¿Por qué la tecnología no puede solucionar su problema de género?

Las miles de mujeres que trabajaron en las plantas de fabricación de microchips del Valle y otras instalaciones de fabricación desde la década de 1960 hasta principios de la década de 1980 no compitieron en estos Juegos Olímpicos, pero sí contribuyeron al éxito de la industria. Algunos eran asiáticos y mexicoamericanos de clase trabajadora cuyas madres y abuelas habían trabajado en los huertos y fábricas de conservas de frutas del Valle antes de la guerra. Otros eran inmigrantes recientes del este y el medio oeste, blancos y, a menudo, con educación universitaria, que necesitaban ingresos e interesados ​​en el trabajo técnico.

Con pocos otros trabajos técnicos disponibles para ellas en el Valle, las mujeres trabajarían por menos. La preponderancia de mujeres en las líneas ayudó a mantener los salarios de las fábricas de la región entre el mas bajo del pais

. Las mujeres continúan dominando las líneas de ensamblaje de alta tecnología, aunque ahora la mayoría de las fábricas están ubicadas a miles de kilómetros de distancia. En 1970, una de las primeras líneas de producción mexicanas de propiedad estadounidense empleaba a 600 trabajadores, casi el 90% de los cuales eran mujeres. Medio siglo después, el patrón continuó: en 2019, las mujeres se maquillaron 90%
de la fuerza laboral en una enorme planta de ensamblaje de iPhone en India. Las trabajadoras de producción femenina componen 80% de toda la fuerza laboral tecnológica de Vietnam.

Proyecto: “El club de los chicos”

La cultura gerencial ferozmente competitiva e inusualmente exigente de la fabricación de chips demostró ser muy influyente y se filtró a través de los millonarios de la primera generación de semiconductores a medida que desplegaban su riqueza y experiencia gerencial en otras empresas. Pero el capital de riesgo fue donde la cultura de los semiconductores proyectó su sombra más larga.

Los capitalistas de riesgo originales del Valle eran un grupo muy unido, en su mayoría hombres jóvenes que administraban el dinero de hombres mayores y mucho más ricos. Al principio eran tan pocos que reservaban una mesa en un restaurante de San Francisco y convocaban a los fundadores para que presentaran a todos a la vez. Tantas oportunidades fluían que no importaba mucho si un trato iba a otra persona. Los miembros fundadores como el capitalista de riesgo de Silicon Valley, Reid Dennis, lo llamaron “El Grupo”. Otros observadores, como el periodista John W. Wilson, lo llamaron “The Boys Club”.

De izquierda a derecha: Gordon MOORE, C. Sheldon ROBERTS, Eugene KLEINER, Robert NOYCE, Victor GRINICH, Julius BLANK, Jean HOERNI y Jay LAST.
Los hombres que abandonaron el primer fabricante de chips de silicio del Valle, Shockley Semiconductor, para iniciar Fairchild Semiconductor en 1957 fueron llamados “los ocho traidores”.

FOTOS DE WAYNE MILLER/MAGNUM

El negocio de riesgo se estaba expandiendo a principios de la década de 1970, a pesar de que los mercados a la baja hacían que fuera un momento terrible para recaudar dinero. Pero las empresas fundadas y dirigidas por veteranos de semiconductores durante este período se convirtieron en las que definieron la industria. Gene Kleiner dejó Fairchild Semiconductor para cofundar Kleiner Perkins, cuya larga lista de éxitos incluía a Genentech, Sun Microsystems, AOL, Google y Amazon. El maestro intimidador Don Valentine fundó Sequoia Capital, realizando inversiones iniciales en Atari y Apple, y luego en Cisco, Google, Instagram, Airbnb y muchos otros.

Generaciones: “Reconocimiento de patrones”

Los capitalistas de riesgo de Silicon Valley dejaron su huella no solo eligiendo en quién invertir, sino también asesorando y dando forma a la sensibilidad empresarial de aquellos a quienes financiaban. Eran más que banqueros. Eran mentores, profesores y figuras paternas de hombres jóvenes e inexpertos que a menudo sabían mucho sobre tecnología y nada sobre cómo iniciar y hacer crecer un negocio.

“Este modelo de una generación que tiene éxito y luego cambia para ofrecer a la próxima generación de empresarios apoyo financiero y experiencia gerencial”. La historiadora de Silicon Valley Leslie Berlin escribe, “es uno de los secretos más importantes y menos reconocidos del éxito continuo de Silicon Valley”. Los líderes tecnológicos están de acuerdo con la evaluación de Berlín. El cofundador de Apple, Steve Jobs, que aprendió la mayor parte de lo que sabía sobre negocios de los hombres de la industria de los semiconductores, lo comparó con pasando un bastón en una carrera de relevos.

Leave a Reply

Your email address will not be published.