UE teme pérdida de influencia en América Latina por estancamiento de acuerdos comerciales

El presidente de la Comisión Europea ha prometido políticas comerciales más fuertes para combatir la influencia global de China. Pero cuando Ursula von der Leyen anunció sus planes, no mencionó el estancamiento del acuerdo comercial con el bloque comercial más grande de América Latina.

En un discurso en Estrasburgo este mes, von der Leyen dijo que presentaría acuerdos comerciales con México, Chile y Nueva Zelanda al Parlamento Europeo y los estados miembros para su ratificación, y continuaría las conversaciones con Australia e India. Pero el pacto integral de 2019 con el bloque Mercosur de América del Sur ha sido ignorado. Mercosur incluye a Brasil y Argentina, dos de las economías más grandes en una región donde el comercio y la inversión chinos han crecido significativamente en las últimas dos décadas.

Bruselas está a la espera del resultado de las elecciones presidenciales de Brasil en octubre e insiste en que Brasilia firme un compromiso por separado para proteger la Amazonía antes de ratificar el acuerdo Mercosur. Las encuestas sugieren que el izquierdista Luiz Inácio Lula da Silva derrotará al populista de derecha Jair Bolsonaro, quien ha tensado los lazos con la mayoría de los líderes de la UE por su fracaso en detener la deforestación y apoyar los derechos indígenas.

Pero la falta de progreso preocupa a Josep Borrell, jefe de política exterior de la UE. En julio, el español preparó un documento confidencial para cancilleres, presentado al Financial Times, en el que expuso la necesidad de un “salto cualitativo en las relaciones” con América Latina y el Caribe en 18 meses.

Advirtió sobre una “sensación de desvinculación de la UE”. El hecho de no lograr acuerdos comerciales ha “socavado la credibilidad de la UE”, mientras que “la presencia e influencia de China en la región ha crecido exponencialmente”.

Ursula von der Leyen está de pie en un atril, detrás de ella la estrella de la UE
Ursula von der Leyen habló en Estrasburgo a principios de este mes. Bruselas espera el resultado de las elecciones presidenciales de Brasil en octubre antes de ratificar el acuerdo Mercosur © Yves Herman/Reuters

Si bien Lula generalmente está a favor de vínculos más estrechos con la UE, uno de sus aliados cercanos le dijo al Financial Times que un nuevo gobierno de Lula buscará renegociar partes del acuerdo de Mercosur.

Lula, quien se desempeñó como presidente durante dos períodos de 2003 a 2010, ve la asociación con la UE como “estratégica para Brasil y América Latina”, dijo Celso Amorim, su ministro de Relaciones Exteriores en ese momento.

Pero Amorim, quien asesoró a Lula en política exterior después de su renuncia, dijo que es probable que un gobierno de Lula quiera “algunos ajustes” al texto del pacto y tiene preocupaciones en áreas como la protección de la propiedad intelectual y la contratación pública. “Queremos estar seguros de que nada obstaculizará el desarrollo técnico o industrial de Brasil”, dijo. “No queremos seguir siendo solo un productor de materia prima”.

Cualquier cambio tendría que ser acordado por los socios de Mercosur de Brasil, Argentina, Uruguay y Paraguay, así como por los 27 estados miembros de la UE.

Un gobierno de Lula, agregó Amorim, está abierto a los cambios deseados por los europeos para fortalecer las disposiciones climáticas y de derechos humanos “siempre que no comprometa la soberanía brasileña”.

Piscinas de evaporación de salmuera de color amarillo brillante en una mina de litio en Argentina
América Latina, un importante productor de cobre y litio, también es una fuente de minerales críticos para la transición energética verde de la UE © Anita Pouchard Serra/Bloomberg

Lula insinuó el mes pasado que el acuerdo UE-Mercosur era desfavorable para Brasil en algunas áreas. “Las negociaciones tienen que ser algo en lo que todos ganen. . . Lo que queremos en la discusión con Europa es que no descuidemos nuestro interés por la reindustrialización [Brazil]’, dijo a los periodistas extranjeros.

Pero un funcionario de la UE dijo que reabrir un acuerdo que tardó años en finalizar es una “pesadilla”, especialmente porque muchos estados miembros se han vuelto más escépticos sobre los nuevos acuerdos comerciales desde 2019.

Pedro Migue da Costa e Silva, embajador de Brasil ante la UE, dijo que Brasil ha firmado todos los tratados internacionales relevantes: “No deberías mantener el acuerdo como rehén porque tienes estos otros problemas”, dijo en una entrevista.

Brasilia podría discutir la firma de un acuerdo conjunto para frenar la deforestación, pero debe ser “equilibrado y justo”, dijo, y señaló que su país tenía otros contendientes. “La asociación estratégica que forjamos con la UE ha estado inactiva. América Latina está fuera del mapa para la UE”.

El acuerdo estancado del Mercosur no es la única debilidad en las relaciones comerciales de la UE con América Latina.

Hace cuatro años que no se ratifica un acuerdo comercial y de asociación con México debido a las preocupaciones en Europa sobre los derechos ambientales y laborales. Chile todavía está esperando para firmar después de que París bloqueó el acuerdo de la UE por las preocupaciones de los agricultores franceses sobre el aumento de las importaciones de pollo.

El Comisario de Comercio de la UE, Valdis Dombrovskis, viajará a América Latina a finales de este año. Un funcionario de la UE dijo bajo condición de anonimato que la guerra en Ucrania demostró que la UE necesitaba una gama más amplia de aliados, en particular los países democráticos de América Latina.

“Cualquiera que quiera ganar votos en la ONU no puede confiar solo en la UE, EE. UU., Canadá, Corea del Sur y Japón. Necesitamos trabajar con muchos más países”.

América Latina, un importante productor de cobre y litio, también es una fuente de minerales críticos para la transición energética verde de la UE.

“África ya está arrendada a China porque han sido más estratégicas que las democracias. No podemos permitir que le pase lo mismo a América Latina”, dijo el funcionario.

Javi López, un socialista español que preside la delegación del Parlamento Europeo a América Latina, afirmó que una victoria electoral de Lula sería una oportunidad importante para construir mejores relaciones.

“Somos buenos amigos, pero necesitamos invertir tiempo y capital político si queremos ser aliados”, dijo, y agregó que no ha habido una cumbre UE-América Latina durante siete años.

“La Amazonía se está utilizando como excusa para detener el comercio. Alguno [EU] Los países protegen sus agronegocios”.

La Comisión dijo que los acuerdos con México y Chile podrían presentarse a los estados miembros y al Parlamento Europeo para su ratificación a finales de este año. Refiriéndose al Pacto del Mercosur, agregó: “Esperamos trabajar con las autoridades brasileñas, así como con los demás países del Mercosur, para llevar el proceso en curso a una conclusión exitosa”.

Leave a Reply

Your email address will not be published.