3 pasos para superar el miedo a la inseguridad y el estrés cotidiano

Las opiniones expresadas por los colaboradores de Entrepreneur son propias.

En tiempos de caos e incertidumbre, a menudo nos sentimos abrumados y reaccionamos impulsivamente al estrés del momento. Solo más tarde quizás nos demos cuenta de que podríamos haber respondido con más gracia, compostura y consideración. Esta falta de resiliencia a menudo se debe al agotamiento: cuando estamos agotados física, emocional o mentalmente, es más probable que reaccionemos con violencia o de manera exagerada cuando nos enfrentamos a desafíos inesperados.

La resiliencia es la clave para reaccionar con prudencia ante cambios inesperados. Sin embargo, el agotamiento puede afectar nuestra capacidad para mantener una conducta tranquila y serena frente a la adversidad. Como ilustra el arrebato de Will Smith en los Oscar del año pasado, incluso las personas ricas y exitosas pueden tener dificultades para mantener su resiliencia. Por lo tanto, es importante reponer nuestras reservas para que podamos enfrentar cualquier dificultad que se nos presente.

Temas relacionados: Cómo dejar ir el miedo en tiempos de incertidumbre

Resiliencia y rituales diarios

La Evaluación de Líderes Resilientes, una encuesta de más de 5000 líderes empresariales y profesionales, encontró que muchas personas trabajan con reservas agotadas de resiliencia mental, emocional, física e incluso espiritual. De los encuestados, solo el 6 % demostró lo que llamamos “resiliencia a prueba de cambios”, mientras que el 34 % era vulnerable al estrés tanto agudo como crónico. Sin embargo, la esperanza permanece: al embarcarnos en rituales para rejuvenecer y reponer estas cuatro zonas de resistencia (física, mental, emocional y espiritual), podemos desarrollar nuestra capacidad para regenerar gradualmente nuestras reservas de energía.

Es importante practicar la resiliencia antes de que la necesitemos. Podemos lograr esto participando en rituales diarios como hacer ejercicio, meditar y tomar descansos en medio de nuestra agitada vida laboral. Con un poco de práctica, también podemos aprender a reaccionar con más calma ante situaciones inesperadas.

La resiliencia no se trata solo de volver a ponerse de pie, sino de aceptar el cambio con un vigor inquebrantable y adaptarse a los vientos de transformación.

Relacionado: 7 formas de desarrollar resiliencia en tiempos difíciles

3 sencillos pasos para ayudarte a superar el miedo a la inseguridad y el estrés cotidiano

Nuestra respuesta natural a la incertidumbre y la adversidad a menudo se basa en el miedo, lo que da como resultado una respuesta primitiva de lucha o huida que afecta nuestras habilidades de pensamiento crítico. Una forma de inocularte contra el miedo que genera la incertidumbre es una estrategia que llamo “Pausa-Pregunta-Elige”. Este es un método que te ayudará a redefinir tu situación y descubrir oportunidades ante desafíos de cualquier tipo. Cuando sienta que el estrés y la tensión se acumulan en su cuerpo, use ese sentimiento como un recordatorio:

  • Romper: Haga una pausa y tome varias respiraciones profundas. Esto es como reiniciar su computadora mientras se arrastra bajo la tensión de todas las pestañas abiertas antes de congelarse. El propósito de esta pausa es crear un espacio para que se dé cuenta de este próximo paso muy importante.

  • Preguntas: Aquí puede reafirmar el desafío al que se enfrenta y descubrir el significado más profundo. Replantee el momento para su crecimiento haciendo preguntas como “¿Cuál es la oportunidad creativa aquí?” o “¿Qué no estoy viendo?” o “¿Por qué estoy agradecido?”. Es posible que este tipo de preguntas no proporcionen la solución inmediata o la respuesta que está buscando, pero le brindan una nueva perspectiva que sin duda abrirá su mente para ver la situación desde una perspectiva completamente nueva. El efecto será en cascada, y en poco tiempo toda la situación se verá diferente para usted con solo hacer una pausa y preguntar.

  • Elegir: Elige ritualizar tu recuperación para tener un mejor desempeño en el futuro. Cuando elegimos hacerlo, conscientemente ritualizamos pequeñas prácticas diarias para nuestra recuperación personal para crear integración y armonía mental, emocional, física y espiritual. Esta decisión de lidiar con nuestro agotamiento antes de que se convierta en un problema realmente cambiará nuestros niveles de energía e incluso nuestra actitud y forma de pensar para el futuro.

Cuanto más practicamos, más fácil se vuelve reemplazar nuestras respuestas de lucha o huida y ritualizar la pausa-pregunta-elegir como nuestra estrategia de afrontamiento predeterminada. En conjunto, los tres pasos nos brindan una fórmula simple y repetible para convertirnos en un agente resistente del cambio, en lugar de ser víctimas de él.

Temas relacionados: Dominar el arte del reencuadre es clave para desarrollar resiliencia. Descubra cómo hacerlo.

Puede que no suceda de la noche a la mañana, pero con un esfuerzo constante, podemos realinear nuestras respuestas estándar y desarrollar una nueva mentalidad que vea el cambio como una oportunidad de crecimiento. A medida que nos volvemos más hábiles para hacer una pausa para reflexionar, hacer preguntas de autoempoderamiento y tomar decisiones conscientes para recuperarnos del agotamiento antes de que nos arrastre, pasamos de ser receptores pasivos del cambio a agentes activos en la configuración de nuestro propio destino. Con cada implementación exitosa de esta fórmula, aumentamos nuestra capacidad para navegar por los paisajes en constante evolución del trabajo y la vida y emergemos más fuertes, más sabios y más resistentes que nunca.

Cada paso en la dirección correcta es un paso más cerca que antes.

Al optar por ritualizar nuestra recuperación a través de pequeñas prácticas diarias que promuevan la armonía mental, emocional, física y espiritual, crecemos en nuestra capacidad para lidiar con lo que sea que esté sucediendo, con resiliencia. Al priorizar nuestro bienestar y reponer nuestras reservas de energía, podemos enfrentar desafíos inesperados con calma, gracia y serenidad. Y en ese momento, obtuvimos una ventaja de resiliencia significativa en un mundo que no se desacelerará en el corto plazo.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *