Afganistán: no hay paz sin una visión clara

¡La paz es la ausencia de guerra, mientras que la guerra es la ausencia de paz! Una paz negociada en Afganistán presenta una serie de desafíos. La duración de la guerra a lo largo de varias décadas ha creado una serie de situaciones, que requieren un examen en profundidad a la luz de las negociaciones de paz que tuvieron lugar entre Estados Unidos y los talibanes, que llevaron a la firma de un acuerdo sin ningún aporte. del gobierno afgano, a pesar de ser un socio estratégico de Estados Unidos.

La guerra ha sido una empresa muy costosa tanto en términos económicos como humanos.

En el lado humano, ha habido un gran número de víctimas civiles y un flujo tanto de refugiados internos como de aquellos que han huido a países vecinos como Irán y Pakistán en particular. ¿Las condiciones de paz permitirán su regreso y qué posibilidades de empleo encontrarán? En particular, ¿regresarán los profesionales y gerentes corporativos de la diáspora?

En el aspecto financiero, los ingresos del Gobierno de Afganistán son demasiado escasos para financiar la reconstrucción del país. ¿Los Estados Unidos y otros donantes importantes, como el Banco Mundial, contribuirán de manera significativa para ayudar en este esfuerzo trascendental?

La posición geográfica de Afganistán ha atraído a las principales potencias en el pasado, pero ¿seguirá siendo el país una obra maestra del Gran Juego en el futuro y seguirá sometido a una inestabilidad constante? La corrupción puede llegar a ser una de las barreras más importantes para el desarrollo. ¿Qué políticas se pueden implementar para reducir o eliminar la corrupción? ¿Qué proceso se pondrá en marcha para desarmar tanto a los talibanes como a los demás grupos armados para evitar una guerra civil?

¿Por qué los países poderosos siempre logran fácilmente sus objetivos en Afganistán? La respuesta es simple: porque algunos líderes están dispuestos a hacer cualquier cosa para ganar el poder pidiendo el apoyo de estos países. Para poder traer estabilidad política al Afganistán, es esencial e indispensable que los líderes afganos lleguen a un entendimiento entre ellos a fin de tener estabilidad interna. Tan pronto como logren poner esto en práctica, tendrán autoridad moral sobre los países poderosos con un propósito específico, claro y duradero para Afganistán.

Un hombre afgano pasa por el lugar de un coche bomba cerca de la ahora ex base aérea estadounidense en Bagram. EPA-EFE // HEDAYATULLAH EN MEDIO

Los líderes políticos de Afganistán están dispuestos a negociar de manera agresiva, competitiva, egocéntrica y defensiva para tener el poder y permanecer en sus posiciones actuales sin preocuparse por los intereses del país o del pueblo.

A menudo escuchamos que Afganistán es un país estratégicamente posicionado. Por supuesto, está bien ubicado, pero nuestro análisis es diferente. Creemos que algo más es más importante que la geografía. Afganistán es el país más débil de la región con líderes que solo están interesados ​​en el poder político y que carecen de una visión global para el desarrollo de la nación. Ésta es la razón por la que todo país poderoso alcanza sus objetivos y, de acuerdo con sus deseos, muy fácilmente en todo Afganistán. En cualquier momento, pueden abandonar a los afganos y, al mismo tiempo, Afganistán sigue enfrentándose a importantes desafíos económicos y de desarrollo.

Aunque el país es rico en recursos naturales, gas, minerales y petróleo (estimado en más de un billón de dólares), la inseguridad, la guerra, la falta de infraestructura y los líderes débiles han limitado las posibilidades de encontrar y extraer estos recursos, lo que ha dejado Afganistán. entre los países más pobres de la Tierra.

Cada país tiene sus ventajas y desventajas, pero Afganistán tiene dos inconvenientes principales que deben abordarse:

1) Líderes muy débiles o líderes por accidente, que piensan solo en sus intereses personales y que se asientan en el poder de por vida.

2) Como se mencionó anteriormente, Afganistán es el país más débil de la región.

Todo líder, cuando llega al poder, olvida su verdadero trabajo, que es crear sistemas y valores duraderos para hoy, mañana y pasado, y al menos reducir los problemas existentes y usar su poder para servir a la gente y al país. , en lugar de monopolizar este poder por intereses personales.

