Orban y von der Leyen pelearán por los fondos de recuperación de la UE

El viernes por la noche (23 de abril) habrá una reunión tensa en la sede de la Comisión de la UE en Berlaymont, ya que la presidenta de la comisión, Ursula von der Leyen, dará la bienvenida al primer ministro húngaro, Viktor Orbán.

El tema clave, como lo ha sido durante algún tiempo entre la UE y Hungría, es el dinero y cómo supervisarlo.

En la agenda estará el plan nacional de Hungría para utilizar el dinero disponible en el fondo de recuperación de la UE, que von der Leyen también está discutiendo con otros líderes sobre sus propios planes nacionales.

Orbán, quien solicitó la reunión, dijo sin embargo el viernes que discutiría el “futuro de Europa” con el director ejecutivo, no con el fondo.

Orbán (y su homólogo pol aco) amenazó en diciembre pasado con bloquear todo el fondo de recuperación de la UE, junto con el presupuesto a largo plazo de la UE, si los demás líderes no diluían los esfuerzos para vincular esos fondos al respeto del estado de derecho.

Hungría y la UE han estado enfrascados en batallas legales y políticas durante varios años.

Ahora, ninguna de las partes quiere que la situación se agrave. Orbán desea asegurarse de que el más de 7.000 millones de euros en subvenciones se desata, mientras se prepara para las elecciones generales de la próxima primavera.

Orbán llegó a Bruselas con algunos gestos de cooperación, luego de que su gobierno presentara enmiendas a principios de semana a dos leyes que anteriormente fueron consideradas ilegales por el Tribunal de Justicia de la Unión Europea.

Una es sobre la eliminación de disposiciones sobre donaciones extranjeras dadas a organizaciones de la sociedad civil que, según el tribunal, eran “restricciones discriminatorias e injustificadas”.

El otro es sobre la legislación de educación superior, que finalmente obligó a la Universidad de Europa Central, fundada por George Soros, a trasladarse a Viena desde Budapest.

El plan nacional de Hungría, al igual que los planes de todos los países de la UE (que deben presentarse a finales de abril), será evaluado por la comisión durante los próximos dos meses.

Luego, la comisión hará una propuesta al consejo de estados miembros para aprobar los planes, donde los gobiernos pueden examinarlos más a fondo y exigir ajustes.

Estos planes deben adherirse a los objetivos comunes acordados por los líderes de la UE el año pasado, como que el 37 por ciento del gasto debería destinarse a inversiones relevantes para el clima.

Sin embargo, el eurodiputado de la oposición húngara István Ujhelyi (Socialistas y Demócratas) en una carta a von der Leyen el jueves advirtió que “ni el 37 por ciento del clima ni el 20 por ciento del objetivo digital” cuentan con el apoyo adecuado en el plan nacional húngaro.

Ujhelyi argumentó que la mayoría de las reformas e inversiones propuestas por Orbán no toman en cuenta elementos centrales del Pacto Verde Europeo, el proyecto climático insignia del bloque.

Los críticos de Orban también han señalado que el primer ministro húngaro quiere gastar una buena parte del dinero de la recuperación en educación superior. En los últimos años, gran parte de la gobernanza de las universidades públicas se ha centrado en fundaciones con ministros u otros aliados del gobierno en juntas, lo que genera preocupaciones sobre la libertad académica.

Preocupaciones por la corrupción

Los planes de recuperación también deben respetar las llamadas recomendaciones específicas de cada país, el asesoramiento anual de la comisión sobre cómo transformar la economía y la administración de los estados miembros.

Aquí, la UE el año pasado destacado la “falta de competencia en la contratación pública” como “preocupación importante”, en particular el elevado número de ofertas únicas, identificó “deficiencias sistémicas” y debilidades en el sistema de control de la contratación pública.

También señaló que la corrupción, el acceso a la información pública y la libertad de los medios de comunicación “causaron preocupaciones”, y agregó que “se carece de una acción sistemática decidida para enjuiciar la corrupción de alto nivel”, mientras que “la investigación y el enjuiciamiento parecen menos efectivos en Hungría que en otros estados miembros “.

Hungría ha encabezado la lista de países de la agencia antifraude de la UE donde se han encontrado irregularidades en el gasto de fondos de la UE entre 2015 y 2019, aunque el gobierno de Orbán, en el poder desde 2010, ha argumentado que tiene que ver con el mal uso por parte de un gobierno anterior.

“El estado de derecho, la corrupción y las licitaciones públicas son muy relevantes para la implementación del fondo de recuperación. […] Esto es muy importante para las reformas que estamos discutiendo con los estados miembros y que requieren que se incluyan en los planes para aquellos estados miembros que tenían recomendaciones al respecto “, dijo un funcionario de la UE el viernes, antes de la reunión.

Orbán tiene una tarjeta clave en sus manos: Hungría aún no ha aprobado la legislación necesaria para que la comisión recaude dinero en los mercados, base para la financiación de la recuperación.

Sin embargo, será difícil aguantar esto. El viernes, Alemania también ratificó la legislación, luego de que su tribunal constitucional diera el visto bueno.

“Mañana no es una reunión en la que se decidirá nada, será una discusión”, dijo el portavoz de la comisión Eric Mamer en la reunión cara a cara von der Leyen-Orbán el jueves.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.