Desglobalización y sus descontentos | Nueva Europa



Aumento de la interconexión global: crecientes flujos transfronterizos de personas, bienes, energía, correos electrónicos, señales de televisión y radio, datos, drogas, terroristas, armas, dióxido de carbono, alimentos, dólares y, por supuesto, virus (biológicos o de software) – Ha sido una característica definitoria del mundo moderno. Sin embargo, la pregunta es si la globalización ha alcanzado su punto máximo y, de ser así, si lo que sigue debe ser bienvenido o resistido.

Sin duda, las personas y los bienes siempre se han movido alrededor del mundo, ya sea en alta mar o en la antigua Ruta de la Seda. Lo que es diferente hoy es la escala, la velocidad y la variedad de estos flujos. Sus consecuencias ya son significativas y lo son cada vez más. Si las rivalidades de las grandes potencias, y qué tan bien o mal fueron manejadas, moldearon gran parte de la historia de los últimos siglos, es más probable que la era actual se defina por los desafíos globales y qué tan bien o mal los aborde el mundo.

La globalización ha sido impulsada por la tecnología moderna, desde aviones a reacción y satélites hasta Internet, así como por políticas que abrieron los mercados al comercio y la inversión. Tanto la estabilidad como la inestabilidad lo han promovido, el primero al permitir el comercio y el turismo, y el segundo al alimentar los flujos de migrantes y refugiados. En su mayor parte, los gobiernos vieron la globalización como un beneficio neto y, en general, se contentaron con dejar que siguiera su curso.

Pero la globalización, como se desprende de sus diversas formas, puede ser tanto destructiva como constructiva, y en los últimos años, un número creciente de gobiernos y personas en todo el mundo la han visto como un riesgo neto. Cuando se trata del cambio climático, las pandemias y el terrorismo, todos exacerbados por la globalización, no es difícil ver por qué. Pero en otras áreas, la creciente oposición a la globalización es más complicada.

Considere el comercio, que puede proporcionar empleos mejor remunerados en fábricas orientadas a la exportación o agricultura, así como bienes de consumo que a menudo son de mayor calidad, menos costosos o ambos. Pero las exportaciones de un país son las importaciones de otro país, y las importaciones pueden desplazar a los productores nacionales y causar desempleo. Como resultado, la oposición al libre comercio ha crecido, lo que lleva a reclamar un comercio "justo" o "administrado" en el que el gobierno desempeñe un papel más importante para limitar las importaciones, promover las exportaciones o ambas cosas.

Una tendencia similar está en marcha cuando se trata de información. El libre flujo de ideas puede parecer algo bueno, pero resulta que los gobiernos autoritarios lo consideran una amenaza para su control político. Internet se está balcanizando en una "red astillada". El "Gran Cortafuegos" de China abrió el camino, bloqueando el acceso a noticias en línea y otros sitios web sospechosos y asegurando que los usuarios chinos no puedan acceder al contenido considerado políticamente sensible.

La capacidad de las personas para cruzar las fronteras en grandes cantidades fue tradicionalmente aceptada o incluso bienvenida. Los inmigrantes en los Estados Unidos han sido la base del éxito económico, político, científico y cultural del país. Pero ahora muchos estadounidenses ven a los inmigrantes con cautela, viéndolos como una amenaza para el trabajo, la salud pública, la seguridad o la cultura. Un cambio similar ha tenido lugar en gran parte de Europa.

Todo esto se suma a un cambio hacia la desglobalización, un proceso que tiene costos y límites. El bloqueo de las importaciones puede causar inflación, reducir la elección del consumidor, desacelerar el ritmo de la innovación y hacer que otros tomen represalias con sus propias restricciones de importación. El bloqueo de ideas puede sofocar la creatividad e impedir la corrección de errores de política. Y bloquear a las personas en la frontera puede privar a una sociedad de talentos y trabajadores necesarios al tiempo que contribuye a la miseria de aquellos obligados a huir como resultado de la persecución política o religiosa, la guerra, las pandillas o el hambre.

La desglobalización también está destinada al fracaso en ciertas áreas políticas. Las fronteras no son barreras al cambio climático. Cerrarlos no protege a un país de los riesgos de enfermedades, ya que los ciudadanos pueden regresar fácilmente a casa con la infección. La soberanía no garantiza la seguridad ni la prosperidad.

Hay una mejor manera de responder a los desafíos y amenazas de la globalización. La acción colectiva efectiva puede enfrentar los riesgos de enfermedad, cambio climático, ciberataques, proliferación nuclear y terrorismo. Ningún país por sí solo puede hacerse seguro; el unilateralismo no es un camino político serio.

De esto se trata la gobernanza global (no el gobierno). La forma de los acuerdos puede y debe adaptarse a la amenaza y a aquellos dispuestos y capaces de cooperar, pero no existe una alternativa viable al multilateralismo.

El aislacionismo no es una estrategia. Tampoco es la negación. Podemos meter la cabeza en la arena como el proverbial avestruz, pero la marea entrará y nos ahogará. La globalización es una realidad que no se puede ignorar ni desear. La única opción es la mejor manera de responder.

Los críticos tienen razón en un sentido: la globalización trae problemas y beneficios. Las sociedades necesitan volverse más resistentes. Los trabajadores requieren acceso a educación y capacitación a lo largo de sus vidas, por lo que están listos para los trabajos que surgen a medida que las nuevas tecnologías o la competencia extranjera eliminan sus trabajos actuales. Las sociedades deben estar mejor preparadas para hacer frente a las inevitables pandemias o eventos climáticos extremos causados ​​por el cambio climático.

La globalización no es un problema que los gobiernos deben resolver; Es una realidad para ser manejado. Adoptar la desglobalización total es elegir una cura falsa, y una mucho peor que la enfermedad.

LO MÁS LEÍDO

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.