Por el contrario, lamentablemente, cuando un líder afgano llega al poder, aumenta el problema porque piensa tradicionalmente, y sobre todo, coloca a sus familiares en los puestos más importantes, sin mirar sus calificaciones, porque la competencia es menos importante que la relacional. confianza.

Soldados estadounidenses asisten a una sesión de entrenamiento para soldados del ejército afgano en Herat en febrero de 2019. EPA-EFE // JALIL REZAYEE

Hay personas muy calificadas en Afganistán, pero como no pertenecen a la etnia de los líderes políticos y comparten su punto de vista, pensando más en el país que en sus intereses privados, ese tipo de personas tienen muy poco lugar en la mente de los ciudadanos. estos líderes.

Hoy, la política en Afganistán se está volviendo como un negocio, y todos hacen política … Sin embargo, el trabajo real todavía está abandonado, porque la gran mayoría de la gente ya no confía en los políticos, e incluso en los reales, esos políticos que quieren cambiar algo para su país.

Antes de tener que gestionar la paz, deben comprender por qué estamos en guerra. La guerra en Afganistán tiene cinco dimensiones:

  1. Una crisis de liderazgo, lo que significa que los líderes afganos no están de acuerdo entre sí y miran el reparto del poder.
  2. Ciertos países de la región, y más particularmente Pakistán, están muy involucrados en Afganistán, al que desestabilizan.
  3. Las grandes potencias también tienen sus propias agendas en la región.
  4. Algunos países apoyan el terrorismo y los grupos extremistas.
  5. El proceso de negociación no debe ser dirigido por políticos, sino por expertos afganos neutrales.

Por ello, hacemos las siguientes recomendaciones:

  1. Alentar a los líderes a tener un gobierno en el que ningún grupo étnico monopolice el poder. Debería haber un presidente y cuatro vicepresidentes. Cada dos años se establecería una rotación del presidente. El mandato completo se limitaría a diez años. Esto permitiría compartir el poder que evitaría que un grupo étnico monopolizara el poder mediante un sistema de rotación de dos años como presidente.

Esta propuesta definitivamente resolvería el problema de la energía, al mismo tiempo que permitiría al gobierno ahorros de tiempo y dinero.

  1. Estados Unidos debería intervenir en Pakistán para forzar un proceso de paz entre Islamabad y Afganistán. Pakistán ha sido un gran desestabilizador en la región al albergar a terroristas y utilizarlos como una especie de segundo ejército clandestino, como indican varias fuentes internacionales. Si este problema no se resuelve, tarde o temprano se convertiría en una amenaza global para la democracia y la humanidad, lo que no sería una buena herencia para los futuros líderes mundiales.

El presidente Joe Biden mencionó que Estados Unidos volvería a liderar el mundo. Creemos firmemente que el tema anterior debe ser una prioridad. Estados Unidos debe evitar aliarse con países que respaldan el terrorismo y, en particular, aquellas acciones que matan a niños y trabajadores humanitarios.

  1. Como verdadera gran potencia mundial, la presencia de Estados Unidos en Afganistán podría desarrollar una relación sólida, en lugar de una asociación, tal como lo ha hecho Estados Unidos en otros países, siempre que su presencia en la zona sea de interés. Esto supondría una ruptura con la situación actual en la que la población afgana carece de una comprensión clara de su posición. Si los estadounidenses desarrollaran una relación de beneficio mutuo, la población afgana la apoyaría firmemente. Una partida completa antes de la paz pone en peligro la democracia, las mujeres y los niños no solo en Afganistán sino también en todo el mundo.
  2. Estados Unidos, como el país más poderoso, debe sancionar a todos los países, o grupos y personas, que apoyan el terrorismo. A modo de ejemplo, deberían aplicarse sanciones económicas que prohíban la compra de material militar. Hacerlo en Pakistán sería un buen punto de partida.
  3. El proceso de negociación no puede ser realizado por personas sedientas de poder y sin intereses creados en la paz mientras ostentan el poder. Sugerimos que el proceso de negociación sea liderado por expertos neutrales con el respaldo de políticos y sociedad civil.

Estamos seguros de que si Estados Unidos toma en consideración los cinco puntos mencionados anteriormente, el proceso de paz será exitoso y conducirá a la estabilidad en la zona. Si no hay paz en Afganistán, habrá una gran amenaza en la zona de la región y en el mundo. Afganistán es la primera línea de defensa contra el terrorismo, no solo para ellos mismos, sino también para el mundo entero.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.