Se descubre que un hombre por lo demás sano tiene un visitante inesperado y perturbador en su cerebro

Hace tres años, una familia de Boston se sumió en el caos durante las primeras horas de la mañana. Un hombre, que momentos antes había estado durmiendo profundamente junto a su esposa, estaba en el suelo convulsionando y nadie sabía por qué.

Estaba confundido, pronunciaba palabras sin sentido y trató de resistirse a que lo llevaran en ambulancia al Hospital General de Massachusetts. Allí, a través de un minucioso proceso de diagnóstico, los médicos descubrieron un huésped cerebral no deseado.

En el examen, los latidos del corazón y la respiración del desafortunado estaban ligeramente elevados, pero la toxicología y las radiografías de tórax no mostraron anomalías. No hubo evidencia física que sugiriera una enfermedad crónica subyacente, ni antecedentes de enfermedad o comportamiento inusual antes del evento, ni antecedentes familiares conocidos de problemas neurológicos.

“El paciente también tenía sangre en la boca, presumiblemente por morderse la lengua”, escribe el médico Andrew Cole en un informe de caso recientemente publicado

.

El hombre de 38 años fue tratado con lorazepam para las convulsiones, pero tomó aún más trabajo averiguar qué las había causado en primer lugar.

Varias afecciones pueden provocar convulsiones o síntomas que se parecen a ellas. Cualquier cosa que interrumpa el flujo sanguíneo al cerebro puede causarlos, por lo que es importante verificar todo el sistema circulatorio. Las pruebas revelaron que el hígado del hombre, que regula las sustancias químicas en nuestro torrente sanguíneo, y los riñones, que eliminan los desechos de la sangre y regulan la presión arterial, funcionaban correctamente.

La pérdida momentánea de sangre a partes del cerebro (ataques isquémicos), las drogas, las migrañas y los eventos psiquiátricos también pueden producir síntomas similares a convulsiones, pero las pruebas de toxicología y el hecho de que el hombre había estado en perfecto estado de salud anteriormente, lo descartaron.

“Obtener la historia clínica es clave”, explica Col. “La herramienta más poderosa en la evaluación de una posible convulsión es la información adicional”.

La historia del paciente proporcionó una pista. Había emigrado de una zona rural de Guatemala hace 20 años.

Imágenes por resonancia magnética que se enfocan en una de las tres lesiones cerebrales (flecha). (Cole et al, NEJM, 2021)

Los escáneres cerebrales revelaron tres lesiones calcificadas. Dada su presentación y la historia del paciente, los médicos concluyeron que se trataba de quistes pertenecientes a la tenia parasitaria del cerdo (Taenia solium). Estos gusanos blancos con forma de cinta dependen de los huéspedes humanos para alcanzar la fase adulta de su ciclo de vida, donde se adhieren al intestino delgado con docenas de pequeños ganchos.

Aquí, los gusanos planos se deleitan con los nutrientes circundantes y pueden crecer hasta ocho metros de largo. Esta es la etapa en la que pueden reproducirse sexualmente si tienen suerte; de ​​lo contrario, se reproducirán asexualmente. Sus huevos se transportan en nuestras heces al resto del mundo. Luego pueden sobrevivir en el medio ambiente hasta por dos meses como huevos, con la esperanza de ser devorados por otro animal.

Los cerdos son el huésped intermedio más común, pero a veces otros humanos o incluso el humano originalmente infectado también comen huevos de tenia. Nacen en los intestinos de su devorador y la larva resultante se abre camino hacia el torrente sanguíneo, preferiblemente para anidar en sabrosos músculos de cerdo que luego pueden transportarlos de regreso a los humanos que han comido carne poco cocida.

Sin embargo, los quistes resultantes que forman la larva pueden desarrollarse en cualquier órgano, y son estos los que causan los problemas más graves, especialmente si se establecen en el cerebro.

(Alexander J. da Silva / Melanie Moser / CDC)

Esta condición se llama neurocisticercosis y es la principal causa de epilepsia adquirida en muchas partes del mundo, incluidas América Latina y África subsahariana. Miles de personas se cree que solo en los EE. UU. presentan casos similares a este cada año.

La neurocisticercosis es una enfermedad prevenible, pero a pesar de su prevalencia y gravedad, se han dedicado relativamente pocos recursos a combatirla, lo que ha llevado a los CDC a clasificarla como una enfermedad tropical desatendida.

Los preventivos incluyen lavarse bien las manos, cocinar y manipular la carne de manera segura y el tratamiento oportuno para las personas con tenias intestinales.

Algunos casos de neurocisticercosis requieren cirugía para extirpar un quiste problemático del cerebro, como en un caso reciente de una mujer australiana de 25 años, que experimentaba dolores de cabeza persistentes y visión borrosa. Como los quistes pueden formarse en diferentes partes del cerebro, los síntomas pueden variar mucho.

En cuanto a este caso, el hombre fue tratado con antiinflamatorios, anticonvulsivos y dos medicamentos antiparasitarios. Fue dado de alta del hospital sin síntomas restantes después de cinco días y permanece libre de convulsiones tres años después.

Sin embargo, es probable que deba seguir tomando el medicamento anticonvulsivo.

“La cuestión de cuándo suspender la medicación es problemática, porque la lesión calcificada permanecerá a perpetuidad”. dice Col.

Este estudio de caso se informó en El diario Nueva Inglaterra de medicina.

.

Leave a Reply

Your email address will not be published.