Violencia en nombre de Dios

El 5 de julio, activistas de extrema derecha georgianos dispersaron la semana del Orgullo de Tbilisi planeada atacando físicamente a más de 50 personas, de las cuales 53 eran miembros de los medios de comunicación locales e internacionales. La multitud anti-gay también irrumpió en las oficinas de la organización de derechos LGBT de Georgia y el movimiento civil Shame, todo lo cual se hizo en el nombre de Dios.

En el país postsoviético, donde el 83,4% de la población son cristianos ortodoxos, la manifestación contra el Orgullo de Tbilisi y las acciones motivadas por delitos de odio no solo fueron apoyadas, sino también incitadas por algunos clérigos de la Iglesia Ortodoxa de Georgia. Uno de los diáconos de la Iglesia ortodoxa, el padre Spyridon, instó abiertamente a los manifestantes a utilizar la violencia.

“No digas no a la violencia. Usa la violencia por tu patria, tu Dios y la pureza ”, gritó Spyridon desde el escenario el 5 de julio durante un mitin. Spyridon tenía antes pidió formas de violencia aún más radicales antes de los eventos del 5 de julio, diciendo: “La nación georgiana tiene que unirse para proteger las enseñanzas de Cristo y la moralidad… El 5 de julio, debemos romper los huesos de los partidarios de Sodoma y aplastarlos. Una vez que lo hayas hecho, puedes venir a nosotros, la Iglesia ”.

El frágil patriarca de Georgia de 88 años, Ilia II, emitió un comunicado antes de la semana del Orgullo, diciendo que el evento “viola los derechos de la mayor parte de la sociedad georgiana, sus libertades y elecciones”. La Iglesia se dirigió a 30 eurodiputados, que anteriormente expresaron su apoyo a la libertad de expresión de la comunidad LGBT en Georgia, para abstenerse de alentar el Orgullo de Tbilisi y pidió al gobierno georgiano que evite los disturbios en la sociedad.

Después de tales declaraciones, no fue una sorpresa cuando los activistas de derecha arrancaron la bandera azul y amarilla de la Unión Europea del Parlamento georgiano y la reemplazaron con una gran cruz georgiana. Cuando se devolvió la bandera de la UE al día siguiente, la misma multitud volvió a retirarla y quemarla, mientras algunos de los manifestantes ultranacionalistas gritaban: “¡Los homosexuales deberían ser quemados de la misma manera!”

Esta no es la primera vez que grupos de extrema derecha desatan la violencia contra la comunidad gay de Georgia. Hace poco más de ocho años, el 17 de mayo de 2013, se llevó a cabo una manifestación anti-LGBT en Tbilisi en relación con el Día Internacional contra la Homofobia. Los activistas de los derechos de los homosexuales fueron brutalmente atacados por miles de manifestantes liderados y dirigidos por decenas de clérigos ortodoxos.

Al igual que los hechos ocurridos el 5 de julio, la policía no hizo nada para evitar que los ultranacionalistas agredieran físicamente a cualquier persona en la calle, porque los sacerdotes les dijeron que no se metieran en la situación.

Dos días antes de ese incidente en particular, Ilia II había pedido la prohibición de la manifestación del Orgullo, diciendo que quienes participaron en el evento padecían una “anomalía y enfermedad”. Declaraciones similares llegan todos los años en Georgia por parte de la Iglesia, que siempre culpa a la comunidad LGBT por las consecuencias, por “propaganda y popularización de su vida pecaminosa en la sociedad georgiana”.

Sentimientos anti-occidentales

Muchos creen que el Orgullo de Tbilisi fue un “detonante” utilizado por la Iglesia georgiana para movilizar a una cierta parte de la población georgiana y expresar sus sentimientos virulentamente antioccidentales. En una declaración emitida por el Patriarcado de Georgia el 3 de julio, destacó que al apoyar el Orgullo de Tbilisi, las embajadas extranjeras en Georgia estaban “ejerciendo presión” sobre la sociedad e interfiriendo en la vida pública y espiritual de Georgia al tratar de convencer a los georgianos de que apoyaran “la propaganda de una forma de vida pervertida ”.

El fundador del Instituto para la Tolerancia y la Diversidad, Beka Mindiashvili, cree que la ortodoxia en Georgia ha pasado gradualmente de la etapa de “ideologización” a la etapa de “politización”. Mindiashvili dice que los hechos violentos que tuvieron lugar en Tbilisi el 5 de julio, y la retirada de la bandera de la UE por parte de la multitud de extrema derecha, es esencialmente una declaración de dominio de las fuerzas prorrusas dentro de Georgia que están utilizando una narrativa nacionalista y xenófoba. como tapadera.

El Patriarcado dijo (el 5 de julio): “Somos el principal actor político de nuestra sociedad. No obedecemos las reglas de la democracia liberal o el orden constitucional, basado en los derechos humanos ”, dijo Mindiashvili a RFE / RL.

Giorgi Tiginashvili, un teólogo, cree que el Patriarcado animó a la mafia a atacar a los miembros de los medios de comunicación porque los periodistas, que suelen criticar el papel cada vez más poderoso de la Iglesia Ortodoxa en la política georgiana, son considerados defensores de los valores liberales occidentales, entre ellos la separación de la iglesia y el estado.

“Esta es una batalla abierta contra la plataforma occidental. Las acciones del Patriarcado muestran que Occidente, los valores occidentales, el mundo libre, los medios críticos y los ciudadanos libres representan una barrera infranqueable que no puede domar. Por lo tanto, representa una amenaza para la capital de la Iglesia ”, enfatizó Tiginashvili.

En respuesta a las decenas de agresiones a periodistas, el Patriarcado calificó las numerosas agresiones como “cierto incidente violento” y, aunque lo calificó de “absolutamente inadmisible”, ni el Patriarcado ni Ilia II pidieron que se abriera una investigación y que los perpetradores debe ser castigado.

El Patriarcado sí emitió, sin embargo, otro comunicado en el que trató de distanciarse de sus anteriores llamados a la violencia y que si “actos similares” eran cometidos por el clero, se tratarán en un futuro próximo.

La jefa del departamento de relaciones públicas del Patriarcado, Andria Jagmaidze, dijo en el canal oficialista Imedi TV que la propia comunidad LGBT había provocado la violencia al “ignorar la posición de la población … El problema surge después de que comienza la propaganda sobre su forma de vida ”.

Después de los violentos ataques a periodistas, la Iglesia Ortodoxa celebró un servicio vespertino donde Shio Mujiri – Ilia II’s Teniente, una figura que actúa esencialmente como copatriarca – se dirigió a un grupo de feligreses que “la nación siempre se unirá contra” la Semana del Orgullo.

Georgia se está preparando para solicitar oficialmente la adhesión a la UE en 2024. Los requisitos previos para la adhesión a la UE, según los Criterios de Copenhague, implican que un país candidato debe tener estabilidad en sus instituciones que garanticen la democracia, el estado de derecho y el respeto de los derechos humanos y las minorías. .

A Georgia se le concedió oficialmente viajar sin visado con la UE en 2017, lo que generó grandes expectativas en el país sobre la posibilidad de ser miembro de la UE y “un regreso a la familia europea”. La salvaje exhibición del 5 de julio, sin embargo, plantea una pregunta importante: ¿Estará la UE dispuesta a abrir sus puertas a una nación que claramente no ha pasado la prueba para salvaguardar la democracia, la libertad de expresión y el respeto por las minorías?

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.