Un hombre paralítico desafía al mono de Neuralink a un partido mental Pong

Copeland ya usa comandos mentales para jugar videojuegos, incluidos los clásicos de Sega como Sonic the Hedgehog. Admite que fue una pregunta “difícil” si desafiar al mono de Musk o no. “Me podrían dar una paliza”, dice. “Pero sí, jugaría”.

Copeland lanzó el desafío en una entrevista y en episodio de hoy del programa nacional de radio pública Viernes de ciencia, donde pareció hablar de interfaces cerebrales.

Neuralink, una compañía secreta establecida por Musk en 2016, no respondió a nuestros intentos de transmitir el desafío Pong.

Nathan practica Pong
Nathan Copeland usando un implante neural para jugar al Pong con su mente esta semana en la Universidad de Pittsburgh.

CORTESÍA DE NATHAN COPELAND

Jugando en casa

Las interfaces cerebrales funcionan registrando la activación eléctrica de las neuronas en la corteza motora, la parte del cerebro que controla el movimiento. La frecuencia de disparo de cada neurona contiene información sobre los movimientos que un sujeto está haciendo o simplemente imaginando. Luego, un programa “decodificador” traduce las señales en un comando que se puede transmitir al cursor de una computadora.

Copeland es uno de los pocos humanos con un estilo de implante más antiguo, llamado matriz de Utah, que usa en experimentos en la Universidad de Pittsburgh para hacer cosas como mover brazos robóticos. Antes de que Copeland realice una tarea, comienza con una sesión de entrenamiento de 10 minutos para que un algoritmo pueda mapear las señales de disparo de sus neuronas a movimientos específicos. Después de tal sesión, dice Copeland, puede pensar en el cursor de una computadora hacia la izquierda o hacia la derecha, hacia adelante o hacia atrás. Pensar en cerrar la mano provoca un clic del ratón.

A partir de marzo pasado, el equipo de Pittsburgh hizo arreglos para que Copeland usara su implante cerebral por su cuenta, en casa, para operar una tableta. Lo ha utilizado para navegar por la web y hacer dibujos de un gato con un programa de pintura. La primavera pasada, lo usaba seis horas al día. “Me ayudó a superar la pandemia”, dice.

MS Paint gato
Esta imagen de un gato fue dibujada por Nathan Copeland, quien está paralizado pero usa una interfaz cerebro-computadora para controlar una computadora. La imagen está a la venta como token no fungible.

NATHAN COPELAND

Sin embargo, la tableta no es particularmente poderosa. Y solo puede usarlo con baterías. Se supone que no debe conectar su cerebro a ningún dispositivo conectado directamente a la red eléctrica, ya que nadie sabe qué efecto podría tener una subida de tensión. “Lo he animado a tener cuidado con el software que le pone”, dice Jeffrey Weiss, un investigador de Pittsburgh que trabaja con Copeland. “No tengo otras restricciones que no sean romper la cosa y no tener malware en ella. Es solo una máquina con Windows “.

La interfaz de Copeland fue instalada por un neurocirujano hace seis años. Tiene cuatro implantes de silicona en total. Los dos en su corteza motora le permiten controlar un brazo robótico usado en experimentos o un cursor de computadora. Otros dos, en la parte somatosensorial de su cerebro, permiten a los científicos enviar señales a su mente, que registra como sensaciones de presión u hormigueo en los dedos.

La ventaja del mono

Si se produce una coincidencia mental, el primate de Neuralink tendría la ventaja de una interfaz de próxima generación, que la empresa llama “el enlace”. Mientras que Copeland tiene que conectar cables a dos puertos en su cráneo, el implante de Neuralink es aproximadamente del tamaño de una tapa de botella de refresco y está incrustado por completo en el cráneo. Transmite las grabaciones cerebrales de forma inalámbrica, a través de Bluetooth.

“Es un dispositivo muy prometedor, pero es nuevo y hay muchas preguntas al respecto”, dice Weiss. “Nadie fuera de Neuralink ha podido echarle un vistazo”. La compañía ha dicho que espera reclutar sujetos humanos, pero eso dependerá de cómo se mantenga el implante en los animales, incluidos los cerdos, en los que Neuralink está realizando pruebas. “Nadie sabe si va a durar seis meses o seis años”, dice Weiss.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.