Cumbre UE-América Latina calificada de ‘histórica’, a pesar de la tensión

Después de un paréntesis de ocho años, la Unión Europea intenta reactivar su relación con los países de América Latina y el Caribe durante la cumbre UE-CELAC del lunes y martes (17 y 18 de julio).

Durante sus comentarios de apertura en la reunión en Bruselas, el presidente del Consejo de la UE, Charles Michel, dijo que si bien la UE y América Latina ya son “socios comerciales y de inversión cercanos”, existe un “enorme potencial sin explotar” para que ambas regiones se desbloqueen.

También dijo que la cumbre debe ayudar a ambas regiones a avanzar en acuerdos comerciales con Chile, México y los países del Mercosur (Argentina, Brasil, Uruguay y Paraguay).

“Estos acuerdos comerciales tienen el potencial de acercarnos”, agregó, señalando la importancia de los lazos estrechos en el contexto geopolítico actual con tensiones crecientes y cadenas de suministro interrumpidas.

La relación de la UE con la región latinoamericana se ha visto obstaculizada, entre otras cosas, por el lento avance del controvertido acuerdo Mercosur.

Si bien no se esperan avances importantes en el acuerdo atrasado con los países del Mercosur como resultado de la cumbre, ambas regiones parecen optimistas de que el acuerdo podría finalizarse este año.

“Nuestra ambición es resolver las diferencias restantes lo antes posible para que podamos concluir este acuerdo”, dijo a los periodistas la presidenta de la Comisión de la UE, Ursula von der Leyen, antes de la cumbre.

Se necesitaron casi dos décadas de negociaciones entre los países del Mercosur y la UE antes de que finalmente llegaran a un acuerdo comercial en 2019.

Sin embargo, las preocupaciones de sostenibilidad de larga data, particularmente con respecto a la deforestación en la selva amazónica brasileña, han planteado desafíos para concluir el acuerdo político.

Por su parte, el presidente brasileño, Luiz Inácio Lula da Silva, dijo que espera un acuerdo Mercosur “equilibrado” que pueda preservar “la capacidad de las partes para responder a los desafíos presentes y futuros”. Agregó que Brasil cumplirá con la cuestión climática.

Altos funcionarios de la UE han descrito el nuevo impulso en la relación entre la UE, América Latina y los países del Caribe como “histórico”.

Pero las diferencias sobre la condena de la guerra de Rusia en Ucrania y cómo abordar la redacción de las reparaciones por el papel de Europa en el comercio de esclavos en el Atlántico han complicado la finalización del acuerdo conjunto, que aún se está redactando.

Aunque la mayoría de los países de la CELAC han respaldado una resolución de la ONU que condena la invasión rusa de Ucrania, Nicaragua votó en contra, mientras que Cuba, Bolivia y El Salvador se abstuvieron.

“Saldremos con algunos avances. Estamos buscando la paz, la prosperidad, el desarrollo sostenible y la seguridad para todos”, dijo el presidente de la CELAC y primer ministro de San Vicente y las Granadinas, Ralph Gonsalves, en referencia al comunicado conjunto.

‘Socios naturales’

Mientras tanto, la cumbre también se ve como una forma de establecer un mecanismo para establecer un diálogo y una cooperación regulares entre la UE y las regiones de América Latina y el Caribe.

“No deberíamos esperar otros ocho años para tener una próxima cumbre, eso no tendría sentido”, dijo el presidente del Gobierno español, Pedro Sánchez.

“Hay muchas más cosas que nos unen que las que nos dividen. Nuestras relaciones deben ser más fluidas”, agregó.

El jefe de relaciones exteriores de la UE, Josep Borrell, que ha viajado a la región en varias ocasiones, dijo que los europeos no han prestado mucha atención a los países de América Latina y el Caribe durante los últimos ocho años porque las dos regiones son “socios naturales”.

“Somos socios naturales, pero tenemos que ser algo más que el resultado de la historia, tenemos que ser el resultado de la voluntad política de seguir trabajando juntos”, advirtió, argumentando que este compromiso es aún más crucial hoy con el surgimiento de China y el nuevo papel de Rusia.

Borrell también advirtió que la cumbre UE-CELAC es un “imperativo político” en el contexto geopolítico actual.

Si bien China es ahora el socio comercial número uno de América Latina, la UE sigue siendo el mayor inversor en la región.

La UE anunció el lunes su compromiso de invertir hasta 45.000 millones de euros en la región de América Latina y el Caribe para 2027 a través de su iniciativa Global Gateway, que se considera una alternativa al programa Belt and Road de China.

La lista de 130 proyectos seleccionados abarca desde la electrificación de flotas de autobuses urbanos en Costa Rica hasta la expansión de redes de telecomunicaciones en Brasil y el despliegue de 5G en Jamaica.

El volumen de comercio de bienes y servicios entre la UE y América Latina ascendió a al menos 369 000 millones de euros en 2022, lo que representa un aumento de casi el 40 % con respecto a 2013.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *