Cómo la industria diluyó las nuevas reglas de la cadena de suministro de la UE

Esta es la historia de cómo la Comisión Europea, con más que un poco de ayuda de cabilderos empresariales, saboteó su propia propuesta de una ley progresista para responsabilizar a las empresas por abusos en sus cadenas de suministro en el extranjero.

Hace mucho tiempo que se necesitaba una ley de este tipo para ayudar a evitar atrocidades como los derrames de petróleo en el delta del Níger y el derrumbe de un edificio en Rana Plaza, Bangladesh, que se cobró la vida de más de 1.100 trabajadores textiles.

En febrero de este año, la comisión publicó su propuesta final para la Directiva de Diligencia Debida de Sostenibilidad Corporativa (CSDD).

Pero los grupos ecologistas, las asociaciones de consumidores, los grupos de derechos humanos y los sindicatos se quejaron de inmediato cuando vieron la propuesta en blanco y negro.

Contrariamente a las señales iniciales positivas, la propuesta final no contenía ninguna garantía de responsabilidad en los tribunales europeos; no se eliminarían las barreras de acceso a la justicia para las víctimas; los deberes de los directores básicamente se habían eliminado del archivo; no había obligaciones climáticas exigibles para las empresas; y el número de empresas cubiertas se había reducido drásticamente.

Entonces, ¿cómo, exactamente, se diluyeron tanto las intenciones originales de la comisión?

Siempre estuvo claro que los grupos de presión de la industria tendrían mucho que decir sobre una propuesta para responsabilizarlos por las irregularidades en sus cadenas de suministro en el extranjero.

No todos se opusieron; muchas empresas realmente apoyan una ley de la UE fuerte, quizás porque son dolorosamente conscientes de que una reputación dañada puede conducir a pérdidas.

Pero algunas asociaciones comerciales y empresas individuales se opusieron a muchos elementos sobre la mesa, y como el nuevo informe Inside Job del Corporate Europe Observatory y Friends of the Earth Europe, algunas voces de la industria hicieron todo lo posible para diluir y retrasar la propuesta tanto como fuera posible.

Cientos de páginas publicadas bajo las reglas de libertad de información revelan las estrategias empleadas por los grupos de presión corporativos en toda la UE, incluidos Dinamarca, Suecia, Francia y Alemania.

Particularmente significativo fue cómo el gobierno danés trabajó en estrecha colaboración con los intereses comerciales daneses mientras se preparaba el archivo CSDD, y ambos apuntaron a aliados a nivel de la UE para tratar de arruinar elementos del archivo.

Cuando la industria danesa se dio cuenta de la profundidad de la ambición de la comisión en la forma del departamento principal del expediente, la DG Justicia, decidió apuntar a una parte completamente diferente de la comisión: la Comité de Control Reglamentario (RSB).

cuerpo reservado

Se le puede disculpar por no haber oído hablar nunca de la RSB.

Es un organismo secreto, que actúa a puerta cerrada, compuesto por solo un puñado de funcionarios designados que tienen poderes extraordinarios para examinar la legislación para ver si es ‘adecuada’ para su propósito.

La RSB es la encarnación de la agenda de desregulación de la comisión y es evidencia de que la comisión ha caído en el gancho, la línea y la plomada por los argumentos de las grandes empresas. Estos buscan fusionar reglas y regulaciones con la llamada ‘burocracia’ y cambiar el nombre de las regulaciones como ‘cargas’ para los negocios que deberían desecharse.

Y la RSB tiene el poder de rechazar nuevas propuestas de la comisión, y solo el órgano superior de la comisión, el Colegio de Comisionados, puede anular su veto.

Las propias reglas de RSB dicen que se supone que no debe discutir archivos individuales en reuniones con cabilderos, pero la evidencia en nuestro informe revela una laguna importante en esas reglas: pueden ser, y son, cabildeados por escrito.

De hecho, los documentos publicados indican que RSB tomó “buena nota” de las preocupaciones de la industria. La evidencia en el informe también plantea otras preocupaciones. Sobre el papel, se supone que la RSB incluye experiencia económica, social y ambiental, pero casi todos los miembros solo tienen antecedentes en economía o administración de empresas.

Y parece operar en gran medida entre organizaciones de ideas afines; más del 90 por ciento de las reuniones externas celebradas por los presidentes de RSB han sido con intereses corporativos o grupos de expertos que apoyan su trabajo y mandato.

No sorprende, entonces, que la RSB rechazara los informes de la comisión no una sino dos veces.

Y estos dos rechazos obligaron a un replanteamiento importante de la propuesta. Se incorporaron voces a favor de la industria dentro de la comisión para ayudar a ‘dirigir’ el archivo, se dio a los cabilderos externos más municiones y tiempo para derrotar las propuestas originales, y finalmente se eliminaron elementos particulares contra los que algunos grupos empresariales habían luchado.

La RSB actuó de acuerdo con su mandato, para poner una llave en el trabajo de la legislación propuesta que podría dañar la competitividad empresarial. Dedique un pensamiento a las consecuencias ambientales y humanas de lo que es, francamente, un trabajo interno.

De cara al futuro, la RSB y la agenda de desregulación que representa necesitan una revisión importante.

La comisión debe abandonar su visión miope de la regulación. Su enfoque es casi siempre minimizar las llamadas cargas sobre las empresas. Pero hay otras preocupaciones que debemos tomar mucho más en serio. La regulación debe ser reivindicada como una herramienta vital para lograr objetivos sociales, ambientales y de igualdad.

Y el Parlamento Europeo y los estados miembros deben tomar medidas urgentes para garantizar que la propuesta de CSDD recupere su ambición original de hacer que las empresas rindan cuentas por los abusos en su cadena de suministro.

Las empresas europeas han estado vinculadas a atrocidades contra los derechos humanos y desastres ambientales en todo el mundo durante décadas. Estos, junto con la emergencia climática, hacen que esta misión sea urgente.

Leave a Reply

Your email address will not be published.