Los jueces temen al "caos" si los estados no pueden vincular los votos de los electores



WASHINGTON – Los jueces de la Corte Suprema invocaron el temor al soborno y el caos el miércoles para sugerir que creen que los estados pueden exigir a los electores presidenciales que respalden al ganador del voto popular de sus estados en el Colegio Electoral.

Los jueces escucharon argumentos sobre un tema de votación inusual que podría tener importantes consecuencias para las elecciones presidenciales de 2020 en una era de intensa polarización política.

Un tema central de las preguntas fue si los estados pueden reemplazar a los electores que deciden votar por alguien que no sea el ganador del voto popular del estado. Si no pueden, "conduciría al caos", dijo el juez Samuel Alito, "donde el voto popular está cerrado y cambiar solo unos pocos votos alteraría el resultado".

El juez Clarence Thomas preguntó: "¿Puede un estado eliminar a alguien, por ejemplo, que solicita abiertamente pagos por su voto?"

El miércoles fue el último día de argumentos de la corte por teléfono En Mayo, con audio en vivo, y se ocupó de si los electores presidenciales están obligados a apoyar a los ganadores del voto popular en sus estados o si pueden optar por otra persona. Se habían programado argumentos para la sala de audiencias en abril, pero se pospusieron debido a la pandemia de coronavirus.

Los llamados electores infieles no han sido críticos para el resultado de una elección presidencial, pero eso podría cambiar en una contienda con un margen muy fino.

Treinta y dos estados y el Distrito de Columbia requieren que los electores presidenciales voten por el ganador del voto popular, y los electores casi siempre lo hacen de todos modos. Según la Constitución, el país elige al presidente indirectamente, y los votantes eligen a las personas que realmente emiten una boleta electoral para el colegio electoral. Se necesitan 270 votos para ganar.

La jueza Ruth Bader Ginsburg dijo que la gente se convierte en electora prometiendo apoyar a un candidato. Lo que la preocupaba, dijo Ginsburg, era: "Hice una promesa de hacer algo, pero esa promesa no se puede hacer cumplir".

El problema surgió en las demandas presentadas por tres electores de Hillary Clinton en el estado de Washington y uno en Colorado que se negaron a votar por ella a pesar de su popular voto en ambos estados. Al hacerlo, esperaban persuadir a suficientes electores en los estados ganados por Donald Trump para elegir a otra persona y negarle a Trump la presidencia.

La corte federal de apelaciones de Denver dictaminó que los electores pueden votar a su antojo, rechazando los argumentos de que deben elegir al ganador del voto popular. En Washington, la Corte Suprema del estado confirmó una multa de $ 1,000 contra los tres electores y rechazó sus reclamos.

En total, hubo 10 electores infieles en 2016, incluido un cuarto en Washington, un elector demócrata en Hawai y dos electores republicanos en Texas. Además, los electores demócratas que dijeron que no votarían por Clinton fueron reemplazados en Maine y Minnesota.

El profesor de la Facultad de Derecho de Harvard, Lawrence Lessig, que favorece amplias reformas a la votación, la redistribución de distritos y la forma en que se financian las campañas, representó a los electores de Washington en la Corte Suprema. Lessig buscó brevemente la nominación demócrata de 2016 y pidió electores presidenciales para apoyar a Clinton porque ganó el voto popular nacional hace cuatro años.

Lessig advirtió que los electores vinculantes podrían abrir la puerta a otras restricciones, incluida la denegación de votos electorales a los candidatos que no visitan sus estados o no emiten sus declaraciones de impuestos.

El Centro Legal de Campaña, que también apoya el financiamiento de campañas y las reformas de redistribución de distritos, advirtió en una presentación legal que un fallo de la corte superior de que los electores son agentes libres crea la "posibilidad de que las campañas presidenciales y grupos externos puedan dirigir grandes sumas de dinero a electores cruciales o vacilantes. ".

El margen más cercano del Colegio Electoral en los últimos años fue en 2000, cuando el republicano George W. Bush recibió 271 votos a 266 por el demócrata Al Gore. Un elector de Washington, D.C., dejó su boleta en blanco.

La Corte Suprema jugó un papel decisivo en esa elección, terminando un recuento en Florida, donde Bush tuvo un margen de 537 votos de los 6 millones de votos emitidos.

Los jueces programaron argumentos separados en los casos de Washington y Colorado después de que la juez Sonia Sotomayor se retirara tardíamente del caso de Colorado porque conoce a uno de los demandantes.

Copyright 2020 The Associated Press. Todos los derechos reservados. Este material no puede ser publicado, transmitido, reescrito o redistribuido sin permiso.

LO MÁS LEÍDO

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.