Un ‘bâdgir’ diplomático de la UE en Viena: el acuerdo nuclear 2.0 con Irán

Cuando las cosas se ponen calientes, buscas enfriarlas. La cultura persa está demasiado familiarizada con el calor con las abrasadoras temperaturas del Medio Oriente. Una de las tecnologías antiguas más efectivas, desplegada por los persas para combatir el calor fue la bâdgir o receptor de viento.

Ubicados en la parte superior de los edificios, los Bâdgirs funcionan canalizando aire caliente debajo en todo el interior del edificio, sobre charcos de agua, lo que obliga a que el aire caliente suba y salga. Mientras la UE y las partes continúan las negociaciones nucleares en Viena con Irán, los funcionarios de Berlaymont deberían buscar inspiración diplomática en esta maravilla de la ingeniería para garantizar que las tensiones regionales no se intensifiquen.

Como cualquier sitio de construcción, los constructores necesitan un plano para visualizar la estructura final. Para Enrique Mora, subsecretario general del SEAE y principal funcionario de negociaciones, la máxima prioridad de la UE debería ser restaurar la previsibilidad y la estabilidad en una arquitectura de seguridad regional fracturada. Para cualquier posibilidad de éxito, la UE necesita construir un compromiso colaborativo, acordar un nuevo marco ultraelástico y resistente a los golpes que los iraníes puedan pregonar en casa.

A pesar de los esfuerzos del expresidente Hassan Rouhani para involucrar a Occidente, la decisión infundada de la Administración Trump de retirarse del JCPOA sigue siendo adversamente transformadora. La decisión ha dejado a los iraníes promedio y a los moderados sintiéndose quemados. Sin lugar a dudas, fue una lucha sofocar temporalmente las voces de línea dura para aceptar las condiciones originales del JCPOA, pero ahora con el presidente Ebrahim Raisi corriendo, la búsqueda de concesiones será dolorosa y costosa para la UE. Políticamente, los iraníes no pueden aceptar un trato que no sea sustancialmente más ventajoso.

La UE y aquellos legítimamente interesados ​​en un acuerdo tendrán que aceptar este hecho y la influencia que ejerce Irán. La actual delegación iraní puede alejarse de la mesa en Viena sin consecuencias, en comparación con tiempos anteriores. Afortunadamente, la UE y el E3 (Alemania, Francia, Gran Bretaña) se sientan a la mesa con cierta credibilidad como intermediarios honestos, con un despliegue

INSTEX, para facilitar el comercio durante la retirada de Estados Unidos. Si bien no es un cambio de juego, cada mínimo de capital político que la UE pueda utilizar para avanzar en su posición es fundamental. Con la economía de Irán en caída libre, el alivio inmediato de las sanciones es el incentivo más fuerte que el equipo de Mora puede presionar para convencer a Irán de que siga hablando.

Desde la perspectiva de Washington, esta influencia será difícil de aceptar a medida que avancen las negociaciones. La Administración Biden ha hecho del regreso al acuerdo una prioridad máxima de política exterior, y necesita urgentemente una victoria de relaciones públicas, dada la actual debacle de Afganistán. Al igual que la UE, Washington busca una mayor estabilidad de seguridad regional para dedicar más recursos a Asia. Dada la herida abierta, Irán no está dispuesto a dar Robert Malley, enviado especial de Estados Unidos para Irán, cualquier trato especial. El enfoque del amor duro corta en ambos sentidos, ya que Malley será reacio renunciar al alivio de las sanciones a Raisi los de línea dura sin grandes garantías de seguridad.

Si bien el marco original del JCPOA se centró exclusivamente en cuestiones nucleares, ampliar su contenido para incluir la actividad regional malintencionada de Irán será casi imposible para Irán, que ve estos temas como desconectados. La presión para expandir el contenido de cualquier acuerdo crece dada la naturaleza creciente de la guerra en la sombra de Irán con Israel.

Un nuevo cambio de gobierno en Jerusalén no ha traído una nueva posición política con respecto a Teherán. El primer ministro Naftali Bennet se opone con vehemencia a cualquier acuerdo que proporcione recursos para los disturbios iraníes o su programa nuclear. Si bien apaciguar a Israel no es parte del proceso formal, es una dinámica con la que la UE tendrá que lidiar en segundo plano. Además, la muerte de un Británico y rumano por un presunto ataque con aviones no tripulados de Irán en el Mar Arábigo, no dan ninguna razón para que los EE. UU. O el E3 abandonen esta línea de pedido.

Aunque a la UE le gustaría abordar el arte de gobernar regional de Irán, para lograr cualquier acuerdo sobre la línea de meta, deberían concentrarse en persuadir a Estados Unidos para que acepte un lenguaje menos completo sobre el tema o separar el tema por completo en un nuevo marco para ayudar a fomentar algunas CBM regionales iniciales.

Un segmento especialmente complicado de las conversaciones involucrará a Rusia. En la superficie, Moscú siempre ha presionado para lograr un acuerdo, pero hay motivos intrínsecamente ocultos. La firma de un nuevo acuerdo sería una gran oportunidad fotográfica internacional para el Kremlin que desviaría la atención adversa de Nord Stream 2 y la Plataforma de Crimea.

En realidad, Moscú todavía preferiría a Teherán atado. Dado el estatus internacional paria de Irán, Rusia reconoce su dependencia de él para transferencias de tecnología y armas. Va en contra del interés estratégico de Rusia que Irán vuelva a ingresar por completo en la comunidad global, especialmente con la UE, a menos que sea bajo sus términos. Además, Rusia no tiene ninguna razón inmediata para dominar el comportamiento extracurricular iraní en la región, o contribuir a la estabilidad, ya que beneficia a su agenda más amplia de Siria. Cuando se toman en conjunto, suficientes factores dan crédito a que Rusia torpedee cualquier acuerdo que amenace sus intereses, donde la UE tiene pocos recursos para responder.

La misma mentalidad rusa de explotación se extiende a China, que se beneficia de tener un Irán débil. Una economía paralizada permite a China extraer energía favorable condiciones sobre contratos y apalancar otros elementos geopolíticos. Beijing ya está persiguiendo una desdolarización estrategia que favorece al yuan, por lo que no llegar a un acuerdo no sería catastrófico. Al igual que Rusia, incentivar a China para que se suba a bordo podría venir en forma de buena prensa que ofrecería un respiro de su sobrecargada diplomacia de guerreros lobo y COVID-19.

Mientras duren las negociaciones, la UE debería prepararse para mantenimiento de sus diplomáticos bâdgir. Si bien el plan para la arquitectura de seguridad regional es claro y se puede obtener, un juego de paciencia que implica dar y recibir sigue en construcción en Viena. Ya sea por el deseo de estabilidad, prestigio o fondos, es factible un camino para un nuevo acuerdo con Irán. Si la antigua Persia pudo construir su bâdgirs, hoy también puede hacerlo la UE.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.