Los científicos identifican el número óptimo de pasos diarios para la longevidad, y no son 10 000

La sabiduría convencional nos haría creer que el viaje hacia una vida larga y saludable comienza con 10.000 pasos. Todos y cada día.

Para aquellos que llevan un estilo de vida más sedentario, es un objetivo que puede requerir un poco de esfuerzo para mantener. También sabemos desde hace algún tiempo que es también casi seguro que está mal.

Al analizar datos de decenas de miles de personas en cuatro continentes compilados entre 15 estudios existentes, un equipo de investigadores ahora ha llegado a una cifra más cómoda: el número óptimo probablemente esté más cerca de los 6000 pasos por día, dependiendo de su edad.

Es poco probable que algo más reduzca aún más sus posibilidades de tropezar con una tumba temprana.

“Entonces, lo que vimos fue esta reducción incremental en el riesgo a medida que aumentan los pasos, hasta que se nivela”, dice

Amanda Paluch, epidemióloga de la Universidad de Massachusetts Amherst.

“Y la nivelación se produjo en diferentes valores de paso para los adultos mayores frente a los más jóvenes”.

Los seres humanos están hechos esencialmente para deambular. La evolución ha perfeccionado nuestra fisiología para caminar largas distancias, desprendiendo calor fácilmente mientras avanzamos y retrocedemos como péndulos invertidos a través del paisaje en busca de comida y agua.

Esto significa que nuestro metabolismo, nuestro estado cardiovascular, el impacto en nuestros huesos y músculos, e incluso nuestra salud mental, están sintonizados para apreciar una buena caminata. Exprimir casi cualquier tipo de paseo en nuestra apretada agenda nos será de gran utilidad al ayudarnos a vivir vidas más largas, saludables y felices.

Esto es más fácil decirlo que hacerlo para aqu ellos que tienen poco tiempo o carecen de motivación, razón por la cual las empresas de tecnología inventaron pequeños dispositivos que nos ayudan a realizar un seguimiento de la cantidad de pasos que damos cada día.

Hace medio sigloYamasa Clock and Instrument Company en Japón buscó sacar provecho del entusiasmo dejado por los Juegos Olímpicos de Tokio de 1964 al producir un podómetro que llamaron ‘Manpo-kei’, una palabra que se traduce en 10,000 pasos.

¿Por qué 10.000? Buen marketing a la antigua. Es un buen número redondo que suena lo suficientemente exigente como para ser un objetivo, pero lo suficientemente alcanzable como para que valga la pena luchar por él. Lo que no tiene a su favor es ningún respaldo científico.

Tener una sola figura para promocionar a una población general es ciertamente útil. “Es una herramienta de comunicación tan clara para los mensajes de salud pública”, dice Dedo del pie.

Pero acertar con ese número podría marcar la diferencia entre animar a todo el mundo a hacer suficiente ejercicio y hacer que la gente deje de intentarlo por completo.

El año pasado, Paluch y su equipo investigación publicada basado en una cohorte de más de 2,000 personas de mediana edad que viven en los EE. UU. Descubrieron que dar al menos 7000 pasos al día reducía las posibilidades de muerte prematura entre un 50 y un 70 por ciento.

Esas palabras ‘al menos’ están haciendo un trabajo pesado. Con preguntas pendientes sobre si más es mejor y si es útil acelerar todos esos pasos de alguna manera, el equipo de investigación amplió su red para incluir investigaciones publicadas anteriormente.

Su último metanálisis incluyó información recopilada sobre la salud y el recuento de pasos de 47 471 adultos de Asia, Australia, Europa y América del Norte. Descubrieron que el 25 por ciento de los adultos que pisaban más cada día tenían entre un 40 y un 53 por ciento menos de probabilidades de morir, en comparación con los que se encontraban en el 25 por ciento inferior de los recuentos de pasos.

Para los adultos de 60 años o más, este riesgo reducido alcanzó un máximo de alrededor de 6000 a 8000 pasos por día. Esforzarse más podría tener otros beneficios, pero una probabilidad reducida de muerte no es uno.

El estudio encontró que aquellos que son más jóvenes harían bien en caminar un poco más, pero no hubo evidencia de que necesariamente vivirían más tiempo al caminar más de 8,000 a 10,000 pasos por día.

En cuanto a la tasa de pasos, el equipo encontró que el volumen es lo que realmente importa.

“La conclusión principal es que hay mucha evidencia que sugiere que moverse incluso un poco más es beneficioso, en particular para aquellos que realizan muy poca actividad”. dice Dedo del pie.

Nada de esto quiere decir que no nos beneficiaríamos de trabajar más duro nuestros cuerpos de otras maneras.

Media hora de actividad intensa cada día podría ser un gran impulso para aquellos de nosotros que pasamos mucho tiempo sentados. lanzando algo de entrenamiento de fuerza en la vejez podría ayudar a que nuestros cerebros se mantengan en forma y nuestros corazones y huesos se mantengan sanos y fuertes.

Pero al menos, fijar nuestra vista en al menos 6000 a 8000 pasos antes de acostarnos podría ser un paso mucho más fácil hacia una vida más larga.

Esta investigación fue publicada en La Lanceta: Salud Pública.

Leave a Reply

Your email address will not be published.