Aprendiendo las lecciones de Chernobyl y Fukushima

Treinta y cinco años después de la explosión nuclear de Chernobyl en 1986, ahora está claro que las consecuencias a largo plazo han sido muy diferentes de las esperadas en ese momento. La extraordinaria recuperación ambiental en el lugar de la explosión y sus alrededores ha demostrado que es el impacto de la actividad humana lo que amenaza el mundo natural, no el de la energía nuclear ni de las radiaciones asociadas a él.

Chernobyl dejó una huella profunda y duradera en la confianza en el antiguo régimen soviético. También provocó una reestructuración completa, muy necesaria y muy exitosa de la industria de la energía nuclear de Rusia. Al mismo tiempo, los ya extremadamente rigurosos requisitos de seguridad en otros países se endurecieron a un costo enorme, posiblemente incluso a niveles más allá de lo científicamente necesario, y ciertamente mucho más estrictos que los que se aplican al resto de la industria energética. Todos estos cambios ayudaron a la energía nuclear a seguir formando parte de la combinación energética mundial.

Las secuelas de Chernobyl contrastaron marcadamente con la reacción apresurada y mal juzgada al accidente de Fukushima hace diez años. Ambos desastres cobraron un alto precio en términos de vidas perdidas, pero mientras que Chernobyl fue un accidente nuclear, Fukushima no lo fue. Fue un accidente industrial causado por un tsunami que interrumpió el funcionamiento de una planta nuclear envejecida que había sido diseñada de manera abandonada hace mucho tiempo. Sin embargo, Fukushima produjo cambios repentinos e irracionales en la política energética que no ocurrieron después de Chernobyl.

En 1986, el Reino Unido, bajo su poderosa primera ministra Margaret Thatcher, entrenada en ciencias, siguió adelante al año siguiente con la construcción de una nueva planta nuclear, Sizewell B. En contraste, en 2011, una líder igualmente impresionante con formación científica, la alemana Angela Merkel, enfrentó agudas presiones políticas internas. . Desafortunadamente, esto condujo a políticas que elevaron innecesariamente los precios al consumidor, debilitaron la seguridad nacional y dañaron la lucha contra el cambio climático.

De manera similar, en 2010 Japón fue líder mundial en energía nuclear con 54 reactores. Estos se apagaron y hoy solo se ha permitido reiniciar 9. En cambio, Japón se ha concentrado en la construcción de nuevas plantas de generación de electricidad a base de carbón, con el resultado de que en 2019 los combustibles fósiles proporcionaron el 70% de su electricidad. Si Japón hubiera vuelto a cambiar sus plantas nucleares a su consumo actual de carbón, ahora se reduciría a la mitad.

Los movimientos populistas antinucleares no se limitaron a Alemania. Obtuvieron apoyo en España y otros países de la UE, ignorando el hecho de que si Alemania hubiera mantenido sus plantas nucleares en funcionamiento, ahora estaría quemando un tercio menos de carbón y un cuarto menos de gas. También salvaría la vida de más de mil ciudadanos alemanes al año que mueren prematuramente por la contaminación del aire causada por las centrales eléctricas de carbón. Las estimaciones sugieren que el carbón mata casi cuatrocientas veces más muertes por unidad de energía que la energía nuclear.

En 1986, ni siquiera se había oído hablar del cambio climático fuera de un pequeño círculo de científicos y académicos. Las ansiedades energéticas a largo plazo se centraron en qué tan lejos en el futuro podrían durar las reservas de petróleo para satisfacer la insaciable demanda mundial de petróleo. La idea de que un día podría necesitarse con urgencia un reemplazo de los combustibles fósiles, si se hubiera sugerido entonces, habría sido tratada con desconcierto. En cuanto a las energías renovables, entonces conocidas como energía “alternativa”, eran el dominio exclusivo de una minúscula minoría de entusiastas que nunca soñaron con la notable caída de sus costos que comenzó a surgir dos décadas después.

Con la gran ventaja de la retrospectiva y una comprensión mucho más clara de la amenaza existencial que representa el cambio climático para la especie humana, el mundo tiene la oportunidad de aprender las lecciones correctas de las tragedias gemelas de Chernobyl y Fukushima. Es alentador que haya señales de que esto puede estar a punto de suceder.

Este mes, el Centro Común de Investigación de la Comisión Europea publicó un Informe en el que expresa su apoyo rotundo a la energía nuclear. Dado que la actitud de la Comisión hacia la energía nuclear ha oscilado anteriormente entre el escepticismo y la hostilidad abierta, este Informe es muy bienvenido y va en contra de los esfuerzos recientes de algunos Estados miembros para extender la postura antinuclear de Alemania a toda la UE.

El Informe declaró que las plantas nucleares de Generación III tienen las tasas de mortalidad por accidentes más bajas de todas las tecnologías de generación de electricidad. Su análisis “no reveló ninguna evidencia científica de que la energía nuclear haga más daño a la salud humana que otras tecnologías de producción de electricidad ya incluidas en la taxonomía de la UE para actividades sostenibles” junto con las tecnologías de energía renovable bajas en carbono.

Además, el CCI confirmó que el ciclo de vida medio de las emisiones de gases de efecto invernadero de la electricidad producida con energía nuclear son comparables a las de la energía hidroeléctrica y eólica, las emisiones de Nox y Sox de la energía nuclear son muy bajas, comparables o mejores que las de la energía solar fotovoltaica y eólica, y la tierra necesaria para la energía nuclear es significativamente menor que para la eólica y la solar.

Después de la caída sin precedentes del 5,8% impulsada por Covid en las emisiones globales de GEI en 2020, la mayor caída desde la Segunda Guerra Mundial según la Agencia Internacional de Energía, han comenzado a aumentar nuevamente. En diciembre de 2020 las emisiones fueron superiores a las del mismo mes de 2019.

Este es el telón de fondo alarmante de la importantísima COP26 de noviembre, cuando los líderes mundiales deben tomar las decisiones necesarias para evitar un cambio climático peligroso e irreversible. Ahora se reconocen los elevados costes del sistema que supone una dependencia cada vez mayor de fuentes de energía intermitentes a niveles muy altos, por lo que es evidente la necesidad de que la energía nuclear complemente las energías renovables como proveedor de electricidad con bajas emisiones de carbono.

Con la confirmación incondicional de la UE de que no existen razones sanitarias o medioambientales para restringir las nuevas inversiones en energía nuclear, la puerta está abierta, 35 y 10 años después, para que se extraigan las lecciones correctas de Chernobyl y Fukushima.

Es una feliz oportunidad que tanto el presidente Joe Biden como el presidente Xi Jinping sean partidarios de la energía nuclear. Sea 2021 el año en que, justo a tiempo, la energía nuclear comience a recuperar el lugar que le corresponde como parte esencial de la solución global al cambio climático.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.