¿Qué significa la pertenencia a la OTAN de Finlandia y Suecia para el futuro de las innovaciones de la OTAN?

El 18 de mayo, Finlandia y Suecia solicitaron oficialmente su ingreso en la OTAN, una decisión marcadamente histórica. Si bien los dos países han mantenido durante mucho tiempo posiciones militares de no alineación, la invasión de Ucrania por parte de Rusia los llevó a reevaluar por completo su postura y el futuro de la seguridad. Además, la invasión rusa ha creado un tremendo cambio en la opinión pública, con la mayoría de la población votando a favor de unirse a la Alianza. La violación no provocada de Rusia de las garantías de seguridad ha hecho que el paraguas de seguridad de la OTAN sea significativamente más atractivo tanto para Finlandia como para Suecia, pero ¿qué significa su posible membresía para el futuro de las innovaciones de defensa de la OTAN?

Ninguno de los países es ajeno a la OTAN. Ambos han estado involucrados en una amplia gama de iniciativas de cooperación con la Alianza, compartiendo valores y objetivos comunes. Con aumentos sustanciales en el gasto de defensa, ejércitos activos e industrias de defensa, cada país aporta algo único a la mesa.

Finlandia comparte una frontera con Rusia que se extiende por más de 1.300 kilómetros. Para un país no nuclear, necesita mantener fuerzas convencionales actualizadas para garantizar una disuasión creíble. De hecho, la artillería de Finlandia es una de las más grandes de Europa, con la El segundo mas largo Fuerzas Terrestres.

Finlandia ha estado reemplazando equipos de artillería desde 2014 como parte de la Programa de Artillería Operacional. Estos esfuerzos aseguran una modernización continua de las fuerzas, expandiendo su ciclo de vida hasta la década de 2050 y agregando a los tanques de batalla y vehículos de infantería Leopard. Suecia, por otro lado, se enorgullece de su fuerza aérea de primer nivel, respaldada por aviones de combate Gripen 39 y su armada experta. Su unidad de Flotilla de Submarinos fortalecería sustancialmente la presencia de la Alianza en el Mar Báltico y en el Ártico.

Un activo especialmente interesante es el finlandés curso de defensa nacional, que está dedicado a líderes de diversas esferas de la sociedad. Se les enseña sobre diferentes sectores de la seguridad nacional del país, lo que les permite comprender las necesidades de Finlandia y, a su vez, ayudar a orientar las decisiones. Un ejercicio similar a nivel de la OTAN ciertamente impulsaría el desempeño de los Aliados y su cooperación con el sector privado.

Industrias de defensa e I+D

Cuando se trata de potencial de innovación e Investigación y Desarrollo (I+D), las industrias de defensa de los dos países sirven como fuertes activos para su candidatura a la OTAN. Especializadas y altamente operativas, las industrias suministran capacidades nacionales con técnicas y equipos efectivos. Dado que la industria consiste principalmente en pequeñas y medianas empresas, Finlandia y Suecia pueden dar lecciones a la OTAN sobre la cooperación efectiva entre las empresas de pequeña escala y las esferas públicas. Las industrias no solo son altamente rentables, sino también competitivas internacionalmente, exportando grandes porciones de productos de alta calidad con largos ciclos de vida. Su objetivo de ser autosuficientes en defensa y seguridad se refleja en sus importantes inversiones en I+D. Además, los equipos y las tecnologías suelen diseñarse de acuerdo con las necesidades operativas específicas de cada país. Por ejemplo, los submarinos suecos están específicamente adaptados al Mar Báltico, teniendo en cuenta sus diferentes capas de sal, o archipiélagos estrechos

.

Como se publicó recientemente en el informe de GLOBSEC sobre Desempeño e innovaciones de la OTAN sugiere, la OTAN puede escapar de la creciente carga geoeconómica buscando inversiones rentables en industrias de defensa y tecnologías innovadoras. Ambos países son conocidos por priorizar soluciones innovadoras y sostenibles, que son esenciales para preservar la región del Ártico y su clima. El desempeño y la rentabilidad de estas industrias también se derivan del uso exitoso de tecnología civil en sus respectivas producciones militares.

Como recomienda el informe, establecer vínculos estrechos con el sector privado y, posteriormente, basar las innovaciones de defensa en esta cooperación es una política muy necesaria para la Alianza. Dado que Finlandia y Suecia ya operan dentro de estas pautas, son sin duda valiosas para el futuro de la innovación de la OTAN. Al traer ejércitos modernos, industrias de defensa efectivas, conocimientos experimentados y producción basada en las necesidades militares y los usuarios finales, los dos países nórdicos pueden llevar la innovación de defensa de la OTAN al frente.

En línea con mayor gasto en defensa en múltiples estados miembros de la OTAN, esta ampliación podría poner mayor énfasis en definir las necesidades de innovación de la OTAN y ayudar a dar forma a un ecosistema de innovación más resiliente. Con la Cumbre de Madrid de la OTAN a la vuelta de la esquina, muchos esperan que finalicen el proceso de ampliación y las negociaciones. Sin embargo, el resultado más probable será que su adhesión a la OTAN se congele. Turquía ha indicado que no percibe la Cumbre como una plazo para la adhesión, por lo que la cuestión de cuándo se unirán Suecia y Finlandia sigue en el aire. Dado que la cumbre brinda impulso para que las soluciones y estrategias innovadoras se incluyan como el eje detrás del séptimo Concepto Estratégico, no tener a Suecia y Finlandia como miembros válidos es un inconveniente. Su percepción y perspectivas impulsadas por la innovación sobre la seguridad y la defensa podrían faltar en los resultados de la cumbre, ya que podrían ayudar a liderar la Alianza para mejorar el desempeño en innovación.

Leave a Reply

Your email address will not be published.