Dolores fronterizos: una obra de teatro de Bielorrusia

Los migrantes desesperados intercalados entre la frontera bielorrusa-polaca es un atolladero desagradable. También es una crisis fabricada de manera impresionante. Con las amenazas a las fronteras de la UE y la OTAN en el centro de la situación, un aire de ansiedad y atrofia ha plagado a los tomadores de decisiones de Bruselas a lo largo de esta crisis.

Aunque la situación actual no es envidiable y desgarradora, ofrece un sobrio anticipo del futuro panorama de conflictos que ambas organizaciones tendrán que aprender a abordar. A medida que se desarrolle la debacle fronteriza, se cometerán errores en la selección de políticas y el juicio moral. A pesar de la empinada curva de aprendizaje, la crisis es una oportunidad para aprender y mejorar sus respuestas bélicas híbridas. Serán especialmente importantes dado el próximo lanzamiento de la brújula estratégica de la UE y el concepto estratégico de la OTAN.

La decisión del presidente bielorruso, Alexander Lukashenko, de traer inmigrantes del Medio Oriente a las fronteras de Polonia y Lituania es un juego brillante de un libro de jugadas híbrido en constante crecimiento que sirve para promover los intereses internos y externos de dictadores similares como el presidente ruso. Vladimir Putin y Recep Tayyip Erdogan de Turquía. En casa, a pesar de un verano agitado de revueltas en 2020 que pedían su éxodo, una ola de represión violenta, que incluyó una toma de aire, y el agotamiento de los disidentes ha capeado la tormenta.

Combinados, han aumentado significativamente las perspectivas a largo plazo de su presidencia. En el extranjero, la espantosa represión interna resultó en sanciones económicas y aislamiento diplomático, sin dejar ninguna salida excepto Putin. Un lugar servil que Lukashenko desea evitar como la plaga o la democracia. En consecuencia, a través de su crisis migratoria, Lukashenko se ha liberado de ambas situaciones.

Los medios de comunicación extranjeros se centran directamente en la seguridad fronteriza con menciones cada vez menores de la situación política nacional. A todos los efectos, ha agotado el impulso de los manifestantes, que han sido superados por los disparos de los medios humanitarios. Cada día que pasa de la crisis solidifica la posición interna de Lukashenko y elimina cualquier mínimo que quede para resistir.

A su vez, Varsovia y otras partes interesadas se ven obligadas a comprometerse con el paria presidente bielorruso. Su homólogo en el Kremlin ha declarado que el diálogo activo con Lukashenko es un requisito previo para poner fin a la situación. Además, si la Comisión de la UE

informes Es cierto, ha llenado las arcas de su estado con inmigrantes que pagan hasta 10.000 euros por el pasaje a Europa.

Los acontecimientos se han desarrollado hasta el punto en que el despliegue de esta obra híbrida puede ser, y es, asombrosamente exitoso. Crédito donde el crédito se debe a Rusia, quien escribió el prólogo del manual de estrategias en 2016 al llevar a los inmigrantes sirios a Turquía y luego a Europa. El actual diseño bielorruso ha dividido a Occidente, ha aumentado la legitimidad de Lukashenko y ha proporcionado al Kremlin más propaganda al pintar a la UE como una organización hipócrita.

Como la crisis permanece en un punto óptimo y bien gestionada por Minsk, parece ilógico que Lukashenko espere que se extienda a un nivel más peligroso. En los últimos días, ha habido mucho ruido de sables desde Minsk que ha incluido ejercicios de paracaidistas rusos-bielorrusos y el Reino Unido enviando asesores militares a Polonia. Tanto Varsovia como Vilnius han considerado invocar el artículo 4 de la Carta de la OTAN. Esta sería una solicitud formal de consultas con otros miembros de la alianza si un miembro siente que su integridad territorial, independencia política o seguridad están amenazadas.

Si bien la solidaridad siempre es bienvenida, no existe una solución militar concebible para la crisis que plantee el riesgo de convertirse en un conflicto más amplio.

Bielorrusia está utilizando la crisis como una placa de Petri para ver qué tipo de precio pueden exigir. Este enfoque también puede ser utilizado por la OTAN y la UE, dentro de lo razonable. La contemplación de nuevas contramedidas debe garantizar que el castigo o la interrupción afecten al régimen y no a sus habitantes. Si bien es obvio, no hacerlo le daría a Lukashenko más munición para dañar a los oponentes extranjeros.

Un área que podría abordarse de inmediato es la creación de un protocolo de alarma y un sistema híbrido de alerta temprana (EWS) eficaz. Los migrantes de Oriente Medio simplemente no llegaron a Europa sin ayuda. Ha habido indicios de que se ha transportado a inmigrantes ilegales a Bielorrusia desde septiembre. Dado el volumen inusual y la complicada logística de viajes, las alarmas en la OTAN y la UE deberían haber estado sonando. Luego, deberían haber tomado medidas preventivas para coordinarse con los países de acogida para eliminar los derechos de aterrizaje de los transportistas aéreos bielorrusos, turcos, iraquíes y rusos para frenar la afluencia de migrantes del Medio Oriente.

Deberían tener la previsión de entender que hoy sus aviones, mañana podrían ser cruceros. Cualquier EWS debe ser adaptable para incluir todas las posibilidades. Hasta la fecha, la UE se ha basado exclusivamente en un cóctel de sanciones económicas específicas, así como en prohibiciones de viaje y aterrizaje para castigar al régimen bielorruso. Aunque es importante mostrar a los ciudadanos de la UE, y a la comunidad internacional en general, que los responsables políticos están actuando, existe un límite a su capacidad para cambiar el comportamiento de Bielorrusia.

Fuera de esta posición predeterminada, la OTAN y la UE deben considerar aumentar las apuestas mediante una escalada controlada. Para ello, el instrumento lógico a desplegar son las armas cibernéticas por su amplitud. El uso de este armamento no cinético para interrumpir la electricidad y los servicios públicos de los edificios del gobierno bielorruso, o incluso paralizar las redes informáticas o de telecomunicaciones, son objetivos viables que infligen daños sin costo para los ciudadanos. Si bien es impensable, ha llegado el momento de considerar el despliegue de ataques selectos de desgaste de rescate en el régimen de Bielorrusia. Dada la plausible negación de los atacantes, ofrece la cobertura perfecta para usarlos como una respuesta proporcional mientras Lukashenko intensifica el lío fronterizo.

En el futuro, ya sea en esta crisis o en la próxima, el quo estándar ya no es aceptable. Si Occidente ha aprendido algo recientemente, es que la debilidad invita a una mayor agresión. Aunque cambiar el alcance de la respuesta utilizando tácticas híbridas infundidas en Occidente será una propuesta desordenada y no respaldada universalmente, es una necesidad.

Dada la probabilidad de resultados deficientes en la frontera, ahora es el momento de probar y recopilar datos originales. Cualquier nuevo dato derivado de estas tácticas puede afinar la brújula estratégica de la UE y el concepto estratégico de la OTAN para garantizar que estén preparados para la combinación híbrida.

La imitación es la forma más grande de adulación; es hora de un juego híbrido occidental establecido.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.