Al menos 19 directores ejecutivos murieron en el trabajo el año pasado. Aquí descubrirá por qué los altos directivos necesitan un buen equilibrio entre la vida personal y laboral

Dirigir una empresa nunca ha sido tan difícil. Por eso los directores ejecutivos deberían cuidarse mejor