The Colony: Otro apocalipsis del cambio climático destruye la Tierra, maravillosamente

Hemos estado destruyendo la tierra durante mucho tiempo, y debido a que el cine de ciencia ficción ha destilado y explorado esas preocupaciones durante décadas (de Verde Soylent para Mundo acuático para PARED-E para Snowpiercer), el género se ha convertido en una especie de cámara de resonancia. Nuestro planeta se vuelve inhabitable. La humanidad viaja a otra parte para empezar de nuevo. ¿Fuimos nosotros el problema todo el tiempo? La configuración repetitiva de estas preocupaciones, y la falta de creatividad al considerarlas, da como resultado películas como la del director y coguionista Tim Fehlbaum. La colonia.

Visualmente hermosa pero narrativamente inerte, La colonia inclina su sombrero hacia otros clásicos del género como Extraterrestres y Niño de hombre con preguntas sobre reproducción, colonialismo y responsabilidad comunitaria. Su protagonista, Blake (Nora Arnezeder), evoca al Ripley de Sigourney Weaver con su fuerza física, su mirada acerada y su ternura hacia los niños. Los personajes de la película se dividen en facciones en guerra que luchan por quién debería controlar los escasos recursos del planeta, y los nativos de la Tierra son descartados por ser atrasados ​​y poco sofisticados. El encanto del espacio y el potencial que encierra se analiza en profundidad. Pero por todo el tiempo La colonia

gasta en cavilaciones nostálgicas y melancólicas sobre estas ideas, no llega a ofrecer una perspectiva singular sobre ninguna de ellas.

Los intertítulos nos informan que debido al cambio climático, las pandemias y la guerra, “la élite gobernante” escapó de la Tierra para asentarse en el distante planeta Kepler 209. Pero el planeta no es perfecto: no hay grandes masas de agua, pero hay es radiactividad generalizada, lo que dificulta la supervivencia. Lo más importante es que las personas están perdiendo la capacidad de concebir de forma natural. Con el fin potencial de la humanidad que se avecina, los kepler-ianos comienzan un programa de astronautas para regresar a la Tierra. La primera nave espacial que envían de regreso, Ulises 1, desaparece sin enviar una transmisión de regreso. Una generación más tarde, Kepler lanza Ulysses 2 y pone todas sus esperanzas en los hombros de este equipo de tres personas, incluido Blake.

Nora Arnezeder contempla el océano desaturado y deprimentemente gris en The Colony

Foto: Saban Films

¿Puedes reconocer un lugar donde nunca has vivido? ¿Existe ese tipo de conocimiento como herencia existencial? Mientras Blake deambula por una playa húmeda y brumosa, levantando cangrejos herradura y hurgando en las medusas, Arnezeder irradia confusión y familiaridad. Su rostro expresivo refleja bien esas emociones en conflicto, y su físico ágil captura a un guerrero y explorador acostumbrado a la tensión y entrenado para analizar lo desconocido. Pero incluso con toda esa preparación, Blake es tomado por sorpresa cuando es emboscado por los sobrevivientes del planeta, liderados por una mujer llamada Narvik (Sarah-Sofie Boussnina). Hablan en una mezcolanza de idiomas, portan armas y viven de forma nómada y, a diferencia de los humanos en Kepler, tienen hijos. Entre los jóvenes se encuentra una niña llamada Maila (Bella Bading), de quien Blake se hace amiga, y que es secuestrada cuando este grupo de sobrevivientes es atacado por otro grupo fuertemente armado que toma lo que quieren, incluidas todas las niñas.

La misión principal de Blake es enviar un mensaje a Kepler para hacerles saber que la reproducción todavía funciona en la Tierra, pero cuando se lleva a Maila, su ExtraterrestresLa protección al estilo entra en acción. Cuando sigue al segundo grupo de supervivientes a su enclave de gigantescos barcos de carga abandonados y portaaviones atrapados en la playa, Fehlbaum tiene otra oportunidad de lucirse visualmente. Pero cuando cambia la película al modo de acción, La colonia

se vuelve reactivo en lugar de proactivo. Y mientras los secretos que Blake aprende de Gibson (Iain Glen), el segundo líder de la comunidad, se conectan con su infancia en Kepler y brindan un desarrollo sólido del carácter. La colonia luego sigue un camino bastante predecible con respecto a lo que Blake elige hacer ahora que está en la Tierra.

En sus primeras escenas, La colonia funciona como una exploración visual quejumbrosa de cómo podría ser la supervivencia si continuamos en nuestro ruinoso camino climático: inundaciones constantes y aguas turbulentas, ciudades móviles construidas sobre barcos desvencijados, gente nómada envuelta en trajes que los protegen de los elementos y permiten la facilidad de movimiento. El director de fotografía Markus Förderer y el diseñador de producción Julian R. Wagner crean un mundo inquietante, pero La colonia a veces es demasiado literal. La presentación de Fehlbaum sobre la soledad está repleta de imágenes asombrosamente obvias (Blake solo en la playa, Blake solo en un pozo inundado de agua de la marea), pero sus primeros 20 minutos son una inquietante visualización de pérdida.

Pero La colonia no es tan reflexivo en el desarrollo de su personaje, y no va lo suficientemente lejos. Queda mucho por explorar: ¿Cuánto tiempo han estado en guerra los diferentes grupos de supervivientes? ¿Qué efecto tiene el regreso de las personas de Kepler? ¿Qué opina Blake de la demanda social de reproducción? ¿Cómo es el resto de la Tierra? ¿Por qué una película de ciencia ficción, supuestamente sobre la exploración de un futuro posible, es tan poco cuidadosa con los detalles?

Nora Arnezeder, con el pelo mojado y aspecto alarmado, navega por un espacio con poca luz en The Colony

Foto: Saban Films

Las descripciones despreocupadas de la muerte de la película, como “Flood se lo llevó” al describir un personaje perdido, sugieren una vida de dificultades sin fin. Pero porque La colonia se adhiere tan firmemente a la perspectiva de Blake que no deja mucho espacio para nadie más. La película sugiere un análisis de clase con ese intertítulo de “élite gobernante”, pero no hace nada con él. Y aunque Arnezeder y Boussnina tienen una química increíble, La colonia no permite ningún subtexto queer, y en realidad no está interesado en las emociones humanas de persona a persona como el amor romántico.

Sus consideraciones son más elevadas: ¿Es la paz mundial realista entre las personas que pudieron dejar un planeta moribundo y las que se vieron obligadas a quedarse? ¿Qué pasa con “volver a casa” que podría provocar cambios físicos? Especialmente recientemente, a medida que avanzamos más allá de la fecha límite para la acción preventiva para combatir el cambio climático, con el informe del Panel Intergubernamental sobre el Cambio Climático de agosto de 2021 que describe el cambio climático como “generalizado, rápido e intensificado”, casi todas las películas de ciencia ficción parecen estar revisando el fin de la Tierra tal como la conocemos. Pero similar a Caos caminando, Colonos, y Voyager, La colonia elude el arduo trabajo necesario para reparar o revertir la devastación que hemos causado. Estos personajes se mueven en un mundo que se visualiza asombrosamente pero se concibe superficialmente, y La colonia encarna un género que parece, tal vez como la propia humanidad, incapaz de dar un paso adelante en la imaginación de un futuro diferente.

La colonia se estrena el 27 de agosto en cines, en VOD y en plataformas de alquiler digital como Amazonas y Vudu.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.