El parlamento de la UE prohíbe los productos relacionados con la deforestación

El Parlamento Europeo aprobó una nueva propuesta de ley que prohíbe los productos vinculados a la deforestación.

El texto adoptado abarca siete productos para el hogar, entre ellos madera, ganado, aceite de palma, soja, cacao, café y caucho y derivados como chocolate, muebles y ciertos cosméticos.

En los últimos 30 años, se ha despejado un área superior a la superficie de toda la UE para el consumo de estos productos, “con demasiada frecuencia sin que los consumidores lo sepan”, señala el eurodiputado conservador del Partido Popular Europeo y ponente del expediente Christophe Hansen. el miércoles en Estrasburgo (19 de abril). “Me alivia que los consumidores ya no tengan que ser cómplices de la deforestación”.

Aunque solo el diez por ciento de la cubierta forestal perdida es directamente atribuible a los consumidores europeos, Hansen cree que otros seguirán el ejemplo de la UE.

“Si nuestros socios comerciales ven que las cadenas de suministro libres de deforestación son posibles, seguirán el mismo camino”, dijo a EUobserver. De hecho, la iniciativa de la UE ha llevado a EE. UU. a revisar un proyecto de ley similar denominado Ley Forestal.

Aunque el impacto aún es difícil de medir, la Comisión de la UE estima que la ley protegería directamente un área equivalente a 100.000 campos de fútbol de bosque.

Maderas para los árboles

Uno de los desafíos será la implementación.

La deforestación tiene que ser r astreable hasta su origen para que la ley tenga éxito. Pero los productos básicos a menudo se obtienen de cadenas de suministro globales, lo que complica el asunto.

Según las cifras de la comisión, las empresas pueden tener hasta 190.000 proveedores en sus sistemas, provenientes de países de todo el mundo. Y las cadenas de suministro pueden diferir “significativamente” de un producto a otro, dijo Hansen, y varios productores a menudo almacenan o envían sus productos en tanques mixtos.

Garantizar que el aceite de soja o de palma esté libre de deforestación “inevitablemente significa” que las cadenas de suministro a la UE deben separarse, dijo Hansen en un comunicado que acompaña a la legislación.

En la práctica, esto significa que los productos deben rastrearse hasta una parcela de tierra individual o un pequeño agricultor que trabaja “solo unos pocos acres”, lejos de las autoridades pertinentes.

La idea es que se rastree cada parcela de tierra vinculada a la deforestación, para lo cual los administradores podrían usar “controles de ADN o imágenes satelitales”, dijo Hansen.

Aún no se ha desarrollado cómo funcionará finalmente la aplicación. Depende de la comisión diseñar las herramientas y los puntos de referencia necesarios para que el sistema integral funcione, lo que Hansen admite que podría ser “complicado y costoso”.

Pero la prueba de que se puede hacer, dijo Hansen, se puede encontrar en el sistema establecido de productos genéticamente modificados, que ya están separados de los bienes destinados al mercado de la UE, donde los OGM están sujetos a una estricta regulación.

Los exportadores que infrinjan las normas de la UE corren el riesgo de enfrentarse a una sanción de hasta el cuatro por ciento de su facturación anual en la UE.

“No todas las cajas se pueden revisar, por supuesto, pero los productores deben saber que habrá consecuencias si actúan de manera criminal”, dijo Hansen a EUobserver.

¿Injusto?

La ley aún no ha sido respaldada formalmente por los estados miembros, y los legisladores finlandeses describen algunos de sus detalles como “injustos”.

“Finlandia es 75 por ciento bosque. Si los agricultores ni siquiera pueden construir un cobertizo porque causa deforestación, ¿cómo pueden hacer inversiones?”, preguntó la eurodiputada centrista finlandesa para Renew Elsi Kaitanen antes de la votación del lunes, y agregó que “no podía apoyar la propuesta”. “

Sin embargo, no se espera que la propuesta ampliamente apoyada se descarrile en el consejo, y se espera que la ley entre en vigencia antes de fin de año.

En dos años, existirá la posibilidad de revisar y actualizar la propuesta, momento en el cual se requerirá que la comisión presente una evaluación para la extensión de los requisitos a las instituciones financieras y los inversionistas.

“Esta ley histórica es un rayo de esperanza muy necesario para los bosques del mundo”, dijo Giulia Bondi, activista senior de la ONG internacional Global Witness. “Sin embargo, necesita la última pieza del rompecabezas: la Comisión Europea debe publicar urgentemente una nueva ley que impida que los bancos financien la deforestación”.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *