Los abogados amenazan con tomar medidas sobre las nuevas reglas de gas y nucleares de la UE

Los abogados ambientales amenazan con emprender acciones legales contra la Comisión Europea si el gas se incluye en las nuevas directrices de la UE para la inversión en energía sostenible.

El borrador de la propuesta, publicado de manera controvertida el 31 de diciembre, incluiría ciertas inversiones en gas y energía nuclear en la llamada taxonomía de la UE, bajo la categoría de “actividades económicas de transición”.

Pero un análisis legal llevado a cabo por ClientEarth encontró que tal medida chocaría con varias leyes de la UE (el Tratado sobre el Funcionamiento de la Unión Europea, la Ley del Clima de la UE y el propio Reglamento de Taxonomía) y los compromisos internacionales en virtud del Acuerdo de París de 2015.

“No tener en cuenta estas obligaciones legales pone a la comisión en grave riesgo de impugnación legal”, advirtió el viernes (21 de enero) la abogada medioambiental Marta Toporek de ClientEarth.

La ONG con sede en Londres dijo que están explorando todas las vías legales, incluida una solicitud de revisión interna.

Según el reglamento de Aarhus, las ONG tienen derecho a solicitar a las instituciones de la UE que evalúen sus propias decisiones, con derecho a apelar ante el Tribunal de Justicia de la Unión Europea.

La comisión debe responder a tales solicitudes dentro de las 22 semanas.

“Si bien es un proceso largo, es un derecho importante para las ONG ambientalistas y, en casos muy limitados, para los individuos, garantizar que las instituciones y organismos de la UE cumplan con las leyes de la UE destinadas a proteger el medio ambiente y la salud humana”, dijo ClientEarth a EUobserver. .

El proyecto de taxonomía ha provocado descontento no solo entre los ecologistas sino también entre algunos estados miembros de la UE, eurodiputados y algunas instituciones financieras.

España, Austria, Dinamarca y Luxemburgo se unieron para rechazar el borrador de propuesta, antes de una reunión informal con los ministros de medio ambiente de la UE que tendrá lugar el viernes (21 de enero) y el sábado, donde los países de la UE pueden decirle a la comisión lo que piensan acerca de incluir el gas y la energía nuclear en la taxonomía de la UE.

“Este borrador envía un mensaje equivocado a los mercados financieros y corre el grave riesgo de ser rechazado por los inversores. Pone en peligro el propósito de la taxonomía de crear un lenguaje común”, dijo el grupo de cuatro países en un comunicado a principios de esta semana.

Argumentan que el gas natural y la energía nuclear no cumplen con los requisitos legales y científicos para ser calificados como actividades sostenibles.

Viena dijo anteriormente que demandaría al ejecutivo de la UE si sigue con sus planes de incluir el gas y la energía nuclear en la taxonomía de la UE.

Y el parlamento holandés dijo esta semana que no aceptará la inclusión del gas, porque “‘verde’ debería ser realmente verde”, como dijo la diputada verde holandesa Suzanne Kröger.

Sin evaluación de impacto, sin consulta pública

Del mismo modo, la eurodiputada de centroderecha Sirpa Pietikäinen y el eurodiputado verde Bas Eickhout, que lideran el trabajo del Parlamento Europeo en este expediente, han dicho que el proyecto de propuesta no está a la altura de las expectativas de los colegisladores.

Consideran que los criterios de selección utilizados para las centrales eléctricas de gas, la cogeneración y la audiencia de distrito infringen el “principio de neutralidad tecnológica”.

Los científicos del grupo de expertos de la Comisión de la UE concluyeron que para las centrales eléctricas de gas se debe aplicar un umbral de 100 g CO2e/kWh de electricidad para que sea compatible con una ruta de 1,5 °C en virtud del Acuerdo de París.

Pero según el borrador de la propuesta, en cambio, las centrales eléctricas de gas cumplirían con la taxonomía si sus emisiones son inferiores a 270 g CO2e/kWh de electricidad.

“No vemos ninguna base legal para que la comisión cree una exención a este principio de neutralidad tecnológica”, dijeron los dos eurodiputados en un carta, lamentando la falta de una evaluación de impacto.

A principios de esta semana, los eurodiputados Irene Tinagli y Pascal Canfin, presidentes de las comisiones parlamentarias de economía y medio ambiente, también deploraron la falta de consulta pública “a la luz de la naturaleza controvertida del tema”.

Mientras tanto, las organizaciones de la sociedad civil y el mundo académico han advertido a la comisión que la taxonomía de la UE, tal como está, dañaría la reputación y las ambiciones de liderazgo climático de Europa.

El año pasado estuvo marcado por “una serie de intensas disputas políticas, tratos clandestinos y maniobras sobre cómo eludir la evidencia científica y clasificar el gas fósil y la energía nuclear como sostenibles”, dijo Tsvetelina Kuzmanova de la ONG E3G.

Los expertos tenían hasta el viernes para dar su opinión sobre la taxonomía de la UE. El ejecutivo de la UE analizará ahora sus aportes y se espera que adopte formalmente la propuesta antes de fin de mes.

La mayoría de los países de la UE, o el Parlamento Europeo, aún podrían objetar y revocar la decisión, después de cuatro meses de escrutinio.

Leave a Reply

Your email address will not be published.

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.