La psicoterapia puede ser la clave para controlar el dolor de espalda crónico, revela un estudio

Un nuevo estudio exhaustivo que involucró a más de 13,000 pacientes sugiere que los mejores tratamientos para el dolor de espalda crónico deben cubrir tanto los aspectos físicos como los mentales, en lugar de concentrarse únicamente en remedios físicos.

A través de una revisión sistemática de 97 ensayos previos que cubren 17 enfoques diferentes para manejar el dolor de espalda crónico, los investigadores encontraron que agregar intervenciones psicológicas a los tratamientos, principalmente terapia conductual y educación sobre el dolor, condujo a los beneficios más sostenibles tanto para la función física como para la intensidad del dolor.

En los EE.UU, alrededor del 8 por ciento de los adultos se cree que experimentan dolor de espalda persistente o crónico, y eso genera costos en términos de atención médica y días de trabajo perdidos. Gracias al nuevo estudio, los tratamientos podrían volverse más específicos y más efectivos.

“Las pautas clínicas recomiendan consistentemente una combinación de ejercicio y terapias psicosociales para controlar el dolor lumbar crónico”, dice la fisioterapeuta Emma Ho de la Universidad de Sydney en Australia.

“Sin embargo, en realidad se sabe muy poco sobre los diferentes tipos de terapias psicológicas disponibles y su efectividad”.

Como resultado, tanto los médicos como los pacientes a menudo pueden no estar seguros de cuál es la mejor manera de seguir con el tratamiento, según Ho. Una de las motivaciones detrás del nuevo estudio fue aclarar qué está disponible y qué funciona mejor.

Se identificaron seis tipos principales de intervenciones psicológicas para el análisis estadístico del estudio, incluidas las intervenciones conductuales, las terapias cognitivas conductuales, la atención plena, el asesoramiento y los programas educativos sobre el dolor. El sexto tipo fueron los ensayos en los que se combinaron dos o más enfoques psicológicos.

Para mejorar la función física, tanto la terapia cognitiva conductual con fisioterapia como la educación sobre el dolor con fisioterapia fueron mejores que la fisioterapia sola. Para ayudar a la intensidad del dolor, la terapia conductual, la terapia cognitiva conductual y la educación sobre el dolor demostraron ser complementos efectivos.

Sin embargo, la efectividad cambió con el tiempo, con diferentes ensayos que operaron durante diferentes duraciones. Se demostró que la educación sobre el dolor y la terapia conductual tienen el mayor impacto durante seis y 12 meses después del tratamiento. Según los datos disponibles, estas intervenciones también parecen ser seguras.

“Examinar la eficacia y la seguridad comparativas de la amplia gama de intervenciones psicológicas disponibles para el dolor lumbar crónico podría ayudar a mejorar la claridad de las recomendaciones de las guías y apoyar mejor a los médicos y pacientes en la toma de decisiones sobre el tratamiento”, escriben los investigadores en su papel.

El dolor de espalda crónico se define como un dolor que dura más de 12 semanas y a menudo viene con efectos psicológicos adjuntos, incluyendo ansiedad y depresión. Esos impactos en la salud mental pueden causar que la salud física de un individuo se deteriore aún más.

Los resultados que el equipo analizó además de la función física y la intensidad del dolor fueron la calidad de vida relacionada con la salud, la seguridad, el cumplimiento del tratamiento y la evitación del miedo, es decir, evitar el movimiento a través del miedo al dolor. Una vez más, se demostró que los tratamientos con medidas psicológicas añadidas obtienen mejores resultados.

Hay algunas limitaciones en el estudio de las que hablar: los investigadores dicen que la efectividad a largo plazo de estos tratamientos (más de 12 meses) aún debe evaluarse, y algunos de los ensayos utilizados en el análisis tenían datos de informes de seguridad de baja calidad.

Sin embargo, en su conjunto, la nueva investigación proporciona información importante sobre qué intervenciones psicológicas funcionan mejor y cuánto más efectivos pueden ser los tratamientos complementarios en general en comparación con depender únicamente de tratamientos físicos y ejercicios.

“Los médicos deberían considerar incorporar intervenciones psicológicas con atención de fisioterapia (principalmente ejercicio estructurado) para maximizar las mejoras en los resultados de salud”. escriben los investigadores.

La investigación ha sido publicada en el BMJ.

Leave a Reply

Your email address will not be published.

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.