero internacional debe actualizarse para la era digital y los bancos centrales tomarán la iniciativa. Los libros de contabilidad distribuidos y otras tecnologías tienen el potencial de hacer que los pagos y las facturas sean más eficientes. Pero el diseño correcto de CBDC es crucial. Asumir que “si es digital, tiene que ser mejor” es demasiado simple. Este es un caso en el que la velocidad no importa y la Fed y el BOE deben tener cuidado de hacerlo bien.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.