¿Por qué la energía eólica marina es la ‘cenicienta’ de la política climática de la UE?

El año pasado, 2020, se produjeron cambios sísmicos en la política energética en toda la industria. El mercado mundial del gas sigue siendo bajista y extraordinariamente sobreabastecido, y los precios del gas experimentan una creciente presión a la baja y volatilidad. Considerando que, frente a la agitación mundial, la industria de la energía eólica marina continúa prosperando.

El año sin precedentes de nuevas instalaciones de parques eólicos marinos resultó en un total de más de 35 GW de capacidad operando en todo el mundo para fines de 2020.

Desde una perspectiva a largo plazo, la Ocean Renewable Energy Action Coalition (OREAC) ha establecido una meta de 1.400 GW para 2050, lo que significa un ritmo acelerado de implementación global de proyectos de generación eólica marina.

El 14 de julio, la Comisión Europea dio a conocer su tan esperado paquete ‘Fit for 55’, que busca reformar la regulación de la UE que se alinea con el objetivo del bloque de reducir las emisiones de gases de efecto invernadero en un 55 por ciento para 2030. Esto implica un nuevo objetivo de energía renovable para 2030 . Según la última evaluación de impacto de la Comisión Europea, debería ser al menos del 38-40 por ciento, en lugar del objetivo actual del 32 por ciento de energías renovables.

Eso significa que la UE requiere 433-452 GW de capacidad de energía eólica para 2030, un aumento del triple de los 179 GW instalados en la actualidad.

La energía eólica será la principal tecnología del Green Deal en la visión estratégica a largo plazo de la Comisión Europea para una economía climáticamente neutra.

Alcanzar el objetivo de descarbonización del bloque requerirá un aumento de 25 veces en la capacidad eólica marina. Y una acumulación aún mayor en la cantidad de nueva capacidad eólica terrestre.

La industria puede entregar los volúmenes en espera de una política sólida de energías renovables industriales de la UE que garantice que se realice una expansión de energía eólica tan grande en Europa y que la industria sea competitiva en costos tanto dentro como fuera de la UE.

Sin embargo, la tecnología no es la principal barrera para el despliegue de la energía eólica necesaria para el Green Deal.

El mercado europeo de la energía es bastante complejo y atiende a millones de hogares y empresas durante todo el día. Actualmente, no existen mecanismos de mercado para que los proyectos de desarrollo de redes en alta mar sean financiables. Los países tienen diversos programas de capital y reglas de operación del mercado que impiden que se descarguen los flujos de inversión en proyectos híbridos offshore.

La vaguedad en el diseño del mercado futuro y los ingresos de los parques eólicos marinos impide el proceso de implementación de una red marina integrada.

¿Atasco de cuadrícula?

Hoy, Europa invierte unos 40.000 millones de euros al año en redes, lo que no es suficiente. Para ampliar y optimizar la infraestructura de la red europea. Las inversiones anuales en infraestructura de red ascenderán a entre 66 000 y 80 000 millones de euros anuales durante los próximos 30 años.

Se necesitarán esfuerzos para ofrecer claridad a través de cambios regulatorios al Reglamento de Electricidad de la UE, en particular, se abordará mejor cómo se abordarán los proyectos eólicos marinos en lo que respecta a la distribución de ingresos por congestión y la asignación de capacidad transfronteriza.

Los beneficios de un desarrollo acelerado serán sustanciales. El sector de la energía eólica de la UE genera 37.000 millones de euros para el PIB de la UE, opera 248 fábricas en la UE y cada nueva turbina eólica instalada en Europa aportaría 10 millones de euros de actividad económica.

La energía eólica marina es una de las fuentes de generación de energía más prometedoras y rentables de Europa.

Pero las políticas actuales no arrojarán estas cifras, ni en volumen ni en beneficios económicos. Los objetivos más altos son necesarios pero no suficientes.

Europa requiere mecanismos de ejecución, seguimiento y ejecución más sólidos para asegurarse de que 2030 sea un trampolín hacia un sistema de energía climáticamente neutro.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.